4.427 nom­bres con­tra la he­ri­da de Maut­hau­sen

El BOE pu­bli­ca hoy la lis­ta de los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les que per­die­ron la vi­da en el cam­po de con­cen­tra­ción na­zi

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NICOLÁS PAN-MONTOJO GUIOMAR DEL SER,

Du­ran­te años, los da­tos de 4.427 es­pa­ño­les que mu­rie­ron en el cam­po de con­cen­tra­ción na­zi de Maut­hau­sen-Gu­sen es­tu­vie­ron arrin­co­na­dos en unos vie­jos li­bros de la se­de del Re­gis­tro Ci­vil Cen­tral, en la ma­dri­le­ña ca­lle de la Mon­te­ra. Nom­bres, ape­lli­dos, lu­ga­res de nacimiento y fe­chas de de­fun­ción que per­mi­tían unir los crí­me­nes na­zis con las mi­les de his­to­rias per­so­na­les de es­tos es­pa­ño­les re­pu­bli­ca­nos, que lu­cha­ron en dos gue­rras y su­frie­ron lo in­de­ci­ble has­ta en­con­trar su fi­nal en un cam­po de con­cen­tra­ción. Tras fi­jar el 5 de ma­yo co­mo un día pa­ra ho­me­na­jear to­dos los años a las víctimas es­pa­ño­las del na­zis­mo, el Go­bierno pu­bli­ca es­te vier­nes en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE) las se­ñas de to­das las víctimas es­pa­ño­las de Maut­hau­sen, una for­ma de re­co­no­cer la res­pon­sa­bi­li­dad de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta en el ge­no­ci­dio na­zi.

Ade­más, el edic­to tie­ne co­mo ob­je­ti­vo que los fa­mi­lia­res de las víctimas pue­dan co­te­jar por sí mis­mos los da­tos dis­po­ni­bles. La lis­ta pu­bli­ca­da en el BOE ha si­do con­fec­cio­na­da por un gru­po de his­to­ria­do­res di­ri­gi­dos por el profesor Gut­ma­ro Gó­mez Bra­vo, de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Es­te ase­gu­ra que “hay da­tos de ape­lli­dos o lu­ga­res de ori­gen que pue­den ser erró­neos por­que mu­chos pri­sio­ne­ros de gue­rra te­nían mie­do de que hu­bie­ra re­pre­sa­lias con­tra sus se­res que­ri­dos o com­pa­ñe­ros po­lí­ti­cos”. “Es un va­lio­so do­cu­men­to his­tó­ri­co, pe­ro tie­ne po­si­bles erro­res y por eso se abre un pro­ce­so de ale­ga­cio­nes”, ex­pli­ca su com­pa­ñe­ro Jorge del Ho­yo, coor­di­na­dor aca­dé­mi­co de la co­mi­sión in­ter­mi­nis­te­rial pa­ra el 80º aniver­sa­rio del exi­lio re­pu­bli­cano, una con­di­ción po­lí­ti­ca que te­nían “el 99,9%” de las víctimas de Maut­hau­sen.

A los 4.427 nom­bres que aparecen en los li­bros, se han aña­di­do 695 más tras el tra­ba­jo de los his­to­ria­do­res, que han uti­li­za­do fon­dos de aso­cia­cio­nes co­mo la Ami­cal de Maut­hau­sen pa­ra tra­tar de po­ner nom­bre y ape­lli­dos a to­das las víctimas es­pa­ño­las del ge­no­ci­dio

Barcelona Ma­drid Cór­do­ba Mur­cia Hues­ca Ta­rra­go­na To­le­do Gra­na­da Za­ra­go­za Te­ruel Va­len­cia Llei­da Ba­da­joz Má­la­ga Almería Jaén Gi­ro­na Ali­can­te Cas­te­llón Ciu­dad Real Al­ba­ce­te Asturias Gua­da­la­ja­ra Se­vi­lla Cuen­ca Cá­diz Can­ta­bria Cá­ce­res A Co­ru­ña Ávi­la Ba­lea­res Va­lla­do­lid Biz­kaia Bur­gos León Lu­go Ou­ren­se Pon­te­ve­dra Na­va­rra S. C. Te­ne­ri­fe Gi­puz­koa So­ria Pa­len­cia Za­mo­ra Huel­va Las Pal­mas Se­go­via Sa­la­man­ca Ála­va La Rio­ja Me­li­lla Ceu­ta Sin da­tos na­zi, tam­bién aque­llas que aca­ba­ron en otros cam­pos y que se re­gis­tra­rán en fu­tu­ras ins­crip­cio­nes. Gó­mez Bra­vo ase­gu­ra que es­te tra­ba­jo de re­gis­tro es “muy im­por­tan­te” des­de un pun­to de vis­ta de me­mo­ria his­tó­ri­ca por­que, cuan­do la Es­pa­ña de Fran­co re­ci­bió los ar­chi­vos, los es­con­dió. Reuni­dos en diez vo­lú­me­nes, de­bían ha­ber ser­vi­do pa­ra que los fa­mi­lia­res de las víctimas pu­die­ran re­cla­mar com­pen­sa­cio­nes tan­to a Ale­ma­nia co­mo a Fran­cia, pe­ro fue­ron ol­vi­da­dos a pro­pó­si­to por el mismo re­gi­men que les en­tre­gó a los na­zis.

La ma­yo­ría de las víctimas eran re­pu­bli­ca­nos que ha­bían hui­do a Fran­cia en los úl­ti­mos me­ses de la Gue­rra Ci­vil y que pa­sa­ron a for­mar par­te del Ejér­ci­to o se in­te­gra­ron en la Re­sis­ten­cia. Tam­bién ha­bía mu­je­res y ni­ños pro­ce­den­tes de los cam­pos de re­fu­gia­dos del sur de Fran­cia. Cuan­do el país ga­lo ca­yó ba­jo el do­mi­nio na­zi y se ins­tau­ró el ré­gi­men de Pé­tain, es­tos re­pu­bli­ca­nos fue­ron tras­la­da­dos a Aus­tria. La ini­cia­ti­va vino del Go­bierno de Fran­co: el 13 de sep­tiem­bre de 1940, el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción y cu­ña­do del dic­ta­dor, Ra­món Se­rra­noSu­ñer, acor­dó con la cú­pu­la na­zi que to­dos los pri­sio­ne­ros de gue­rra es­pa­ño­les fue­ran realo­ja­dos en cam­pos de tra­ba­jo. Ac­tual­men­te, so­lo que­dan seis con vi­da.

De­vol­ver la dig­ni­dad

“Las de­fun­cio­nes de es­tas per­so­nas nun­ca fue­ron ins­cri­tas en el Re­gis­tro Ci­vil. Es­ta es una ma­ne­ra de de­vol­ver­les la dig­ni­dad”, opi­na la ma­gis­tra­da Ama­lia Ba­san­ta, ins­truc­to­ra de es­te ex­pe­dien­te. Han pa­sa­do 74 años des­de que las tro­pas ame­ri­ca­nas fue­ran re­ci­bi­das, pre­ci­sa­men­te un 5 de ma­yo, por los presos re­pu­bli­ca­nos con una enor­me pan­car­ta que re­za­ba: “Los es­pa­ño­les an­ti­fas­cis­tas sa­lu­dan a las fuer­zas li­ber­ta­do­ras”. Has­ta ese mo­men­to, ca­si 10.000 ha­bían pa­sa­do por es­te gru­po de cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis si­tua­dos en torno a la em­pre­sa de Maut­hau­sen, en Aus­tria, don­de se uti­li­za­ba la mano de obra es­cla­va pa­ra ex­traer gra­ni­to en va­rias can­te­ras de la zo­na.

Ba­san­ta ase­gu­ra que la ini­cia­ti­va de Jus­ti­cia tie­ne co­mo ob­je­ti­vo “la re­pa­ra­ción” de las víctimas, con la in­ten­ción de “sa­car del ol­vi­do a es­tas per­so­nas, con efec­tos in­me­dia­tos des­de un pun­to de vis­ta ju­rí­di­co”. El Go­bierno pro­yec­ta tam­bién la co­lo­ca­ción en Ma­drid de un mo­no­li­to que re­cor­da­rá la me­mo­ria de es­tas víctimas del na­zis­mo, que po­drán por fin vol­ver a Es­pa­ña aun­que so­lo sea a tra­vés de la cons­ta­ta­ción le­gal de su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.