El sueño de Eins­tein o la ciu­dad en ve­rano

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ha­ce unos me­ses tra­du­je un her­mo­so li­bro so­bre los sue­ños de Eins­tein que me dio la cla­ve pa­ra en­ten­der por qué siem­pre me ha in­quie­ta­do y fas­ci­na­do Ma­drid en ve­rano. Es cier­to que una ciu­dad en agos­to pa­re­ce una ca­sa va­cía, más pe­que­ña y dis­tan­te, pe­ro tam­bién fa­mi­liar, co­mo una ex­pa­re­ja con la que uno se en­cuen­tra sin es­pe­rar­lo y tie­ne de pron­to la ex­pre­sión de otra per­so­na. Nos re­pe­ti­mos una y otra vez lo agra­da­ble que es cru­zar las ca­lles a una ve­lo­ci­dad inusi­ta­da o ha­cer trá­mi­tes sin es­pe­ras, tal vez so­lo pa­ra no in­quie­tar­nos por el sen­ti­mien­to fan­tas­ma­gó­ri­co que ge­ne­ra que eso sea po­si­ble. Es­ta­mos y no es­ta­mos, en bue­na me­di­da por­que las per­so­nas que ha­cen que la ciu­dad sea la nues­tra mu­chas ve­ces no se en­cuen­tran en ella; por eso nos sen­ti­mos co­mo el ni­ño aban­do­na­do pa­ra ce­nar y la ciu­dad es se­me­jan­te a una enor­me ca­ma va­cía en la que es­pe­ra­mos có­mo­dos, pe­ro tam­bién des­ve­la­dos.

En Los sue­ños de Eins­tein, Alan Light­man res­ca­ta la ac­ti­vi­dad oní­ri­ca que tu­vo el jo­ven Al­bert en 1905, épo­ca en que em­pe­zó a pu­bli­car los prin­ci­pios bá­si­cos de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad. La vi­da de Eins­tein era sen­ci­lla: por la ma­ña­na tra­ba­ja­ba en la ofi­ci­na de pa­ten­tes, por la tar­de pa­sea­ba con su ami­go Bes­so, por la no­che so­ña­ba, pe­ro la ac­ti­vi­dad men­tal era tan im­pre­sio­nan­te que pro­vo­ca­ba imá­ge­nes en las que las di­men­sio­nes con­ven­cio­na­les del tiem­po y la gra­ve­dad se tor­cían di­se­ñan­do mun­dos bi­za­rros, aun­que po­si­bles pa­ra la fí­si­ca. A ve­ces so­ña­ba con per­so­nas que que­da­ban atra­pa­das en tiem­pos in­mó­vi­les, otras va­ria­ba la ve­lo­ci­dad del tiem­po se­gún la altura a la que vi­vían los ha­bi­tan­tes…. Pe­ro el 16 de abril de 1905 Eins­tein tu­vo un sueño que me hi­zo com­pren­der Ma­drid en agos­to. So­ñó un mun­do en el que el tiem­po era co­mo un flu­jo de agua y una per­tur­ba­ción se­pa­ra­ba un ria­chue­lo de la co­rrien­te prin­ci­pal y lo co­nec­ta­ba al cau­dal an­te­rior. Al su­ce­der eso, los pá­ja­ros, la tie­rra y las per­so­nas atra­pa­das en esa co­rrien­te se veían de pron­to arras­tra­dos sú­bi­ta­men­te al pa­sa­do. Cons­cien­tes del pe­li­gro que co­rrían si al­te­ra­ban su en­torno y de las re­per­cu­sio­nes que po­dían te­ner sus ac­cio­nes en el fu­tu­ro, esos via­je­ros del tiem­po ca­mi­na­ban de pun­ti­llas y sin ha­cer rui­do, co­mo si te­mie­ran cual­quier en­cuen­tro. Eran fan­tas­mas más fie­les al fu­tu­ro que al pa­sa­do, gente que no per­te­ne­cía al es­pa­cio que cru­za­ba y que por eso es­qui­va­ba las mi­ra­das y se es­con­dían en los so­por­ta­les.

Cuan­do tra­du­je aquel sueño de Eins­tein com­pren­dí que lo que me ha­bía in­quie­ta­do siem­pre de Ma­drid en ve­rano no era tan­to la es­ce­no­gra­fía va­cía de sus ca­lles, co­mo esa con­di­ción es­pec­tral de las po­cas per­so­nas con las que me cru­za­ba. En­ten­dí que cuan­do un es­pa­cio se mo­di­fi­ca tan­to co­mo al per­der la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas que lo com­po­nen, tal vez to­dos los ele­men­tos que per­ma­ne­cen en él en­tran tam­bién en di­men­sio­nes im­pre­de­ci­bles. Qui­zá he­mos pro­ba­do ya, en un agos­to pre­sen­te, el pre­lu­dio de un sen­ti­mien­to fu­tu­ro que aca­ba­rá con nues­tra ale­gría el pró­xi­mo oc­tu­bre en ese mis­mo pun­to de la ca­lle, tal vez la per­so­na que nos es­qui­va la mi­ra­da al otro la­do de la Gran Vía sea nues­tra ma­dre el año que vie­ne, o el adul­to que nos mi­ra tra­tan­do de no son­reír sea nues­tro hi­jo den­tro de 10 años. Eins­tein so­ñó que es po­si­ble. No des­pre­cie­mos la au­to­ri­dad de los ge­nios cuan­do sue­ñan. Tam­bién se oye­ron car­ca­ja­das cuan­do a al­guien se le ocu­rrió anun­ciar que tal vez la Tie­rra no era pla­na.

No des­pre­cie­mos la au­to­ri­dad de los ge­nios cuan­do sue­ñan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.