De me­di­das in­te­li­gen­tes a em­bar­go

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

La respuesta de Nicolás Maduro a las san­cio­nes adi­cio­na­les que ha apro­ba­do Do­nald Trump no sor­pren­de: tras la “gra­ve y bru­tal agre­sión” con­tra Ve­ne­zue­la se in­te­rrum­pe el diá­lo­go con la opo­si­ción en Bar­ba­dos y ame­na­za con “una con­tra­ofen­si­va” que sig­ni­fi­ca más re­pre­sión con­tra “los trai­do­res de la pa­tria”.

La novedad de las san­cio­nes es su efec­to ex­tra­te­rri­to­rial, al cas­ti­gar no so­lo al Go­bierno de Nicolás Maduro, sino tam­bién a to­dos aque­llos que le ofre­cen ayu­da fi­nan­cie­ra, tec­no­ló­gi­ca o

de otro ti­po, una cla­ra ame­na­za a Chi­na, Cuba y Rusia co­mo prin­ci­pa­les alia­dos del ré­gi­men pos­cha­vis­ta y a las em­pre­sas que in­vier­ten en el país. Es el úni­co país del mun­do que im­po­ne es­tas me­di­das de for­ma uni­la­te­ral y ya lo ha­ce con­tra otros re­gí­me­nes po­lí­ti­cos po­co fa­vo­ra­bles a los in­tere­ses de Was­hing­ton: Co­rea del Nor­te, Cuba, Irán o Si­ria.

A di­fe­ren­cia de la Unión Eu­ro­pea, que im­po­ne me­di­das se­lec­ti­vas —en­tre otras, un em­bar­go de armas y la con­ge­la­ción de bie­nes de de­ter­mi­na­dos miem­bros del Go­bierno—, Es­ta­dos Uni­dos apli­ca san­cio­nes con­tra la cú­pu­la ve­ne­zo­la­na, em­pre­sas y agen­cias del Go­bierno.

Sus efec­tos han si­do con­tra­pro­du­cen­tes: en el ca­so de Cuba, las le­yes To­rri­ce­lli y Helms-Burton, que ex­tien­den las san­cio­nes a ter­ce­ros paí­ses, han si­do re­cha­za­das por la UE, Ca­na­dá y otros; y la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das condena ca­da año el em­bar­go uni­la­te­ral de Es­ta­dos Uni­dos con­tra la is­la. Al ré­gi­men cu­bano le ha ofre­ci­do oxí­geno po­lí­ti­co du­ran­te dé­ca­das, a tra­vés de la co­no­ci­da es­tra­te­gia de en­vol­ver­se en la bandera. Al ser un

ex­por­ta­dor de petróleo, Ve­ne­zue­la es un ca­so di­fe­ren­te, pe­ro el mo­ti­vo es el mismo: for­zar des­de fue­ra un cam­bio del ré­gi­men con­si­de­ra­do “ile­gí­ti­mo”. La coac­ción ha si­do un ins­tru­men­to al que re­cu­rre EE UU con­tra Go­bier­nos que no le con­vie­nen y en el ca­so en que una in­ter­ven­ción mi­li­tar se­ría de­ma­sia­do cos­to­sa.

La lar­ga ex­pe­rien­cia de san­cio­nes se­ña­la que es­tas son más exi­to­sas en el seno de Na­cio­nes Uni­das y con­tra re­gí­me­nes no au­to­ri­ta­rios. Aun­que al per­mi­tir la ex­por­ta­ción de me­di­ci­nas, ro­pa y ali­men­tos no es un “blo­queo eco­nó­mi­co, fi­nan­cie­ro y co­mer­cial”, co­mo su­gie­re el can­ci­ller Jorge Arrea­za, las nue­vas me­di­das per­mi­ten re­pe­tir la ló­gi­ca del lar­go de­ba­te ideo­ló­gi­co en­tre em­bar­go o blo­queo en Cuba. Las nue­vas san­cio­nes per­mi­ten al ré

Las nue­vas me­di­das for­ta­le­ce­rán al ré­gi­men y em­peo­ra­rán la cri­sis en el país

Las san­cio­nes per­mi­ten al Go­bierno re­su­ci­tar el mi­to de la re­vo­lu­ción ame­na­za­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.