Crees que me en­ga­ñas

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - Tra­duc­ción de Me­rit­xell Al­mar­za.

El pre­si­den­te au­to­ri­ta­rio de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, ha de­ci­di­do en­ga­ñar a los eu­ro­peos. Preo­cu­pa­do con que los alar­man­tes ín­di­ces de des­truc­ción de la Ama­zo­nia per­ju­di­quen los tra­ta­dos co­mer­cia­les, es­pe­cial­men­te el acuer­do fir­ma­do en­tre la Unión Eu­ro­pea y el Mer­co­sur, la se­ma­na pa­sa­da des­ti­tu­yó a Ri­car­do Gal­vão, pre­si­den­te del ins­ti­tu­to que mi­de la deforestac­ión de la ma­yor sel­va tropical del pla­ne­ta. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­tu­dios Es­pa­cia­les, un cen­tro cien­tí­fi­co res­pe­ta­do en el mun­do, es el nue­vo ob­je­ti­vo del odio del bol­so­na­ris­mo. El mi­nis­tro con­tra el me­dio am­bien­te, Ri­car­do Sa­lles, ya ha anun­cia­do que in­ver­ti­rá re­cur­sos pú­bli­cos

pa­ra con­tra­tar una mo­ni­to­ri­za­ción pa­ra­le­la. En la épo­ca de los sa­té­li­tes, el Go­bierno de ul­tra­de­re­cha tie­ne la ilu­sión de po­der con­tro­lar y ma­ni­pu­lar las es­ta­dís­ti­cas sin que le des­cu­bran.

En ju­lio, la des­truc­ción de la Ama­zo­nia lle­gó a ni­ve­les ate­rra­do­res: el nú­me­ro de aler­tas de deforestac­ión en tiem­po real fue un 212% ma­yor que en ju­lio de 2018. Una par­te de la sel­va equi­va­len­te a la su­ma de las áreas de Ma­drid y Bar­ce­lo­na des­apa­re­ció en so­lo 31 días. La re­la­ción en­tre la ex­plo­sión de la deforestac­ión y el des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma de pro­tec­ción am­bien­tal es evi­den­te. Co­mo el prin­ci­pal ob­je­ti­vo del Go­bierno es per­mi­tir que los gran­des gru­pos agro­pe­cua­rios y mi­ne­ros ex­plo­ten las tierras in­dí­ge­nas, su di­le­ma aho­ra es có­mo al­can­zar­lo sin per­der a los so­cios co­mer­cia­les que com­pran car­ne y so­ja, es­pe­cial­men­te los eu­ro­peos.

Ocul­tar da­tos y ma­ni­pu­lar in­for­ma­ción es la mar­ca de los Go­bier­nos to­ta­li­ta­rios del si­glo XX, de la Ale­ma­nia de Adolf Hitler a la Unión So­vié­ti­ca de Jo­sef Sta­lin. El Bra­sil de Bol­so­na­ro in­ten­ta uti­li­zar las mis­mas tác­ti­cas en el si­glo XXI. Pa­ra ello, pro­mue­ve también una cam­pa­ña con­tra pe­rio­dis­tas, cien­tí­fi­cos y ac­ti­vis­tas, bra­si­le­ños y ex­tran­je­ros. El lu­nes in­ci­tó a sus gue­rri­llas a odiar a quie­nes de­nun­cian la de­vas­ta­ción de la sel­va: “Ma­los bra­si­le­ños se atre­ven a ha­cer cam­pa­ña con­tra nues­tra Ama­zo­nia con nú­me­ros men­ti­ro­sos”. Se­ma­nas an­tes, el an­ti­pre­si­den­te ha­bía de­mos­tra­do to­da su xe­no­fo­bia al cri­ti­car a los “chiíes am­bien­ta­les” y de­cla­rar: “Sen­ti­mos una pro­fun­da re­pul­sión por quie­nes no son bra­si­le­ños”.

Si vi­ves el ve­rano eu­ro­peo más ca­lu­ro­so de la his­to­ria, tie­nes que sa­ber que em­peo­ra­rá si no se pa­ra los pies a Bol­so­na­ro. Pau­lo Ar­ta­xo, uno de los más repu­tados cien­tí­fi­cos del cli­ma, ya ha aler­ta­do que la Ama­zo­nia pue­de al­can­zar el pun­to de no re­torno den­tro de en­tre cua­tro a ocho años. La úni­ca len­gua que Bol­so­na­ro —qui­zás— en­tien­de es la de la eco­no­mía. Bra­sil ne­ce­si­ta co­mer­cial­men­te a Europa, y Europa tie­ne que aban­do­nar el ci­nis­mo y reac­cio­nar con ur­gen­cia al he­cho de que es­tá, sí, com­pran­do pro­duc­tos que pro­vie­nen de la deforestac­ión y ne­go­cian­do con un Go­bierno que va rum­bo al to­ta­li­ta­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.