Un re­tra­to ho­nes­to de la ju­ven­tud jor­da­na que le­van­ta am­po­llas

‘Jinn’, la pri­me­ra pro­duc­ción ára­be de Net­flix, es re­ci­bi­da con un alu­vión de crí­ti­cas

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - JUAN CAR­LOS SANZ,

Te­nía los in­gre­dien­tes pa­ra ser un éxi­to. Un se­rial de ins­ti­tu­to con in­tér­pre­tes atrac­ti­vos, una tra­ma de ac­ción de tras­fon­do so­bre­na­tu­ral y el pai­sa­je en pie­dra de Pe­tra. Jinn, la pri­me­ra se­rie pro­du­ci­da por Net­flix pa­ra el mun­do ára­be, se ha es­tre­lla­do sin em­bar­go con­tra el con­ser­va­du­ris­mo de la Jordania pro­fun­da, el país mu­sul­mán pre­sun­ta­men­te to­le­ran­te don­de se gra­ba­ron sus cin­co ca­pí­tu­los. Tras su es­treno, el fis­cal ge­ne­ral, los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, el Par­la­men­to, la Ro­yal Film Com­mis­sion y has­ta el gran muf­tí, la má­xi­ma au­to­ri­dad re­li­gio­sa del reino ha­che­mí, han pues­to el grito en el cie­lo con acu­sa­cio­nes de “in­mo­ra­li­dad ra­ya­na en la por­no­gra­fía” por­que los pro­ta­go­nis­tas se be­san y di­cen pa­la­bro­tas.

Na­die en Orien­te Pró­xi­mo ha­bía al­za­do la voz has­ta aho­ra an­te com­por­ta­mien­tos se­me­jan­tes en la pan­ta­lla, mo­ne­da co­rrien­te en las se­ries ju­ve­ni­les es­ta­dou­ni­den­ses que inun­dan el ca­tá­lo­go de Net­flix. Pe­ro es­ta vez se tra­ta­ba de ac­to­res lo­ca­les que ha­blan el ára­be dia­lec­tal en es­ce­na­rios co­ti­dia­nos. La so­cie­dad jor­da­na pa­re­ce ha­ber­se es­pan­ta­do al re­co­no­cer el des­par­pa­jo de sus hi­jos.

Los alum­nos de úl­ti­mo cur­so de se­cun­da­ria de un co­le­gio pri­va­do de Amán —de­ci­di­da­men­te mo­der­nos, sin ape­nas bar­bas y nin­gún hi­yab a la vis­ta— via­jan al sur del país pa­ra es­tu­diar las joyas de la cul­tu­ra na­ba­tea. Por la no­che be­ben cer­ve­za, fu­man al­gún po­rro y ton­tean al ca­lor del fue­go del cam­pa­men­to. Na­da nue­vo pa­ra un ob­ser­va­dor aten­to de los ca­fés de mo­da o las te­rra­zas de los ho­te­les de lu­jo de la ca­pi­tal jor­da­na en­tre los oc­ci­den­ta­li­za­dos re­to­ños de la cla­se me­dia al­ta. To­do ade­re­za­do con sen­dos ge­nios des­per­ta­dos de su le­tar­go en las rocas de Pe­tra —uno bon­da­do­so y otro per­ver­so—.

Jinn (tra­du­ci­ble co­mo “Ge­nios”) in­cen­dió las re­des con de­ba­tes so­bre la “las­ci­via” de las imá­ge­nes y la “vul­ga­ri­dad” de los diá­lo­gos. Tres días des­pués, el fis­cal je­fe de Amán abrió una in­ves­ti­ga­ción. Fuen­tes ju­di­cia­les ci­ta­das por The Jor­dan Ti­mes in­for­ma­ron de que la uni­dad po­li­cial de ci­ber­de­lin­cuen­cia ha­bía to­ma­do car­tas en el asun­to. “Va­mos a ha­cer­nos con una co­pia pa­ra ver­la con de­ta­lle an­tes de to­mar una de­ci­sión”, pre­ci­sa­ron. So­lo el 1% de los diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Jordania es­tán sus­cri­tos a la pla­ta­for­ma, aun­que en los ba­za­res pro­li­fe­ran los ac­ce­sos pi­ra­tea­dos.

La di­vi­sión de Net­flix pa­ra Orien­te Pró­xi­mo —don­de la com­pa­ñía as­pi­ra a mul­ti­pli­car con pro­duc­ción lo­cal sus 1,7 mi­llo­nes de abo­na­dos— di­fun­dió un co­mu­ni­ca­do en el que pun­tua­li­za­ba que “el show tra­ta te­mas uni­ver­sa­les, co­mo el amor o el aco­so es­co­lar, vis­tos des­de la ju­ven­tud ára­be, que pue­den pa­re­cer una pro­vo­ca­ción a al­gu­nas per­so­nas”. El ar­gu­men­to no con­ven­ció al pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Cul­tu­ra de la Asam­blea Na­cio­nal, Ibrahim Ba­dur. “Mu­chas escenas y diá­lo­gos vio­lan nues­tros va­lo­res so­cia­les y tra­di­cio­nes”, ad­vir­tió an­tes de con­vo­car una se­sión par­la­men­ta­ria ur­gen­te. “Va­mos a ase­gu­rar­nos de que no se re­pi­ta”, aña­dió.

Los fur­ti­vos be­sos de Mi­ra, la alum­na re­bel­de en­car­na­da por Sal­ma Mal­has, a su no­vio pa­re­cen ha­ber si­do la go­ta que ha col­ma­do el va­so del pu­ri­ta­nis­mo. Los in­qui­si­do­res que han que­ma­do vi­va a la pro­ta­go­nis­ta en la ho­gue­ra de Fa­ce­book y Twit­ter, no men­cio­nan los abu­sos del ma­tón de la cla­se que ori­na so­bre otro. Tam­po­co las muer­tes que sal­pi­can de san­gre la se­rie, co­mo la del es­tu­dian­te po­seí­do por el ge­nio ma­ligno que se de­güe­lla en un ri­tual con se­llo yiha­dis­ta.

Cuan­do se anun­ció con gran boa­to la pro­duc­ción, las au­to­ri­da­des jor­da­nas ala­ba­ron las bon­da­des de un pro­yec­to que iba a lle­var al “mun­do mo­derno el fol­clo­re de Orien­te Pró­xi­mo me­dian­te una his­to­ria so­bre­na­tu­ral de amis­tad, amor y aven­tu­ra de jó­ve­nes en pro­ce­so de ma­du­ra­ción”. El gran muf­tí con­de­na aho­ra la “de­gra­da­ción mo­ral” con­te­ni­da en Jinn, mien­tras los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes —mo­vi­mien­to is­la­mis­ta pros­cri­to en paí­ses co­mo Egip­to aun­que to­le­ra­do en Jordania— arre­me­tían con­tra el “te­rri­ble cri­men” co­me­ti­do por la emi­sión de “escenas de obs­ce­ni­dad que ofen­den al is­lam”. A pe­sar de sus la­gu­nas, el fias­co de Jinn vie­ne a cons­ta­tar una reali­dad pa­ten­te en Orien­te Pró­xi­mo. In­ter­net si­gue agran­dan­do la bre­cha abier­ta por el es­ta­lli­do de la pri­ma­ve­ra ára­be en­tre la cla­se pa­triar­cal que per­ma­ne­ce ais­la­da en el po­der (o la re­li­gión) y unas ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes que lle­van tiem­po co­nec­ta­das al res­to del pla­ne­ta.

El fias­co del es­pa­cio cons­ta­ta la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal abier­ta en la re­gión

La ma­yor au­to­ri­dad re­li­gio­sa del país con­de­na su “de­gra­da­ción mo­ral”

La ac­triz Sal­ma Mal­has co­mo Mi­ra, en una ima­gen de Jinn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.