ES­CE­NAS ES­TE­LA­RES

La se­cuen­cia es sen­ci­lla y for­ma par­te de un do­cu­men­tal ti­tu­la­do ‘Free So­lo’: un hom­bre asi­do a una pa­red gi­gan­tes­ca cal­cu­la un mo­vi­mien­to

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NACHO CA­RRE­TE­RO,

El free so­lo es una co­sa que, o la ha­ces per­fec­ta o mue­res. No hay mu­chas co­sas de es­te ti­po.

En reali­dad, en Es­pa­ña, el free so­lo se lla­ma so­lo in­te­gral. Se tra­ta de una mo­da­li­dad de es­ca­la­da li­bre que se eje­cu­ta sin su­je­cio­nes. Pa­ra los pro­fa­nos en el mun­do de la es­ca­la­da (co­mo el que es­cri­be) se sue­le de­fi­nir co­mo es­ca­lar sin cuer­das. Los es­ca­la­do­res son esas per­so­nas que tre­pan por pa­re­des de ro­ca con pe­que­ñas grie­tas y aga­rres y van pro­gre­san­do has­ta al­can­zar la ci­ma. Ca­da po­cos me­tros, fi­jan un an­cla­je y pa­san por él la cuer­da que sa­le de su ar­nés pa­ra pro­se­guir. De es­te mo­do, en ca­so de que hay un res­ba­lón, un mal aga­rre o cual­quier otro error (co­sa, por otro la­do, ha­bi­tual), la cuer­da se ten­sa y el es­ca­la­dor se que­da col­gan­do mien­tras la­men­ta su fa­llo. El so­lo in­te­gral es lo mis­mo, pe­ro sin cuer­da. Un fa­llo y el va­cío. Un fa­llo y adiós.

Un pi­lo­to de Fór­mu­la Uno arran­ca una ca­rre­ra sien­do cons­cien­te de que un ac­ci­den­te pue­de cos­tar­le a vi­da. Tam­bién sa­be que pue­de que no. Un bo­xea­dor sal­ta al ring sa­bien­do que tal vez un mal gol­pe lo de­je en el si­tio, pe­ro que lo más pro­ba­ble es que eso no ocu­rra. Un to­re­ro en­tien­de que pue­de ser su úl­ti­ma tar­de, pe­ro con­fía en que no su­ce­da.

Desafío atro­na­dor

To­dos ellos par­ti­ci­pan en dis­ci­pli­nas de enor­me pre­sión en las que un error “po­dría cos­tar­les la vi­da” o “po­dría re­sul­tar fa­tal”. Con el free so­lo no. Con el free so­lo no exis­te el con­di­cio­nal, no exis­te ese es­pa­cio de se­gun­das opor­tu­ni­da­des. El free so­lo es un desafío atro­na­dor que plan­tea dos y so­lo dos po­si­bi­li­da­des: o lo ha­ces per­fec­to o mue­res. Es co­mo si un te­nis­ta par­ti­ci­pa­se en un tor­neo con la pre­mi­sa: o ga­nas la me­da­lla de oro o mue­res. ¿Có­mo dispu­tar los pun­tos de es­ta for­ma? ¿Quién par­ti­ci­pa­ría en al­go así?

Ha­ce unas se­ma­nas pu­de ver la pe­lí­cu­la do­cu­men­tal Free So­lo, pro­du­ci­da por Na­tio­nal Geo­grap­hic. No sé na­da de es­ca­la­da, no me in­tere­sa es­pe­cial­men­te; pe­ro creo que nun­ca un do­cu­men­tal me ha­bía ab­sor­bi­do, con­mo­vi­do e im­pac­ta­do tan­to. En esen­cia un chi­co lla­ma­do Alex Hon­nold de­ci­de es­ca­lar en mo­da­li­dad so­lo in­te­gral una ro­ca lla­ma­da El Ca­pi­tán, que tie­ne 2.307 me­tros de al­tu­ra y que se ele­va en for­ma de pa­red en el co­ra­zón del par­que na­cio­nal de Yo­se­mi­te, en Es­ta­dos Uni­dos.

Es una de las pa­re­des más di­fí­ci­les de tre­par. Su ni­vel de di­fi­cul­tad es má­xi­mo y po­cos es­ca­la­do­res lo han lo­gra­do. To­dos ellos con cuer­das, por su­pues­to. Tommy Cald­well y Ke­vin Jor­ge­son fue­ron dos de los úl­ti­mos en lo­grar­lo. Su ha­za­ña se re­co­ge en el do­cu­men­tal The Dawn Wall y tie­ne el aña­di­do de que com­ple­ta­ron el as­cen­so por una tra­yec­to­ria nun­ca an­tes re­co­rri­da, con par­te de pa­red gra­ní­ti­ca prác­ti­ca­men­te li­sa y res­ba­la­di­za.

Re­cuer­do ver es­te do­cu­men­tal y que­dar­me im­pac­ta­do. Re­cuer­do, ade­más, lo que sen­tí al

La pe­lí­cu­la mues­tra la pre­pa­ra­ción del es­ca­la­dor Alex Hon­nold

en­te­rar­me de que, esa mis­ma épi­ca que me ha­bía es­tre­me­ci­do, ha­bía si­do lle­va­da a ca­bo tam­bién por un chi­co lla­ma­do Alex Hon­nold. Pe­ro sin cuer­das que lo su­je­ta­ran.

El do­cu­men­tal de Hon­nold mues­tra al de­por­tis­ta pre­pa­rán­do­se fí­si­ca y men­tal­men­te pa­ra un desafío que le ate­rra pro­fun­da­men­te y le atrae irre­me­dia­ble­men­te. La vi­da mis­ma. Es la ne­ce­si­dad hu­ma­na e irra­cio­nal de te­ner que lo­grar al­go, co­mo cuan­do le pre­gun­ta­ron a George Ma­llory en 1923 por qué pre­ten­día lle­var a ca­bo al­go tan arries­ga­do co­mo es­ca­lar el Eve­rest. Ma­llory res­pon­dió: “por­que es­tá ahí”. Hon­nold sa­be que lo más pro­ba­ble es que si in­ten­ta al­go co­mo su­bir El Ca­pi­tán sin cuer­das mo­ri­rá. El pro­ble­ma es que, si no lo ha­ce, tam­bién.

Sin su­je­ción

Las imágenes de Hon­nold es­ca­lan­do por fin la ro­ca de­jan la san­gre he­la­da. Al ver­las, el cuer­po se po­ne de pie y a uno le dan ga­nas de aga­rrar­se a al­go. Los fo­to­gra­mas se su­ce­den en si­len­cio. So­la­men­te se es­cu­cha la res­pi­ra­ción del es­ca­la­dor, que me­te los pies en grie­tas ri­dí­cu­las y en va­rios mo­men­tos pen­de a 700 me­tros so­bre el va­cío, con la úni­ca su­je­ción de un pie apo­ya­do en la ro­ca li­sa y de un de­do pul­gar me­ti­do en un agu­je­ro don­de no ca­be na­da más.

Pe­ro hay una es­ce­na que, pue­do de­cir, es la se­cuen­cia más arro­lla­do­ra que he vis­to en mu­cho tiem­po. A mi­tad de la es­ca­la­da exis­te un tra­mo en el que Hon­nold, afe­rra­do a la pa­red, de­be su­pe­rar un es­co­llo lan­zan­do su pier­na y apo­yán­do­la con­tra la si­guien­te ro­ca. El mo­vi­mien­to es co­mo una pa­ta­da, con el aña­di­do de que se eje­cu­ta con una ma­sa de ai­re de mil me­tros ba­jo él y con so­lo una opor­tu­ni­dad: si se fa­lla la pa­ta­da, si el pie no en­ca­ja a la pri­me­ra en la si­guien­te ro­ca, no hay op­ción de re­pe­tir, ya que la iner­cia del ges­to ha­ce per­der el equi­li­bro.

Na­die de­be­ría de­jar de con­tem­plar la es­ce­na de un hom­bre asi­do a una pa­red gi­gan­tes­ca, cal­cu­lan­do un mo­vi­mien­to mien­tras res­pi­ra pro­fun­da­men­te, con el va­cío de­ba­jo y sa­bien­do que, si no lo ha­ce per­fec­to y a la pri­me­ra, mue­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.