Es­te león nun­ca duer­me

Pa­sa­ron dé­ca­das has­ta que se iden­ti­fi­có a So­lo­mon Lin­da, quien mu­rió en la po­bre­za, co­mo el au­tor de ‘Mbu­be’, la me­lo­día afri­ca­na más uni­ver­sal

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - DIE­GO A. MAN­RI­QUE

Se­gu­ra­men­te, ya sa­ben que la in­dus­tria mu­si­cal es­tá pa­san­do ago­bios en la era di­gi­tal. Pe­ro, ssssh, una ra­ma del ne­go­cio si­gue pros­pe­ran­do: las edi­to­ria­les mu­si­ca­les. Se ba­san en un in­tan­gi­ble: el de­re­cho de pro­pie­dad in­te­lec­tual. En su ini­cio, ven­dían par­ti­tu­ras; aho­ra, ges­tio­nan los emo­lu­men­tos ge­ne­ra­dos por los au­to­res que han fi­cha­do por la em­pre­sa.

Al me­nos, tal es la teo­ría. La prác­ti­ca re­ve­la his­to­rias tru­cu­len­tas, que lle­gan has­ta el ex­po­lio. Así ocu­rrió con la me­lo­día más po­pu­lar sur­gi­da de Áfri­ca: Mbu­be, alias The Lion Sleeps To­night. Su au­tor era So­lo­mon Lin­da, obre­ro zu­lú que en­ca­be­za­ba un gru­po vo­cal, The Eve­ning Birds. En 1939, en­tra­ron en un es­tu­dio de Johan­nes­bur­go, pro­pie­dad de Eric Gallo, un blan­co con es­ca­so res­pe­to por las le­yes del apart­heid. Con un mí­ni­mo acom­pa­ña­mien­to ins­tru­men­tal gra­ba­ron una apo­teo­sis de vo­ces a la que lla­ma­ron Mbu­be, es de­cir, El león.

No hu­bo con­tra­tos. Lin­da re­ci­bió diez che­li­nes (me­dia libra es­ter­li­na) y el or­gu­llo de ha­ber bau­ti­za­do un es­ti­lo: du­ran­te dé­ca­das, la mú­si­ca de los co­ros zu­lúes —ti­po Ladys­mith Black Mam­ba­zo— se de­no­mi­na­ría mbu­be. Pe­ro era una ac­ti­vi­dad de fin de se­ma­na, el res­to de los días, Lin­da tra­ba­ja­ba en el al­ma­cén de Gallo Re­cords.

Do­ce años des­pués, la can­ción cam­bia­ría de piel en Nue­va York. Pe­te See­ger es­cu­chó aquel dis­co de pi­za­rra y se que­dó ma­ra­vi­lla­do: era lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra The Wea­vers, un cuar­te­to folk con el que que­ría in­tro­du­cir­se en el mun­do del es­pec­tácu­lo. In­ten­tan­do trans­cri­bir los fo­ne­mas afri­ca­nos, cam­bió el tí­tu­lo a Wi­mo­weh. Más aún, y es­to ya no es per­do­na­ble, eli­mi­nó el nom­bre de Lin­da y fir­mó el te­ma co­mo Paul Camp­bell, seu­dó­ni­mo que los Wea­vers usa­ban pa­ra re­cau­dar re­ga­lías de au­tor cuan­do gra­ba­ban pie­zas fol­kló­ri­cas (pe­ro, re­cuer­den, Mbu­be te­nía un crea­dor, aun­que vi­vie­ra a 13.000 ki­ló­me­tros). Cuan­do Lin­da es­cu­chó Wi­mo­weh, se asom­bró an­te el de­rro­che de cuer­das y me­ta­les que Dec­ca Re­cords apli­có a su can­ción; cual­quie­ra de los mú­si­cos de es­tu­dio de la se­sión co­bró más que él, que re­ci­bió… na­da. Tam­po­co los Wea­vers se be­ne­fi­cia­ron mu­cho del la­tro­ci­nio: da­da la fi­lia­ción es­ta­li­nis­ta de See­ger, fue­ron per­se­gui­dos du­ran­te la ca­za de bru­jas y se que­da­ron sin con­tra­to de gra­ba­ción ni ac­ce­so a los clu­bes noc­tur­nos o la te­le­vi­sión.

Pe­ro Wi­mo­weh ya ha­bía sa­li­do de Su­dá­fri­ca y las gra­ba­cio­nes se mul­ti­pli­ca­ron. En 1961, un cuar­te­to de Brooklyn, The To­kens, qui­so dar­la una vuelta de tuer­ca. Los pro­duc­to­res asig­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.