La Es­pa­ña bel­ga

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Ma­riano Ra­joy pa­só 10 de los 12 me­ses de 2016 co­mo pre­si­den­te en fun­cio­nes. A Pe­dro Sán­chez aún le que­da pa­ra ba­tir ese ré­cord, pe­ro no es im­po­si­ble que lo lo­gre aho­ra que ha re­vi­vi­do la po­si­bi­li­dad de una re­pe­ti­ción elec­to­ral. De su­ce­der, nos acer­ca­ría­mos más al an­ti­mo­de­lo bel­ga: un país en el que el al­to cos­te po­lí­ti­co de for­mar y cam­biar go­bier­nos se une a la di­vi­sión ideo­ló­gi­ca (tam­bién en el eje te­rri­to­rial)

pa­ra pro­du­cir lar­gos lap­sos de tiem­po con el po­der eje­cu­ti­vo en mo­do de pi­lo­to au­to­má­ti­co: sin nue­vas le­yes ni Pre­su­pues­tos, li­mi­ta­do a un rum­bo fi­jo, y con ape­nas ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra en ca­so de cri­sis.

Se da así la pa­ra­do­ja de que un sis­te­ma in­ven­ta­do pa­ra crear cer­te­zas ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre. La Cons­ti­tu­ción de 1978 in­clu­yó el re­que­ri­mien­to de ma­yo­rías am­plias en la in­ves­ti­du­ra y en la mo­ción de cen­su­ra a tal efec­to. De igual for­ma, el sis­te­ma elec­to­ral es­pa­ñol, que in­cen­ti­va el vo­to útil so­bre to­do en las pro­vin­cias pe­que­ñas, fa­vo­re­cía en prin­ci­pio a los gran­des par­ti­dos.

Aho­ra, sin em­bar­go, las nor­mas par­la­men­ta­rias ha­cen que es­tos mis­mos ju­ga­do­res se lo pien­sen an­tes de ce­rrar pac­tos de di­fí­cil re­ver­sión. Tam­bién por­que sos­pe­chan que ca­da nue­va elec­ción les pue­de acer­car un po­co más a la des­apa­re­ci­da, pe­ro ca­da vez más año­ra­da, ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Los vo­tan­tes nos de­ba­ti­mos en­tre una bús­que­da irre­den­ta de la pu­re­za mo­ral que nos ofre­cen nues­tros lí­de­res, y el em­pa­cho de ideo­lo­gía que pro­du­ce la cam­pa­ña per­ma­nen­te.

Es así co­mo Es­pa­ña no se atre­ve a ser com­ple­ta­men­te mul­ti­par­ti­dis­ta, pe­ro tam­po­co se de­ci­de a aban­do­nar el bi­par­ti­dis­mo. Pa­ra fi­na­li­zar el via­je ten­dría­mos que lo­grar una ma­yor pro­por­cio­na­li­dad en el sis­te­ma elec­to­ral y re­ba­jar los re­qui­si­tos pa­ra la for­ma­ción y des­truc­ción de go­bier­nos. Tam­bién se­ría con­ve­nien­te ci­men­tar me­jor el po­der le­gis­la­ti­vo, co­mo ha su­ge­ri­do en es­tas mis­mas pá­gi­nas el po­li­tó­lo­go Pablo Si­món. Los pac­tos se­rían más sen­ci­llos, pe­ro tam­bién se des­ha­rían más rá­pi­do. Ten­dría­mos que re­nun­ciar a la es­ta­bi­li­dad que que­rían pa­ra no­so­tros los pa­dres fun­da­do­res. Aho­ra, tam­bién po­dría­mos con­so­li­dar sus in­ten­cio­nes otor­gan­do un pre­mio ma­yor a la lis­ta más vo­ta­da. Pe­ro en­ton­ces que­da­ría de­fi­ni­ti­va­men­te en na­da la re­vo­lu­ción de la re­pre­sen­ta­ción mul­ti­co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.