Alar­cos, el ce­rro de la gran de­rro­ta cris­tia­na

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

El po­bla­do íbe­ro al que co­rres­pon­de la ne­cró­po­lis des­en­te­rra­da se ubi­ca­ba jus­to don­de aho­ra se eri­gen las rui­nas del cas­ti­llo me­die­val de Alar­cos (Po­ble­te, Ciu­dad Real). La for­ta­le­za es el tes­ti­go de la ba­ta­lla que en­fren­tó el 19 de ju­lio de 1195 a las tro­pas de Al­fon­so VIII con el ca­li­fa Abu Ya­qub al-Man­sur. La de­rro­ta cas­te­lla­na fue com­ple­ta, por­que el mo­nar­ca no aguar­dó a los re­fuer­zos del res­to de re­yes cris­tia­nos. Tu­vo que es­pe­rar has­ta 1212, en Las Na­vas de To­lo­sa, pa­ra to­mar­se ven­gan­za. En es­ta oca­sión, acep­tó la ayu­da de Ara­gón, Na­va­rra y ca­ba­lle­ros fran­cos. por su ri­que­za, tan­to por la ca­li­dad co­mo por la abun­dan­cia del ar­ma­men­to ha­lla­do (fal­ca­tas, es­cu­dos, lan­zas…), la evi­den­cia de po­seer ca­ba­llos (hay bo­ca­dos), or­fe­bre­rías de lu­jo (oro, pla­ta, col­gan­tes de cor­na­li­na) y por los sa­cri­fi­cios he­chos tras su fa­lle­ci­mien­to pa­ra hon­rar­los. Una de las tum­bas guar­da­ba 453 ta­bas de cor­de­ro (as­trá­ga­los), pa­ra lo que hu­bo que sa­cri­fi­car 222 ani­ma­les, se­gún los ex­per­tos uni­ver­si­ta­rios. Los cuer­pos de los fa­lle­ci­dos fue­ron in­ci­ne­ra­dos y guar­da­dos en va­si­jas.

Otra de las tum­bas pu­do per­te­ne­cer a un prín­ci­pe, ya que se em­plea­ron gran­des blo­ques de pie­dra, es­ca­lo­na­dos y bien tra­ba­ja­dos, si bien fue sa­quea­da en la an­ti­güe­dad por los va­lio­sos ob­je­tos que en­ce­rra­ba. No ocu­rrió así en el res­to de se­pul­cros, don­de se han con­ta­bi­li­za­do 327 ob­je­tos, de los que el 9% fue fa­bri­ca­do con oro. Tam­bién se ha abier­to otra tum­ba, que co­rres­pon­de a un en­te­rra­mien­to sin cuer­po, ya que el gue­rre­ro ha­bría muer­to muy le­jos del po­bla­do y no se pu­do re­cu­pe­rar sus res­tos. Los gue­rre­ros íbe­ros lu­cha­ban por to­do el Me­di­te­rrá­neo.

Los aná­li­sis han de­mos­tra­do que exis­tían di­fe­ren­cias no­ta­bles en­tre las 25 tum­bas ha­lla­das —cla­si­fi­ca­das en tres gru­pos: opu­len­tas, in­ter­me­dias y más sen­ci­llas—, pe­ro to­das per­te­ne­cien­tes a “un ele­va­do es­ta­tus, in­clu­so com­pa­ra­das con otras de su mis­mo ám­bi­to cul­tu­ral” en di­fe­ren­tes ya­ci­mien­tos íbe­ros. Lla­ma la aten­ción a los in­ves­ti­ga­do­res que ape­nas se ha­yan de­tec­ta­do fue­ra de es­ta ne­cró­po­lis cuer­pos del “pue­blo llano”. “No sa­be­mos qué ha­cían con los res­tos de es­ta gen­te, qui­zás usa­ban pa­ra ellos otro ti­po de ri­to fu­ne­ra­rio, co­mo la in­mer­sión; es de­cir, que los ti­ra­sen al río. Es un mis­te­rio”, ex­pli­ca Ro­drí­guez, y más cuan­do el po­bla­do don­de vi­vían po­día al­ber­gar a más de 1.000 per­so­nas de for­ma ha­bi­tual y el asen­ta­mien­to exis­tió du­ran­te cin­co o seis si­glos.

El op­pi­dum (co­li­na) de Alar­cos, un ya­ci­mien­to que se ex­tien­de por 33 hec­tá­reas, se al­za so­bre un ce­rro de 100 me­tros de al­tu­ra y es­tá ro­dea­do de bue­nas de­fen­sas na­tu­ra­les (río Gua­dia­na), lo que per­mi­tió que fue­ra un es­ta­ble­ci­mien­to ap­to pa­ra un há­bi­tat per­ma­nen­te. “La ne­cró­po­lis íbe­ra de Alar­cos su­po­ne un no­ta­ble sal­to cua­li­ta­ti­vo en el co­no­ci­mien­to de la reali­dad fu­ne­ra­ria ibé­ri­ca, al po­der pre­sen­tar con­tex­tua­li­za­dos un con­jun­to de tum­bas que nos per­mi­ten abor­dar con más ga­ran­tías una más am­plia de­fi­ni­ción del ri­tual fu­ne­ra­rio ibé­ri­co en ge­ne­ral y del ore­tano en par­ti­cu­lar”, se­ña­la Ro­drí­guez.

Nun­ca se po­drá sa­ber con cer­te­za si es­tos gue­rre­ros ma­ta­ron a Amíl­car Bar­ca, pe­ro sí se co­no­ce có­mo mu­rió es­te, se­gún el historiado­r ro­mano Apiano. “Los re­yes íbe­ros [re­fi­rién­do­se a las hues­tes ore­ta­nas de Ori­sos] lo ma­ta­ron de la si­guien­te for­ma: lle­va­ron ca­rros car­ga­dos de tron­cos a los que un­cie­ron bue­yes y los si­guie­ron pro­vis­tos de ar­mas. Los afri­ca­nos se echa­ron a reír. Pe­ro cuan­do es­ta­ban muy pró­xi­mos, pren­die­ron fue­go a las ca­rre­tas y las arrea­ron con­tra el enemi­go. El fue­go pro­vo­có el des­con­cier­to de los afri­ca­nos. Al rom­per­se la for­ma­ción, los íbe­ros, car­gan­do a la ca­rre­ra, die­ron muer­te a Amíl­car Bar­ca y a un gran nú­me­ro de los que es­ta­ban de­fen­dién­do­lo”. A lo me­jor, el prín­ci­pe de la tum­ba ha­lla­da en Alar­cos fue el que di­se­ñó la sor­pren­den­te es­tra­te­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.