Tor­men­ta a la vis­ta

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Las pre­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas de los úl­ti­mos años mues­tran he­chos cu­rio­sos. Por ejem­plo, que a lar­go pla­zo siem­pre se es­pe­ra —tan­to pa­ra Es­pa­ña y la eu­ro­zo­na co­mo pa­ra Es­ta­dos Uni­dos— un me­nor cre­ci­mien­to que el ac­tual. En par­te, es la an­ti­ci­pa­ción de que el ci­clo de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se ha pro­lon­ga­do más de lo ha­bi­tual. En par­te, tam­bién, es la cons­ta­ta­ción de que los fun­da­men­tos del cre­ci­mien­to en va­rias áreas eco­nó­mi­cas no es­tán bien de­fi­ni­dos, que tie­ne que ha­ber una co­rrec­ción pe­ro no se sa­be cuán­do. Con las he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les no se pue­de ex­pli­car, a cien­cia cier­ta, una evo­lu­ción eco­nó­mi­ca ra­zo­na­ble pe­ro con ele­men­tos atí­pi­cos co­mo la au­sen­cia de in­fla­ción, de cré­di­to o de cre­ci­mien­to de sa­la­rios. El pro­ble­ma es que, aho­ra que la desacelera­ción eco­nó­mi­ca se con­fir­ma, na­die sa­be con cer­te­za qué pro­fun­di­dad ten­drá ese ajus­te. Su­ce­de lo mis­mo en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. To­dos no­ta­mos que el vien­to cambia pe­ro na­die sa­be qué ha­cer con las ve­las.

En Es­pa­ña, ca­si to­do pa­re­ce per­der fuer­za en el cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co. Con­su­mo y so­bre to­do in­ver­sión y em­pleo se des­in­flan re­vi­sión tras re­vi­sión. El sec­tor ex­te­rior, que aún man­tie­ne el ti­po, se ve ame­na­za­do por una gue­rra co­mer­cial que da más pa­sos atrás que ade­lan­te y por un Bre­xit que os­ci­la­rá en­tre ma­lo y cruen­to. Ni si­quie­ra el tu­ris­mo apor­ta co­mo lo ve­nía ha­cien­do. El PIB va a cre­cer me­nos y el par­te me­teo­ro­ló­gi­co del oto­ño apun­ta a tor­men­ta. Que llo­ve­rán bo­fe­to­nes del ex­te­rior pa­re­ce una reali­dad con­tra la

que po­co se pue­de ha­cer pe­ro los so­pa­pos due­len más sin pre­su­pues­to, sin Go­bierno y con ries­go de acre­cen­tar las ten­sio­nes te­rri­to­ria­les in­ter­nas. Pa­ra que las ex­por­ta­cio­nes y los flu­jos de in­ver­sión aguan­ten, el cli­ma in­terno de­be ofre­cer mí­ni­mas ga­ran­tías de es­ta­bi­li­dad a me­dio pla­zo. Pa­ra ha­cer fren­te a una con­trac­ción más du­ra, se pre­ci­sa de una fle­xi­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria más allá de lo que per­mi­ten los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos.

La ten­ta­ción po­lí­ti­ca es­ta­rá ser­vi­da: la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char la co­yun­tu­ra des­fa­vo­ra­ble pa­ra des­gas­tar al ri­val. En reali­dad, Es­pa­ña lle­va, en gran me­di­da, con el pi­lo­to au­to­má­ti­co bas­tan­tes años. Só­lo se hi­cie­ron re­for­mas de ca­la­do por la pre­sión eu­ro­pea ha­ce ya años. Y con­vie­ne re­co­no­cer, a fal­ta de po­lí­ti­ca fis­cal y de re­for­mas su­fi­cien­tes, el pa­pel del BCE pa­ra sal­var la ca­ra de la eco­no­mía eu­ro­pea en un mo­men­to en el que, a to­das lu­ces, se la iba a par­tir. Esa con­tri­bu­ción sal­va­do­ra de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria quie­re aho­ra ex­ten­der­se. Pe­ro hay du­das de que eso pue­da ge­ne­rar más pro­ble­mas que so­lu­cio­nes. No exis­te el te­mor a una nue­va cri­sis pe­ro sí a un ajus­te brus­co que nos co­ja a me­dio ca­mino, en paí­ses co­mo Es­pa­ña, de re­cu­pe­rar­nos de la an­te­rior. Una in­te­rrup­ción que po­dría ser muy des­afor­tu­na­da por­que, de no fun­cio­nar co­mo se es­pe­ra la apor­ta­ción mo­ne­ta­ria del BCE, se ge­ne­ra­ría una si­tua­ción de des­am­pa­ro. Una fal­ta de re­fe­ren­cias so­bre quién pue­de ti­rar del ca­rro, con qué or­den y con qué apo­yo. En­tre tan­to, a ca­da nue­vo in­di­ca­dor, sur­ge un nue­vo te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.