La nue­va ofen­si­va de Sal­vi­ni con­tra la mi­gra­ción es­tre­cha el cer­co so­bre las ONG

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - LORENA PACHO,

El lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni, ha con­se­gui­do en ape­nas un año de Go­bierno en Ita­lia la ma­yo­ría de sus ob­je­ti­vos, en­tre ellos dos le­yes an­tin­mi­gra­ción con las que ha im­pues­to su po­lí­ti­ca res­tric­ti­va: una pa­ra ce­rrar los cen­tros de aco­gi­da, fa­ci­li­tar las ex­pul­sio­nes

La lla­ma­da ley Sal­vi­ni con­tra las ONG se apro­bó mien­tras el bu­que es­pa­ñol Open Arms cum­plía cin­co días en aguas in­ter­na­cio­na­les con 121 in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos a bor­do, a la es­pe­ra de un puer­to se­gu­ro des­pués de la ne­ga­ti­va de Mal­ta e Ita­lia, y la na­ve Ocean Vi­king de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras ini­cia­ba mi­sión en el Me­di­te­rrá­neo.

La nue­va nor­ma ha dis­pa­ra­do las san­cio­nes pre­vis­tas en el de­cre­to ini­cial apro­ba­do en ju­nio y aho­ra las mul­tas van des­de los 150.000 eu­ros al mi­llón pa­ra los co­man­dan­tes de las na­ves que en­tren y li­mi­tar la pro­tec­ción de los mi­gran­tes, y la lla­ma­da Ley de Se­gu­ri­dad bis, apro­ba­da el lu­nes, pen­sa­da con­tra las ONG de res­ca­tes en el Me­di­te­rrá­neo. Sal­vi­ni ce­le­bró ayer sus éxi­tos en­tre du­ras crí­ti­cas. La Co­mi­sión Eu­ro­pea ana­li­za­rá si la nue­va ley es com­pa­ti­ble con el De­re­cho co­mu­ni­ta­rio.

sin per­mi­so en aguas ita­lia­nas. Con­tem­pla, ade­más, el arres­to de los ca­pi­ta­nes “por re­sis­ten­cia o vio­len­cia de na­ve de gue­rra” y la con­fis­ca­ción de la em­bar­ca­ción, que po­dría con­ver­tir­se en pro­pie­dad del Es­ta­do. Tam­bién am­plía la au­to­ri­dad del mi­nis­tro del In­te­rior, el pro­pio Sal­vi­ni, pa­ra li­mi­tar o prohi­bir la en­tra­da o trán­si­to de las na­ves en las aguas te­rri­to­ria­les “por ra­zo­nes de or­den y se­gu­ri­dad”, al­go que has­ta aho­ra com­pe­tía a la car­te­ra de Trans­por­tes, en ma­nos del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, so­cio de coa­li­ción.

Tam­bién ele­va los fon­dos pa­ra la lu­cha con­tra el fa­vo­re­ci­mien­to de la in­mi­gra­ción irre­gu­lar y las ope­ra­cio­nes de la po­li­cía se­cre­ta. Y au­men­ta las san­cio­nes pa­ra quien in­sul­te u ofen­da a po­li­cías, políticos o fun­cio­na­rios, ade­más de en­du­re­cer las nor­mas pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes y otros ac­tos de pro­tes­ta. El mi­nis­tro del In­te­rior can­tó vic­to­ria y agra­de­ció la apro­ba­ción a la vir­gen Ma­ría.

La con­tro­ver­ti­da ley re­ci­bió un alu­vión de crí­ti­cas de la opo­si­ción, de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y de aso­cia­cio­nes,

sin­di­ca­tos y vo­lun­ta­rios que se ma­ni­fes­ta­ron fren­te al Se­na­do con el le­ma “La in­hu­ma­ni­dad no pue­de con­ver­tir­se en ley”.

Mé­di­cos Sin Fron­te­ras de­nun­ció que la nor­ma “in­fli­gi­rá nue­vos e inú­ti­les su­fri­mien­tos, obs­ta­cu­li­zan­do el sis­te­ma de res­ca­te y po­nien­do más en ries­go la vi­da de per­so­nas vulnerable­s”. Pa­ra el juez Ric­car­do De Vi­to, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Ma­gis­tra­tu­ra De­mo­crá­ti­ca, la ley Sal­vi­ni lle­va al país “a un mun­do al re­vés res­pec­to al pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co de la Ita­lia re­pu­bli­ca­na”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.