2019 en­ca­de­na ré­cords: ju­lio fue el mes más cá­li­do ja­más re­gis­tra­do

El ser­vi­cio de cam­bio cli­má­ti­co de la Unión Eu­ro­pea con­fir­ma que el mes pa­sa­do se ba­tió la mar­ca de 2016. “Nos es­ta­mos que­dan­do sin tiem­po”, ad­vier­ten los eco­lo­gis­tas

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - MA­NUEL PLANELLES,

2019 no pa­ra de en­ca­de­nar ré­cords de tem­pe­ra­tu­ra. Es­te ju­nio fue más cá­li­do des­de que hay re­gis­tros fia­bles, que arran­can en 1880. Y el Ser­vi­cio de Cam­bio Cli­má­ti­co de la agen­cia eu­ro­pea Co­per­ni­cus con­fir­mó ayer que ju­lio fue el mes con la tem­pe­ra­tu­ra me­dia mun­dial más al­ta ja­más re­gis­tra­da. Ha su­pe­ra­do por 0,04 gra­dos cen­tí­gra­dos a ju­lio de 2016, has­ta aho­ra el mes más cá­li­do. Du­ran­te es­tos dos me­ses se han su­ce­di­do por el mun­do olas de ca­lor, que han ace­le­ra­do el des­hie­lo de gla­cia­res y aso­la­do Eu­ro­pa de tal ma­ne­ra que en más de un país se han vis­to obli­ga­dos a in­te­rrum­pir ser­vi­cios de trans­por­te co­mo fe­rro­ca­rri­les por la afec­ción del ca­lor en las vías.

“Es­te año con­ti­núa con tem­pe­ra­tu­ras ré­cord”, ex­pli­có ayer el ser­vi­cio de se­gui­mien­to del ca­len­ta­mien­to de la UE. To­dos los me­ses de 2019 han es­ta­do en­tre los más ca­lu­ro­sos des­de que exis­ten re­gis­tros, aña­dió Co­per­ni­cus. Es­ta agen­cia apun­ta a que 2019 es­tá muy cer­ca —si no su­pera, co­mo ya ha ocu­rri­do en ju­nio y ju­lio— de 2016. Pe­ro la di­fe­ren­cia es­tri­ba en que las tem­pe­ra­tu­ras de 2016 es­tu­vie­ron mar­ca­das por El Ni­ño, un fe­nó­meno cli­má­ti­co re­la­cio­na­do con el ca­len­ta­mien­to del Pa­cí­fi­co que ha­ce su­bir las tem­pe­ra­tu­ras en el pla­ne­ta. Aho­ra, ese fe­nó­meno no se es­tá dan­do.

Más allá de es­tas mar­cas his­tó­ri­cas, que han si­tua­do la tem­pe­ra­tu­ra me­dia de ju­lio en el mun­do en 16,6 gra­dos, los cien­tí­fi­cos po­nen el fo­co en la con­cen­tra­ción de años más cá­li­dos de lo nor­mal du­ran­te es­te si­glo en ge­ne­ral y es­te úl­ti­mo lus­tro en par­ti­cu­lar. “La ten­den­cia de ca­len­ta­mien­to no se li­mi­ta a ju­lio”, in­for­ma­ba ayer Co­per­ni­cus en su bo­le­tín men­sual. “Cuan­do mi­ra­mos ha­cia atrás, a los úl­ti­mos cua­tro años [en­tre 2015 y 2018], se des­cu­bre que han si­do los cua­tro años más ca­lien­tes del re­gis­tro”, aña­dió es­te ser­vi­cio.

Juan An­to­nio Añel, fí­si­co e in­ves­ti­ga­dor Ra­món y Ca­jal de la Uni­ver­si­dad de Vi­go, apun­ta a una ma­yor ve­lo­ci­dad de lo es­pe­ra­do en los fe­nó­me­nos ex­tre­mos re­la­cio­na­dos con el ca­len­ta­mien­to: “Es­ta­mos vien­do que el con­jun­to de los efec­tos en los dos o tres úl­ti­mos años son más se­ve­ros de lo que es­pe­rá­ba­mos pa­ra es­tas fe­chas”. “El cam­bio cli­má­ti­co es­tá aquí”, re­su­mía ayer Asun­ción Ruiz, res­pon­sa­ble de SEO/Bir­dLi­fe, tras re­unir­se con el pre­si­den­te en fun­cio­nes, Pe­dro Sán­chez. En esa ci­ta las cin­co ONG me­dioam­bien­ta­les más im­por­tan­tes del país pi­die­ron que Es­pa­ña, uno de los lu­ga­res de la UE más ex­pues­tos a los im­pac­tos del ca­len­ta­mien­to, cuen­te con una ley de cam­bio cli­má­ti­co.

In­cen­dios

Esa nor­ma de­be ser­vir a Es­pa­ña pa­ra que cum­pla sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les y re­duz­ca los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que, se­gún la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos, es­tán de­trás en gran par­te del cam­bio cli­má­ti­co. Pa­ra­le­la­men­te al ca­len­ta­mien­to, la con­cen­tra­ción en la at­mós­fe­ra del dió­xi­do de car­bono, el prin­ci­pal de esos ga­ses, tam­bién ha lle­ga­do a ni­ve­les históricos. En ma­yo se su­pe­raron las 410 par­tes por mi­llón, un re­gis­tro nun­ca al­can­za­do des­de la exis­ten­cia del hom­bre, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM). En 30 años esa con­cen­tra­ción se ha dis­pa­ra­do más de un 15%. +1,2º

La ma­yo­ría de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que ge­ne­ra el hom­bre pro­ce­den de la que­ma de los com­bus­ti­bles fó­si­les (pe­tró­leo, gas y car­bón). Y el pun­to de in­fle­xión que se sue­le to­mar es la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, cuan­do esos com­bus­ti­bles se con­vir­tie­ron en la san­gre del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Tam­bién se to­ma ese pun­to de fi­na­les del XIX pa­ra es­ta­ble­cer las me­tas de los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to. Por ejem­plo, el Acuer­do de Pa­rís es­ta­ble­ce que, pa­ra que el cam­bio cli­má­ti­co se que­de den­tro de unos lí­mi­tes que re­sul­ten ma­ne­ja­bles, el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra a fi­nal de si­glo no de­be­ría su­pe­rar los dos gra­dos cen­tí­gra­dos res­pec­to a esos ni­ve­les prein­dus­tria­les. Y en la me­di­da de lo po­si­ble de­jar­lo por de­ba­jo de los 1,5 gra­dos.

Es­te ju­lio la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del pla­ne­ta ha es­ta­do ya en 1,2

gra­dos por en­ci­ma del ni­vel prein­dus­trial. Si se to­ma co­mo re­fe­ren­cia el pe­rio­do com­pren­di­do en­tre 1981 y 2010, el in­cre­men­to en ju­lio fue de 0,56 gra­dos. “Los ex­tre­mos son más al­tos de lo que es­pe­rá­ba­mos pa­ra es­tas al­tu­ras”, in­sis­te Añel en re­fe­ren­cia a esos even­tos, co­mo las olas de ca­lor, que es­tán re­co­rrien­do ya el pla­ne­ta. Por ejem­plo, en Eu­ro­pa el pa­sa­do 25 de ju­lio se re­gis­tra­ron ré­cords na­cio­na­les de tem­pe­ra­tu­ra en Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Lu­xem­bur­go, Ho­lan­da y el Reino Uni­do. En esos paí­ses se su­pe­raron los 40 gra­dos, al­go in­só­li­to.

Co­mo re­cor­dó ayer Co­per­ni­cus, las tem­pe­ra­tu­ras tam­bién han es­ta­do muy por en­ci­ma de la me­dia en ju­lio en Alas­ka, la is­la de Baf­fin, Groen­lan­dia, al­gu­nas zo­nas de Siberia, así co­mo par­tes gran­des de la An­tár­ti­da. En mu­chos ca­sos, el ca­lor ha ido aso­cia­do a enor­mes in­cen­dios que, en un círcu­lo vi­cio­so, ge­ne­ran más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. La OMM re­cor­da­ba la se­ma­na pa­sa­da que en ju­lio las emisiones de dió­xi­do de car­bono ge­ne­ra­das por los in­cen­dios fo­res­ta­les en el círcu­lo po­lar ár­ti­co as­cen­die­ron a 75,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, el do­ble que las de ju­lio de 2018 y el ré­cord tam­bién ja­más re­gis­tra­do.

En Siberia, los in­cen­dios pro­du­ci­dos en el bosque de Tai­ga, ya han arra­sa­do 4,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas, lo que ha su­pues­to más de 166 mi­llo­nes de to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono, se­gún Green­pea­ce. “Nos es­ta­mos que­dan­do sin tiem­po”, aler­tó ayer Ma­rio Ro­drí­guez, res­pon­sa­ble de Green­pea­ce en Es­pa­ña. “Nos que­da una dé­ca­da”, apun­tó en re­fe­ren­cia al úl­ti­mo in­for­me de IPCC —el gru­po cien­tí­fi­co de re­fe­ren­cia de la ONU en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co— en el que se pe­día un cam­bió de rum­bo ra­di­cal de aquí a 2030. En con­cre­to, los ex­per­tos se­ña­la­ban que si se quie­re cum­plir la me­ta de 1,5 gra­dos se re­quie­re una dis­mi­nu­ción en 2030 del 45% de las emisiones de dió­xi­do de car­bono res­pec­to al ni­vel de 2010. En 2050, esas emisiones de­ben ha­ber des­apa­re­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.