La len­ta pe­tri­fi­ca­ción

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La si­tua­ción po­lí­ti­ca se ha en­ro­ca­do. Bas­ta ver a los lí­de­res de los dis­tin­tos par­ti­dos pa­ra cons­ta­tar que an­dan me­dio apla­na­dos por el pe­so de sus pro­pias con­vic­cio­nes, ideas, es­tra­te­gias. No hay ma­ne­ra de mo­ver­se. La at­mós­fe­ra es­tá en­ra­re­ci­da, es co­mo si tu­vie­ran que dar bra­za­das en el fan­go pa­ra con­se­guir des­pla­zar­se un mi­núscu­lo tre­cho, hun­di­dos co­mo es­tán en el ba­rro has­ta la co­ro­ni­lla. Ita­lo Cal­vino es­cri­bió al ini­cio de la pri­me­ra de las con­fe­ren­cias de sus Seis pro­pues­tas pa­ra el pró­xi­mo mi­le­nio: “En cier­tos mo­men­tos me pa­re­cía que el mun­do se iba vol­vien­do de pie­dra: una len­ta pe­tri­fi­ca­ción, más o me­nos avan­za­da se­gún las per­so­nas y los lu­ga­res, pe­ro de la que no se sal­va­ba nin­gún as­pec­to de la vi­da”. Así es­ta­mos. To­do re­sul­ta pe­sa­do, can­sino, te­dio­so.

Ha­ce jus­to 200 años, en el ve­rano de 1819, Franz Schu­bert se fue de va­ca­cio­nes. Sa­lió con su ami­go­te, el ba­rí­tono Johann Mi­chael Vogl, y se di­ri­gie­ron a Steyr, a unos 125 ki­ló­me­tros de Vie­na. Co­nec­ta­ron con la gen­te del lu­gar: Vogl can­ta­ba al­guno de los mag­ní­fi­cos lie­der com­pues­tos por Schu­bert, mien­tras él lo acom­pa­ña­ba al piano. Un in­dus­trial de la zo­na, que ado­ra­ba la mú­si­ca, un tal Syl­ves­ter Paum­gart­ner, hi­zo muy bue­nas mi­gas con ellos, y con fre­cuen­cia fue­ron sus hués­pe­des du­ran­te aque­lla tem­po­ra­da. Fue en su casa don­de Schu­bert es­tre­nó su Quin­te­to en La ma­yor pa­ra piano, vio­lín, vio­la, vio­lon­che­lo y con­tra­ba­jo. A Paum­gart­ner le gus­ta­ba mu­cho una de sus can­cio­nes, la ti­tu­la­da Die Fo­re­lle, la tru­cha, y el com­po­si­tor in­tro­du­jo va­ria­cio­nes de es­te te­ma en uno de los mo­vi­mien­tos de su nue­va pie­za. To­tal, aquel quin­te­to se que­dó tam­bién con el mismo nom­bre.

Fren­te a un mun­do que le re­sul­ta­ba tan pe­sa­do, la respuesta de Cal­vino fue la le­ve­dad, y esa le­ve­dad fue la pri­me­ra de sus pro­pues­tas pa­ra es­te mi­le­nio en el que ha­bi­ta­mos ha­ce ya unos cuan­tos años. Pa­ra ilus­trar­la, el es­cri­tor ita­liano ha­bló de Per­seo, “el dios que se apo­ya en lo más le­ve que exis­te: los vien­tos y las nu­bes”. El quin­te­to La tru­cha, co­mo es ló­gi­co, tie­ne que ver so­bre to­do con el agua, pe­ro es­tá tam­bién atra­ve­sa­do por la le­ve­dad del prin­ci­pio al fi­nal. To­do flu­ye, las no­tas del piano y de las cuerdas se des­li­zan co­mo si es­tu­vie­ran vo­lan­do, o co­mo si flo­ta­ran, co­mo si ju­ga­ran, co­mo si co­no­cie­ran la ma­ne­ra de sor­tear la más mí­ni­ma di­fi­cul­tad. No es­ca­pan de na­da, sim­ple­men­te se en­fren­tan a la pe­sa­dez del mun­do con otras armas y por otros ca­mi­nos.

Es di­fí­cil ha­blar de La tru­cha. “To­da in­ter­pre­ta­ción ver­bal de una pie­za musical es esen­cial­men­te gratuita”, apun­tó Juan Be­net en su en­sa­yo Op. Phost, de­di­ca­do al com­po­si­tor vie­nés. Pe­ro po­co des­pués, pa­ra jus­ti­fi­car aca­so esas mis­mas pá­gi­nas que es­ta­ba es­cri­bien­do, sos­te­nía que “un oyen­te (le­go co­mo yo) se tie­ne que ate­ner ca­si ex­clu­si­va­men­te a iden­ti­fi­ca­cio­nes ar­bi­tra­rias si quie­re un día ha­cer­se en­ten­der con­si­go mismo”.

Así que es ve­rano y por ahí se es­cu­cha aque­lla composició­n que Schu­bert es­cri­bió ha­ce 200 años. Pa­ra en­ten­der­nos: dan unas ga­nas in­men­sas de aga­rrar­se a cual­quie­ra de sus no­tas y for­mar par­te de ese ima­gi­na­rio ejér­ci­to “que vue­la con sus san­da­lias ala­das”, co­mo Per­seo, y que se di­ri­ge a pul­ve­ri­zar la pé­trea reali­dad de la po­lí­ti­ca de nues­tros días. Por­que La tru­cha, co­mo tan­tos otros ejem­plos de le­ve­dad a los que alu­día Cal­vino, tie­ne “esa es­pe­cial mo­du­la­ción lí­ri­ca y exis­ten­cial que per­mi­te con­tem­plar el pro­pio dra­ma co­mo des­de fue­ra y di­sol­ver­lo en iro­nía y me­lan­co­lía”. Qui­zá no ha­ya otra ma­ne­ra pa­ra rom­per tan­to blo­queo: no to­mar­se de­ma­sia­do en se­rio.

La ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca obli­ga a bus­car otras es­tra­te­gias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.