El hués­ped inocen­te que dor­mía al la­do de mil ki­los de ha­chís

Una juez ab­suel­ve por fal­ta de prue­bas a un bri­tá­ni­co que pa­só un año en pri­sión, pe­ro cree in­ve­ro­sí­mil su ver­sión

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS A. CA­ÑAS,

¿Es po­si­ble ser hués­ped en la ca­sa de un nar­co que es­con­de 1,4 to­ne­la­das de ha­chís y no per­ca­tar­se? ¿Y tar­dar un año en dar una ex­pli­ca­ción plau­si­ble a tan­to des­pis­te? Re­sul­ta tan “in­ve­ro­sí­mil” co­mo pa­re­ce, sen­ten­cia una juez de Al­ge­ci­ras. Pe­ro, an­te la fal­ta de prue­bas que lo in­cri­mi­na­ran, esa mis­ma ma­gis­tra­da ha de­cre­ta­do la ab­so­lu­ción de un ciu­da­dano bri­tá­ni­co que ha es­ta­do un año en pri­sión pre­ven­ti­va en Cá­diz acu­sa­do de un de­li­to de nar­co­trá­fi­co.

Ro­bert Mans­field-He­witt, de 50 años, ha pa­sa­do de su­pues­to nar­co­tra­fi­can­te a ciu­da­dano li­bre, sus­cep­ti­ble de ser in­dem­ni­za­do por ha­ber per­di­do un año de su vi­da en pri­sión. El inusual cam­bio de es­ta­tus le lle­gó el pa­sa­do ju­lio. La Fis­ca­lía no pu­do “acre­di­tar la co­ne­xión” con el ali­jo de dro­ga que es­ta­ba ocu­rrien­do en la ca­sa en la que él se hos­pe­da­ba el 27 de ju­nio de 2018 en San Ro­que (Cá­diz). Su ab­so­lu­ción ha si­do po­si­ble, co­mo sub­ra­ya la juez, gra­cias a la fal­ta de evi­den­cias con­tra él. Aun­que la ma­gis­tra­da no pa­re­ce dar cré­di­to a la ver­sión del bri­tá­ni­co. “Los in­di­cios nun­ca pue­den ser ba­se de al­go, las prue­bas sí”, se­ña­la Jo­sé Ma­ría Cas­tro Escudero, abo­ga­do de Mans­field-He­witt, que ase­gu­ra que el ca­so es “uno de los más cu­rio­sos” que ha te­ni­do.

To­do se re­mon­ta a ju­nio de 2018. Al re­gis­trar la vi­vien­da de Ab­del N. —el otro en­cau­sa­do en es­te jui­cio, que sí ha si­do con­de­na­do por nar­co­trá­fi­co—, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron en el ga­ra­je 1.395 ki­los de ha­chís. En la plan­ta de arri­ba de la ca­sa es­ta­ba Mans­field-He­witt sen­ta­do en una ca­ma. El bri­tá­ni­co de­fen­dió que no sa­bía na­da de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do y que ha­bía al­qui­la­do la vi­vien­da pa­ra vi­si­tar a unos ami­gos de la zo­na. No apor­tó prue­bas pa­ra sos­te­ner su re­la­to, por lo que se le de­ne­gó la li­ber­tad pro­vi­sio­nal.

Sin em­bar­go, cam­bió su ver­sión cuan­do se ce­le­bró el jui­cio: se­ña­ló a un ca­se­ro y sos­tu­vo que es­ta­ba en San Ro­que por­que te­nía que vi­si­tar Gi­bral­tar co­mo “con­tra­tis­ta” pa­ra el Go­bierno in­glés. Aun­que la juez afir­me que “la ver­sión au­to­ex­cul­pa­to­ria del acu­sa­do no tie­ne con­sis­ten­cia al­gu­na”, la fal­ta de sus­ten­to pro­ba­to­rio fue cla­ve pa­ra que Mans­field ha­ya que­da­do en li­ber­tad, en una sen­ten­cia que la Fis­ca­lía no ha re­cu­rri­do. Él ase­gu­ra en la pren­sa in­gle­sa: “Soy un al­ma muy ama­ble, nun­ca me in­vo­lu­cra­ría con las dro­gas”. Fue­ra co­mo fue­ra, es­tu­vo en la ca­sa de un nar­co y aca­bó en li­ber­tad pa­ra con­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.