Las ONG ins­tan a los Go­bier­nos a lu­char con­tra el co­lap­so cli­má­ti­co

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - M. P.,

la con­ta­mi­na­ción de ni­tró­geno y fós­fo­ro, ade­más de li­mi­tar el em­pleo de agua, con­te­ner el uso de tierras y re­du­cir un 50% el des­per­di­cio ali­men­ti­cio. Los ex­per­tos es­bo­za­ron una die­ta ideal —ba­sada en por ejem­plo, a con­su­mir una ham­bur­gue­sa de ter­ne­ra pe­que­ña a la se­ma­na. El ob­je­ti­vo glo­bal era do­blar el con­su­mo de fru­tas, hor­ta­li­zas, le­gum­bres y fru­tos se­cos, y re­du­cir a la mi­tad el de car­ne ro­ja y el azú­car. Con es­ta die­ta, con­cluían el es­tu­dio, se po­drían evi­tar 11 mi­llo­nes de muer­tes pre­ma­tu­ras al año rela­cio­na­das con la ali­men­ta­ción. Y, ade­más, se ga­ran­ti­za­ría un ac­ce­so a la co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra los 10.000 mi­llo­nes de per­so­nas que se es­pe­ra que vi­van en el pla­ne­ta en 2050. “El in­for­me del IPCC ofre­ce una di­rec­ción cla­ra a los Go­bier­nos so­bre có­mo evi­tar el co­lap­so cli­má­ti­co”, re­su­mió ayer la Red de Acción Cli­má­ti­ca (CAN, por sus si­glas en in­glés), de la que for­man par­te más de un mi­llar de ONG pre­sen­tes en más de 120 paí­ses. Pa­ra ello, con­ti­nuó la CAN a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, se de­be trans­for­mar “rá­pi­da­men­te el uso de la tie­rra y los sis­te­mas ali­men­ta­rios”, ade­más de de­te­ner “la de­fo­res­ta­ción” y apli­car “po­lí­ti­cas na­cio­na­les que em­po­de­ren a los pe­que­ños agri­cul­to­res, eli­mi­nen la po­bre­za y el ham­bre y pro­te­jan a los más vul­ne­ra­bles de unos fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos ca­da vez más fre­cuen­tes”. En la mis­ma lí­nea, Green­pea­ce sos­tu­vo que es ne­ce­sa­ria “la con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción de los bos­ques” y la ac­tua­li­za­ción “ur­gen­te del sis­te­ma ali­men­ta­rio mun­dial me­dian­te un cam­bio en la die­ta”.

El in­for­me mo­no­grá­fi­co ela­bo­ra­do por los especialis­tas del IPCC, el gru­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos que ase­so­ra a la ONU en te­mas de cam­bio cli­má­ti­co, pre­sen­ta­do ayer en Gi­ne­bra (Sui­za), for­ma par­te de una se­rie de análisis mo­no­grá­fi­cos so­bre el im­pac­to del ca­len­ta­mien­to en sec­to­res con­cre­tos. Tras el es­tu­dio so­bre el uso del sue­lo por par­te del ser hu­mano, en sep­tiem­bre se pre­sen­ta­rá otro so­bre el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co y los océa­nos.

Es­tos in­for­mes sir­ven pa­ra sen­tar las ba­ses del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co so­bre los pro­ble­mas de­ri­va­dos del ca­len­ta­mien­to glo­bal pa­ra que los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos to­men lue­go las de­ci­sio­nes pa­ra adap­tar­se a los im­pac­tos y re­du­cir los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

“Men­sa­je de ur­gen­cia”

Tras la di­fu­sión del in­for­me del IPCC, la mi­nis­tra pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca de Es­pa­ña en fun­cio­nes, Te­re­sa Ri­be­ra, va­lo­ró que el IPCC vuel­va a ofre­cer “la úl­ti­ma y me­jor in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca dis­po­ni­ble pa­ra que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes y sec­to­res eco­nó­mi­cos adop­ten me­di­das y po­lí­ti­cas in­for­ma­das pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co”. “Una vez más”, aña­dió a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de pren­sa la mi­nis­tra, “la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca in­ter­na­cio­nal lan­za un cla­ro men­sa­je de ur­gen­cia: es ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar, en el cor­to pla­zo, un uso sos­te­ni­ble de la tie­rra”.

To­dos los análisis apun­tan a lo graves im­pac­tos cli­má­ti­cos que vi­vi­rá Es­pa­ña y, co­mo re­cor­dó Ri­be­ra, el país es “vul­ne­ra­ble al cam­bio cli­má­ti­co y a sus fe­nó­me­nos aso­cia­dos”. Y re­cor­dó que Es­pa­ña es­tá ex­pues­ta al “ries­go de de­ser­ti­fi­ca­ción, la ero­sión o la pér­di­da de biodiversi­dad”.

/ GETTY

Los especialis­tas, sin em­bar­go, re­co­no­cían que exis­te en el pla­ne­ta una “bre­cha die­té­ti­ca” que ha­ce que en Áfri­ca se con­su­man can­ti­da­des muy re­du­ci­das de car­ne y lác­teos si se com­pa­ra, por ejem­plo, con Nor­tea­mé­ri­ca. Pe­ro, de me­dia en el mun­do, el in­for­me apun­ta­ba a que la in­ges­ta de car­ne ro­ja, ve­ge­ta­les al­mi­do­na­dos (co­mo la patata) ri­cos en hi­dra­tos y hue­vos Que­ma con­tro­la­da pa­ra con­se­guir zo­nas de pas­to en Bra­sil. es de­ma­sia­do al­ta. 2.500 ki­lo­ca­lo­rías dia­rias— y su­ge­rían que so­lo 30 de ellas de­bían pro­ce­der de car­nes dis­tin­tas de las aves, lo que equi­val­dría, Me­nos muer­tes pre­ma­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.