La ex­tra­va­gan­te y blin­da­da vi­da del rey de Tai­lan­dia

Una ley pro­te­ge a Va­ji­ra­long­korn de las crí­ti­cas a sus po­co or­to­do­xas nor­mas

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JAI­ME SANTIRSO,

El rey Va­ji­ra­long­korn de Tai­lan­dia vol­vió a apa­re­cer en la pren­sa in­ter­na­cio­nal ha­ce unos días, cuan­do ver­tió un po­co de agua so­bre la ca­be­za de Si­nee­nat Wong­va­ji­ra­pak­di, con­vir­tien­do así a es­ta mu­jer de 34 años en su con­cu­bi­na real. La par­ti­cu­la­ri­dad de la ce­re­mo­nia, re­trans­mi­ti­da por te­le­vi­sión, re­si­de en el he­cho de que al la­do del mo­nar­ca se sentaba la rei­na Sut­hi­da, con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio ha­ce ape­nas tres me­ses, jus­to an­tes de su co­ro­na­ción.

La po­lé­mi­ca ha si­do una cons­tan­te en la tra­yec­to­ria per­so­nal de Va­ji­ra­long­korn, pro­ta­go­nis­ta des­de su ju­ven­tud de ru­mo­res pri­va­dos re­cu­bier­tos de un fé­rreo si­len­cio en pú­bli­co. La mo­nar­quía, pi­lar de la ar­qui­tec­tu­ra po­lí­ti­ca tai­lan­de­sa, es­tá pro­te­gi­da por una ley de le­sa ma­jes­tad que cas­ti­ga con cuan­tio­sas mul­tas y has­ta 35 años de cár­cel to­do co­men­ta­rio ne­ga­ti­vo so­bre cual­quier miem­bro de la fa­mi­lia real, mas­co­tas in­clui­das.

La im­por­tan­cia re­ser­va­da a los ani­ma­les que­dó de­mos­tra­da en un ví­deo fil­tra­do por Wi­ki­leaks en 2009, en el que se po­día ver al por en­ton­ces prín­ci­pe ce­le­bran­do el cum­plea­ños de su ca­ni­che, de nom­bre Ma­ris­cal Je­fe del Ai­re Fu­fú, en com­pa­ñía de su ter­ce­ra mu­jer, la prin­ce­sa Sri­ras­mi, ata­via­da so­lo con un tan­ga en pre­sen­cia del ser­vi­cio. Nin­gún me­dio na­cio­nal se atre­vió a co­men­tar­lo.

Sin em­bar­go, des­de que fue pro­cla­ma­do he­re­de­ro al trono en 1971, cuan­do te­nía 20 años, ha ha­bi­do mu­chas du­das acer­ca de la ca­pa­ci­dad del ac­tual rey pa­ra li­de­rar el país. A su ex­cén­tri­ca per­so­na­li­dad se su­ma el he­cho de que ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su vi­da adul­ta fue­ra del país: pri­me­ro es­tu­dian­do en el Reino Uni­do y Aus­tra­lia, y des­pués vi­vien­do en Ale­ma­nia, don­de ha­bía fi­ja­do su re­si­den­cia per­ma­nen­te. La som­bra de su pa­dre, por úl­ti­mo, es muy alar­ga­da: el di­fun­to rey Bhu­mi­bol fue un mo­nar­ca muy lon­ge­vo —se sen­tó en el trono du­ran­te ca­si 64 años—, con­si­de­ra­do una fi­gu­ra de na­tu­ra­le­za di­vi­na que con­ta­ba con el fer­vor y la ve­ne­ra­ción de la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción.

Su ca­rác­ter errá­ti­co se ve re­fle­ja­do en su vi­da amo­ro­sa: el rey Va­ji­ra­long­korn ha es­ta­do ca­sa­do cua­tro ve­ces. La pri­me­ra de ellas en 1997 con su pri­ma, la prin­ce­sa Soam­sa­wa­li Ki­ti­ya­ka­ram, a quien unos po­cos años más tar­de aban­do­na­ría en fa­vor de la as­pi­ran­te a ac­triz Yu­vad­hi­da Pol­pra­serth, con quien se ca­só en 1994 y tu­vo cin­co hi­jos, en­tre ellos a su pri­mo­gé­ni­to, Jut­ha­va­cha­ra Mahi­dol. Dos años más tar­de, la prin­ce­sa se fu­gó al Reino Uni­do con sus hi­jos, por lo que a to­dos ellos se les re­ti­ra­ron sus tí­tu­los reales y pa­sa­por­tes.

La ter­ce­ra bo­da lle­gó en 2001, con Sri­ras­mi Su­wa­dee, miem­bro de su ser­vi­cio, aun­que el ma­tri­mo­nio

El rey con su es­po­sa, du­ran­te la ce­re­mo­nia pa­ra in­ves­tir a su con­cu­bi­na, en una ima­gen de You­tu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.