El in­quie­tan­te ma­ná del fút­bol an­da­luz

Un sau­dí com­pra el Al­me­ría por 20 mi­llo­nes mien­tras en Má­la­ga la afi­ción se su­ble­va con­tra el je­que ca­ta­rí LaLi­ga te­me que el Má­la­ga se con­vier­ta en un nue­vo ‘ca­so Reus’

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

a la altura de esa res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne ser pro­pie­ta­rio del club”, ex­pre­sa­ba Antonio de la To­rre, al­cal­de de Má­la­ga. Des­pués de ago­tar sin éxi­to los al­go más de 20 mi­llo­nes del se­gu­ro de des­cen­so la pa­sa­da tem­po­ra­da, el Má­la­ga es­tá obli­ga­do a ven­der ju­ga­do­res. El je­que no se da por alu­di­do y no au­to­ri­za las ven­tas ne­ce­sa­rias (On­ti­ve­ros al Vi­lla­rreal, por ejem­plo) pa­ra sa­near las cuen­tas y po­ner fin al blo­queo. El en­fa­do del pre­si­den­te de LaLi­ga, Ja­vier Te­bas, es ma­yúscu­lo. Políticos ma­la­gue­ños han re­ci­bi­do la lla­ma­da de Te­bas pa­ra in­ten­tar arre­glar la si­tua­ción. El Má­la­ga co­rre el ries­go in­clu­so de no ser ins­cri­to por su des­ajus­te sa­la­rial. LaLi­ga te­me otro ca­so Reus. La afi­ción pre­pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes, mien­tras el je­que no fir­ma las ope­ra­cio­nes del di­rec­tor de­por­ti­vo, Ca­mi­ne­ro, pa­ra pa­liar la si­tua­ción.

Tur­ki Al Sheikh ha en­tra­do en el Al­me­ría co­mo un au­tén­ti­co hu­ra­cán. La ciu­dad an­da­lu­za ha vis­to có­mo en ape­nas una se­ma­na se ha pro­du­ci­do un vuel­co to­tal en una en­ti­dad que ha cam­bia­do de en­tre­na­dor, di­rec­tor ge­ne­ral y di­rec­tor de­por­ti­vo en dos días. El nue­vo pro­pie­ta­rio, se­gún el per­fil re­dac­ta­do por el Dia­rio de Al­me­ría, es ase­sor de la mo­nar­quía de Ara­bia Sau­dí y tie­ne ex­pe­rien­cia en el mun­do del fút­bol al ha­ber si­do due­ño del equi­po egip­cio Py­ra­mids. Des­pués de in­ten­tar com­prar a equi­pos co­mo el Amiens fran­cés, los ase­so­res del sau­dí le in­di­ca­ron que el mer­ca­do es­pa­ñol era el más ade­cua­do pa­ra in­ver­tir y pro­gre­sar en el mun­do del fút­bol. Tur­ki Al Sheikh fue ya el res­pon­sa­ble la pa­sa­da tem­po­ra­da del des­em­bar­co de ju­ga­do­res sau­díes en LaLi­ga. Una ope­ra­ción ro­cam­bo­les­ca por la que nue­ve fut­bo­lis­tas lle­ga­ron al fút­bol es­pa­ñol. Al­go que le sir­vió pa­ra en­ta­blar con­tac­tos con el or­ga­nis­mo que di­ri­ge el fút­bol pro­fe­sio­nal. El nue­vo pro­pie­ta­rio, que no du­dó en fir­mar la com­pra del club con la ca­mi­se­ta de su equi­po, ha pues­to ya a un nue­vo en­tre­na­dor, Pe­dro Ema­nuel, téc­ni­co lu­so que vie­ne de en­tre­nar al Al-Taa­woun sau­dí. Los políticos al­me­rien­ses ce­le­bran que, por el mo­men­to, el di­ri­gen­te no les ha­ya ha­bla­do de nin­gu­na ope­ra­ción ur­ba­nís­ti­ca. Eso sí, ha pe­di­do el uso en ex­clu­si­va del es­ta­dio Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo, ges­tio­na­do por el Ayuntamien­to de la ciu­dad an­da­lu­za y en don­de en­tre­nan de­por­tis­tas de di­ver­sas dis­ci­pli­nas ade­más del pro­pio Al­me­ría. Ubi­ca­do en seis sui­tes de un ho­tel de lu­jo cer­cano a la ca­pi­tal al­me­rien­se, Tur­ki Al Sheikh ha pro­me­ti­do gran­de­za pa­ra el club an­da­luz, que el pa­sa­do cur­so aca­bó en la dé­ci­ma pla­za de Se­gun­da Di­vi­sión. Al­gu­nos afi­cio­na­dos, no obs­tan­te, mi­ran de reojo a lo que ha pa­sa­do en el Má­la­ga. O en Gra­na­da, que de vuel­ta a Pri­me­ra ba­jo la tu­te­la del em­pre­sa­rio chino Jiang Liz­hang, ha su­fri­do un co­rrec­ti­vo de LaLi­ga. La ma­sa sa­la­rial de la plan­ti­lla se ha vis­to re­du­ci­da en 4.239.000.

/ J. ZAPATA (EFE)

Al Sheik, con la ca­mi­se­ta del Al­me­ría tras com­prar el club el vier­nes. A la de­re­cha, Al Tha­ni en La Ro­sa­le­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.