El des­em­bar­co del ‘Open Arms’ en­ca­lla en Eu­ro­pa

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN,

El bu­que es­pa­ñol Open Arms si­gue sin puer­to don­de des­em­bar­car a los 121 mi­gran­tes res­ca­ta­dos el 1 de agos­to en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral mien­tras el ca­so sal­ta de des­pa­cho en des­pa­cho. Ayer, el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, David Sas­so­li, reali­zó

Ocho días des­pués de que el bar­co de la ONG Proac­ti­va Open Arms rea­li­za­se los res­ca­tes, nin­gún país ha re­que­ri­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra que me­die en bus­ca de una so­lu­ción. No lo han he­cho Fran­cia ni Ale­ma­nia, a quie­nes la ONG ha pe­di­do for­mal­men­te que ac­ti­ven las ne­go­cia­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar el des­em­bar­que de los mi­gran­tes; ni tam­po­co Es­pa­ña, que ha re­cha­za­do pú­bli­ca­men­te in­ter­ve­nir. “No te­ne­mos por qué ha­cer­lo”, zan­jó el miér­co­les la vi­ce­pre­si­den­ta en fun­cio­nes Car­men Cal­vo.

La me­dia­ción de la Co­mi­sión es, ac­tual­men­te, la úni­ca fórmula que es­tá per­mi­tien­do la lle­ga­da a Eu­ro­pa de los bar­cos de res­ca­te de las ONG, a los que se les im­pi­de en­trar en puer­tos de Mal­ta e Ita­lia. Am­bos paí­ses exigen al res­to de so­cios eu­ro­peos que aco­jan a los náu­fra­gos co­mo con­di­ción pa­ra des­em­bar­car­los. Es­ta anor­ma­li­dad, ini­cia­da con el Aqua­rius en ju­nio del año pa­sa­do, ha con­ver­ti­do en ha­bi­tual que las ne­go­cia­cio­nes se di­la­ten días e in­clu­so se­ma­nas.

En es­te es­ce­na­rio de apa­ren­te inac­ción ge­ne­ra­li­za­da, y con una tri­pu­la­ción que ya acusa la fal­ta de ví­ve­res, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y el can­san­cio, el pro­gre­sis­ta Sas­so­li de­ci­dió agi­tar la con­cien­cia de la Unión Eu­ro­pea. “Es­toy con­ven­ci­do de que su sen­si­bi­li­dad y el em­pe­ño del Comisario [de Mi­gra­ción, Di­mi­tris] Avra­mo­pou­los es­ta­rán a la al­tu­ra de es­ta emer­gen­cia, coor­di­nan­do una rá­pi­da in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria y per­mi­tien­do una re­dis­tri­bu­ción jus­ta de los mi­gran­tes”, le es­cri­be a Junc­ker en una car­ta abier­ta, un ges­to más sim­bó­li­co que prác­ti­co. El ita­liano pi­dió al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jea­nC­lau­de Junc­ker, que ac­túe an­te es­ta “gra­ve” si­tua­ción. El Eje­cu­ti­vo de la UE pre­pa­ra una respuesta, pe­ro in­sis­te en que no pue­de coor­di­nar una so­lu­ción sin que se lo re­quie­ra un Es­ta­do miem­bro.

pu­bli­ca­da en La Rep­pu­bli­ca, el prin­ci­pal dia­rio de Ita­lia.

El pre­si­den­te del Eu­ro­par­la­men­to ex­po­ne el pro­ble­ma que evidencian las ONG ca­da vez que rescatan mi­gran­tes en la zo­na del Me­di­te­rrá­neo Cen­tral: mien­tras Ita­lia y Mal­ta con­ti­núan re­sis­tién­do­se a re­ci­bir bar­cos de ONG, no exis­te un me­ca­nis­mo de re­ubi­ca­ción de mi­gran­tes que fa­ci­li­te el des­em­bar­co. “La mis­ma es­ce­na se re­pi­te pa­ra ca­da bar­co que lle­ga a aguas eu­ro­peas y se re­abren las mis­mas po­lé­mi­cas”, la­men­ta el re­cién es­tre­na­do pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Sas­so­li pide que la UE no se

mues­tre in­di­fe­ren­te. Si lo hi­cie­se, man­tie­ne, “se­ría co­mo aña­dir su­fri­mien­to al su­fri­mien­to”. “En un mo­men­to en el que pa­re­ce pre­va­le­cer el egoís­mo, so­lo po­de­mos cum­plir con nues­tro de­ber”, es­cri­be el ita­liano. “La si­tua­ción es gra­ve y me­re­ce una acción opor­tu­na tam­bién por­que, co­mo bien sa­ben por for­ma­ción y sen­si­bi­li­dad, los po­bres no pue­den es­pe­rar”, aña­de.

El Open Arms se man­tie­ne a unas 29 mi­llas náu­ti­cas de Lam­pe­du­sa. El di­rec­tor de la ONG, Ós­car Camps, aterrizó ayer en la is­la ita­lia­na pa­ra se­guir la cri­sis so­bre el te­rreno. Jun­to a él y pa­ra apo­yar la cau­sa ha via­ja­do el ac­tor nor­te­ame­ri­cano Ri­chard Ge­re.

Camps ce­le­bra la mi­si­va de Sas­so­li. “Me pa­re­ce con­tun­den­te. Es no­ve­do­so y hay que dar­le la ra­zón. Si Eu­ro­pa no pue­de pro­te­ger a es­tas per­so­nas que bus­ca­ban una vi­da me­jor sig­ni­fi­ca que Eu­ro­pa ha per­di­do su al­ma y su co­ra­zón”, de­cla­ró des­de la is­la. “No creo que sea tan di­fí­cil que la mis­ma Co­mi­sión Eu­ro­pea plan­tee una pla­ta­for­ma pa­ra, de una for­ma or­ga­ni­za­da, rá­pi­da y efi­cien­te, pue­da re­par­tir a los res­ca­ta­dos en­tre to­dos los paí­ses”.

La Co­mi­sión tie­ne pre­vis­to dar una respuesta a Sas­so­li hoy por la ma­ña­na, pe­ro has­ta la tar­de de ayer un por­ta­voz in­sis­tía en que el Eje­cu­ti­vo eu­ro­peo no pue­de me­diar si na­die so­li­ci­ta su in­ter­ven­ción. Tam­bién ha re­pe­ti­do la ne­ce­si­dad de al­can­zar a un me­ca­nis­mo es­ta­ble pa­ra evi­tar que ca­da res­ca­te su­pon­ga una cri­sis, una so­lu­ción que no se es­pe­ra en el cor­to pla­zo.

/ FRAN­CIS­CO GENTICO

Los res­ca­ta­dos por el Open Arms des­can­san en la cu­bier­ta del bu­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.