La ba­na­li­dad de la men­ti­ra

La in­dus­tria di­gi­tal de los em­bus­tes y la irra­cio­na­li­dad es el ma­yor pe­li­gro al que se en­fren­tan las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JA­VIER LESACA Ja­vier Lesaca es doc­tor en His­to­ria e in­ves­ti­ga­dor vi­si­tan­te en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

Vein­te mi­nu­tos an­tes de ase­si­nar a 22 per­so­nas en un su­per­mer­ca­do en El Pa­so, Pa­trick Cru­sius pu­bli­có en una pá­gi­na de In­ter­net un ma­ni­fies­to de 2.300 pa­la­bras don­de ex­pli­ca­ba los mo­ti­vos de su cri­men. El tex­to tie­ne es­ca­so va­lor in­te­lec­tual. Una su­ce­sión de lu­ga­res co­mu­nes pro­pia del dis­cur­so an­ti­sis­te­ma de ex­tre­ma de­re­cha de Es­ta­dos Uni­dos y de Europa pro­ce­sa­da por una men­te acom­ple­ja­da y re­sen­ti­da. La pá­gi­na web 8chan, que al­ber­gó en un pri­mer mo­men­to el es­cri­to de Cru­sius, fue clau­su­ra­da ape­nas 24 ho­ras des­pués del aten­ta­do. In­clu­so el fun­da­dor de la pla­ta­for­ma, Fre­de­rick Bren­nan, pi­dió pú­bli­ca­men­te el cie­rre de es­te si­tio web: “No le es­tá ha­cien­do nin­gún bien al mun­do. Es to­tal­men­te ne­ga­ti­vo pa­ra to­dos”, sen­ten­ció.

La clau­su­ra de la pla­ta­for­ma de 8chan es una bue­na no­ti­cia pa­ra la de­mo­cra­cia. Pe­ro no por­que ha­ya de­ja­do de al­ber­gar el ma­ni­fies­to del ase­sino de El Pa­so. De he­cho, el cie­rre de es­te por­tal no ha ser­vi­do pa­ra fre­nar la dis­tri­bu­ción del pen­sa­mien­to del jo­ven te­rro­ris­ta.

El tex­to de Cru­sius si­gue es­tan­do dis­po­ni­ble en de­ce­nas de pla­ta­for­mas de In­ter­net, al igual que las me­mo­rias de Adolf Hitler, los ví­deos de Osa­ma Bin La­den y los es­cri­tos de Ay­man Al Za­wahi­ri, los ma­ni­fies­tos de te­rro­ris­tas co­mo el es­ta­dou­ni­den­se Theo­do­re Kaczyns­ki (Una­bom­ber) o el no­rue­go An­ders Beh­ring Brei­vik, o in­clu­so Los dia­rios de Tur­ner, es­cri­to en 1978 por An­drew Mac­do­nald, y con­si­de­ra­do co­mo el li­bro de re­fe­ren­cia de los gru­pos te­rro­ris­tas su­pre­ma­cis­tas con­tem­po­rá­neos.

In­ter­net per­mi­te co­no­cer lo me­jor y lo peor del ser hu­mano. Cual­quier ciu­da­dano pue­de aden­trar­se des­de el sa­lón de su ca­sa en las ideas que fer­ti­li­za­ron el alum­bra­mien­to de la ra­zón y la pers­pec­ti­va del Re­na­ci­mien­to en el si­glo XV; la for­ja de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les, la con­so­li­da­ción

del Es­ta­do moderno, el Im­pe­rio de la Ley y el con­cep­to de ciu­da­da­nía a fi­na­les del si­glo XVIII; la con­quis­ta de los de­re­chos ci­vi­les lo­gra­dos en el si­glo XIX y XX. Y al mis­mo tiem­po, sin cam­biar de pos­tu­ra, re­co­rrer el mu­seo de los ho­rro­res ideo­ló­gi­cos que abo­nó la con­so­li­da­ción del fas­cis­mo, el na­zis­mo, el es­ta­li­nis­mo y la su­ce­sión de res­pues­tas an­ti­mo­der­nas re­pre­sen­ta­das por to­do ti­po de po­pu­lis­mos, na­cio­na­lis­mos y ex­tre­mis­mos re­li­gio­sos, cul­tu­ra­les e iden­ti­ta­rios que re­sur­gen con fuer­za en el si­glo XXI y que arra­sa­ron Europa en el si­glo XX.

La ex­po­si­ción pú­bli­ca de los fan­tas­mas de nues­tra his­to­ria ayu­da a com­pren­der la com­ple­ji­dad del ser hu­mano, pe­ro, so­bre to­do, con­tri­bu­ye a ge­ne­rar am­plios con­sen­sos que per­mi­ten dis­cer­nir en­tre el bien y el mal; la men­ti­ra y la ver­dad. La dis­tin­ción ní­ti­da en­tre es­tos prin­ci­pios con­tri­bu­ye a re­for­zar el prin­ci­pal pi­lar so­bre el que se asien­tan las de­mo­cra­cias li­be­ra­les y el Es­ta­do de de­re­cho moderno: la ra­zón.

Pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo la ya clau­su­ra­da 8chan re­pre­sen­tan una ame­na­za sis­té­mi­ca con­tra la de­mo­cra­cia li­be­ral. Pe­ro no por dar ca­bi­da a los des­ca­be­lla­dos pen­sa­mien­tos de un te­rro­ris­ta, sino por ha­ber con­tri­bui­do con de­ter­mi­na­ción a ba­na­li­zar la men­ti­ra, ero­sio­nar la ver­dad y di­fu­mi­nar la fron­te­ra en­tre el bien y el mal.

8chan, jun­to a la to­da­vía ac­ti­va 4chan, re­pre­sen­tan la pun­ta del ice­berg de una in­dus­tria di­gi­tal de la men­ti­ra y la irra­cio­na­li­dad que mo­vi­li­za a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos en to­do el mun­do con­tra sus ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y sus nor­mas de con­vi­ven­cia. En es­tas pla­ta­for­mas se for­jan y di­fun­den teo­rías que ase­gu­ran de la exis­ten­cia de re­des or­ga­ni­za­das de pe­de­ras­tia de po­lí­ti­cos y jue­ces que se­cues­tran y asesinan ni­ños; la par­ti­ci­pa­ción de Go­bier­nos y fun­cio­na­rios del Es­ta­do en gran­des aten­ta­dos; la ma­ni­pu­la­ción de re­sul­ta­dos elec­to­ra­les; la fu­mi­ga­ción de la po­bla­ción me­dian­te avio­nes; la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des a tra­vés de las va­cu­nas; la cu­ra del cán­cer con re­me­dios ca­se­ros…

La in­dus­tria de fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción de men­ti­ras a es­ca­la mun­dial tie­ne un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co: rom­per la re­la­ción de confianza que los ciu­da­da­nos tie­nen con sus ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es de­cir, di­na­mi­tar la ba­se de con­vi­ven­cia de una de­mo­cra­cia li­be­ral. Las na­rra­ti­vas de la des­in­for­ma­ción y la men­ti­ra se han con­ver­ti­do en la ba­se ideo­ló­gi­ca de mo­vi­mien­tos an­ti­sis­te­ma de to­da con­di­ción,

El ob­je­ti­vo de las ‘pla­ta­for­mas de des­in­for­ma­ción’ es di­na­mi­tar la ba­se de con­vi­ven­cia de una de­mo­cra­cia li­be­ral

des­de la ex­tre­ma de­re­cha has­ta la ex­tre­ma iz­quier­da, pa­san­do por po­pu­lis­mos, na­cio­na­lis­mos y ex­tre­mis­mos re­li­gio­sos.

Cuan­do Han­nah Arendt in­ten­ta­ba en­ten­der el ori­gen de la per­ver­sión del na­zis­mo con­cluía que era pre­ci­sa­men­te la in­ca­pa­ci­dad de sus mi­li­tan­tes pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre el bien y mal (la ver­dad y men­ti­ra) lo que po­nía en mar­cha la in­dus­tria de te­rror que im­ple­men­tó el Ter­cer Reich.

La ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra los sis­te­mas de go­bierno con­tem­po­rá­neos y las so­cie­da­des li­be­ra­les no pro­vie­ne de las 2.300 pa­la­bras bro­ta­das de men­te re­sen­ti­da de Pa­trick Cru­sius, sino de la in­dus­tria glo­bal de men­ti­ras y fal­se­da­des que tra­ba­ja sin des­can­so por de­vol­ver al si­glo XXI al mun­do de ti­nie­blas, mi­tos y su­pers­ti­ción que de­fi­nió la Edad Me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.