Aldama, el ex­tra­ño por­ten­to

El MVP del Eu­ro­bas­ket sub-18 se mar­cha a EE UU pa­ra pri­mar sus es­tu­dios mien­tras los téc­ni­cos le com­pa­ran con Pau Ga­sol

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUSTINO SÁEZ,

Es­bel­to y des­gar­ba­do, bar­bi­lam­pi­ño con pe­ri­lla, ado­les­cen­te y gi­gan­te. San­tia­go Aldama To­le­do, gran­ca­na­rio de 18 años y 2,11m, se col­gó el do­min­go en Gre­cia el oro del Eu­ro­bas­ket sub-18 y el car­tel de nue­vo fe­nó­meno del ba­lon­ces­to es­pa­ñol. A pe­sar del re­vue­lo an­te su ex­hi­bi­ción, el MVP del cam­peo­na­to, con 22,9 de va­lo­ra­ción en 28 mi­nu­tos de me­dia, no se in­mu­ta. “Hay que po­ner to­do en pers­pec­ti­va y ser hu­mil­de. Quie­ro lle­gar más al­to, no que­dar­me aquí”, ex­pli­ca el ale­ro tras re­ci­bir las fe­li­ci­ta­cio­nes de la se­lec­ción ab­so­lu­ta en su lle­ga­da a Ma­drid.

“Empecé en es­to por di­ver­sión, en las ca­nas­tas del co­le­gio. Y ahí lle­vo to­da la vi­da, ju­gan­do fe­de­ra­do des­de los 9 o 10 años. Me ha gus­ta­do mu­cho tra­ba­jar y las co­sas han ido sa­lien­do bien”, cuen­ta con na­tu­ra­li­dad el hi­jo de San­tia­go Aldama Ale­son (olím­pi­co en Bar­ce­lo­na 92, con más de una dé­ca­da de re­co­rri­do en la ACB) y Eli To­le­do, her­ma­na de otro ex­ju­ga­dor de ba­lon­ces­to. “Ya he con­se­gui­do mi pri­mer sue­ño que era ga­nar un Eu­ro­peo con Es­pa­ña. Aho­ra a prio­ri­zar los es­tu­dios”, suel­ta sin ín­fu­las. Des­pués de ju­gar to­da su vi­da en el equi­po de la es­cue­la, el Can­ter­bury Sport, el día 18 se mar­cha­rá a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­tu­diar Em­pre­sa­ria­les y dispu­tar la Li­ga Uni­ver­si­ta­ria con Lo­yo­la Ma­ri­mount.

“Ti­ra, pe­ne­tra, asis­te... Con 2,11m ha­ce co­sas que no he vis­to ha­cer a na­die des­de Pau Ga­sol. Mi­ro­tic ha­cía co­sas parecidas, pe­ro lo de San­ti es mu­cho más in­creí­ble. Si na­da se tuer­ce va a ju­gar en la NBA se­gu­ro, sin nin­gún pro­ble­ma. Tie­ne que ga­nar cin­co o seis ki­los, no más de 10, de pu­ro múscu­lo. Y, en­ton­ces, no sé quien le va a pa­rar”, re­la­ta el téc­ni­co croa­ta Da­vor Mat­ko­vic, que tu­te­ló una pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca de Aldama an­tes del Eu­ro­bas­ket.

“Mis ído­los de pe­que­ños son Pau y Na­va­rro y es un ho­nor que me com­pa­ren con Pau, pe­ro Pau so­lo hay uno. Yo pre­fie­ro se­guir a lo mío, tra­ba­jan­do y lo que ten­ga que lle­gar lle­ga­rá. Es me­jor tra­ba­jar de más que que­dar­te corto. Arre­pen­tir­te es lo peor que te pue­de pa­sar”, pro­si­gue Aldama. “Es el ejem­plo de un chi­co hu­mil­de de una fa­mi­lia nor­mal. No tie­ne agen­te y po­cos sa­bían de él has­ta ha­ce cua­tro días. Ha ido dan­do pa­sos sin rui­do has­ta ser MVP del ba­lon­ces­to eu­ro­peo. Es un ejem­plo”, re­to­ma Mat­ko­vic.

En fe­bre­ro de 2015 dis­pu­tó la Mi­ni­co­pa de Gran Ca­na­ria in­vi­ta­do por el Her­ba­li­fe, an­fi­trión del tor­neo. Con ape­nas 14 años y 1,80m por en­ton­ces, la es­pi­ga­da fi­gu­ra de Aldama no tar­dó en aca­pa­rar las mi­ra­das de afi­cio­na­dos y ojea­do­res. Cuan­do Ma­drid y Ba­rça se pre­pa­ra­ban pa­ra pujar mano a mano por el fichaje de la per­la ca­na­ria, el chi­co sor­pren­dió a to­dos con su de­ci­sión. Dis­pu­tó va­rios cam­peo­na­tos con el Ba­rça en ca­li­dad de in­vi­ta­do, in­clui­do el pres­ti­gio­so tor­neo de Hos­pi­ta­let y la Eu­ro­li­ga jú­nior pe­ro, lle­ga­do el mo­men­to, de­ci­dió que­dar­se en su co­le­gio. “Se­guir en mi club de to­da la vi­da era lo me­jor. Allí com­pe­tía a al­to ni­vel y es­ta­ba en mi ca­sa y con mi gen­te”, se­ña­la Aldama. “Mi pa­dre siem­pre me di­ce que tiem­po al tiem­po. Y aho­ra he op­ta­do por ir a EE UU que es otro acier­to. El ba­lon­ces­to du­ra has­ta los 35 o los 37 años y nun­ca sa­bes la suer­te que vas a te­ner. En la NCAA pue­do se­guir ju­gan­do a al­to ni­vel sin de­jar de cui­dar los es­tu­dios”, sen­ten­cia.

“Es­ta­mos an­te un ca­so muy es­pe­cial. Es uno de los ta­len­tos más gran­des na­ci­dos en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años y eso que he­mos te­ni­do mu­chos”, apun­ta Jo­sé Luis Pi­chel, uno de los men­to­res de Lu­ka Don­cic en su eta­pa de for­ma­ción, aho­ra en la cantera del Fuen­la­bra­da con el que se ha en­fren­ta­do a Aldama en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña. “Por fí­si­co y ca­rac­te­rís­ti­cas la re­fe­ren­cia es Pau. Aldama es más ex­te­rior que Pau a su edad, tie­ne un ti­ro más con­sis­ten­te y fia­ble. Y en cuan­to a ju­ga­dor gran­de y to­do­te­rreno co­mo pro­yec­to si pue­de ser pa­re­ci­do a Ku­koc. Siem­pre hay que ser pru­den­tes, pe­ro sin pe­car de inocen­tes. Aldama es una locura”, cie­rra Pi­chel.

/ FEB

San­ti Aldama, con el tro­feo del Eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.