El po­der de la pul­se­ri­ta en Va­ra­de­ro

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Sen­tía el po­der en mi mu­ñe­ca, un ful­gor que sa­cia­ría to­dos mis de­seos, una pul­se­ra de plás­ti­co que me per­mi­ti­ría pe­dir­me lo que me die­ra la ga­na. La de­li­cio­sa pi­ña co­la­da. El chis­pean­te Bloody Mary. El inevi­ta­ble mo­ji­to. El cie­lo se ador­na­ba de exó­ti­cas for­ma­cio­nes nu­bo­sas y el agua era tan cris­ta­li­na que pa­re­cía que no exis­tía. Al­guien se acer­có a ofre­cer­me una brocheta de man­go re­cién cor­ta­do. Y gra­tis.

Des­pués de tres se­ma­nas de via­je mo­chi­le­ro por la is­la de Cuba, de­ci­dí re­ca­lar en un re­sort de los de pul­se­ri­ta, to­do in­clui­do, pa­ra aban­do­nar­me a las ba­jas pa­sio­nes.

Va­ra­de­ro, don­de se en­cuen­tran es­tos si­tios, es­tá en Cuba pe­ro es más bien otro lu­gar, di­se­ña­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra ex­plo­tar el tu­ris­mo co­mo prin­ci­pal al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca de la is­la. Al­re­de­dor de la lar­guí­si­ma pla­ya (de más de 20 ki­ló­me­tros), que los na­ti­vos ca­li­fi­can co­mo la se­gun­da me­jor del mun­do (nun­ca su­pie­ron de­cir­me cuál es la pri­me­ra), se ali­nean los re­sorts uno tras otro, al­gu­nos de ellos de co­no­ci­das em­pre­sas es­pa­ño­las que tie­nen un acuer­do con el Go­bierno cu­bano pa­ra ex­plo­tar­los du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do.

Al en­trar me alu­ci­nó el enor­me es­pa­cio cen­tral por el que caía un jar­dín col­gan­te y me alu­ci­nó tam­bién el hi­lo musical, don­de so­na­ba Ju­lio Igle­sias. Fue en ese mo­men­to cuan­do to­mé po­se­sión del ob­je­to má­gi­co que me con­du­ci­ría a la fe­li­ci­dad: la pul­se­ri­ta.

Qui­so la suer­te que to­das las ha­bi­ta­cio­nes es­tán­dar es­tu­vie­ran ocu­pa­das y me hi­cie­ran un up­gra­de gra­tui­to a una sui­te con ca­ma de dos me­tros, sa­lón, dos ba­ños, vis­tas al mar, un lu­gar más gran­de que mi pi­so de La­va­piés, y me­jor pues­to. Es cu­rio­so có­mo en los ho­te­les vi­vi­mos de for­ma más lujosa que en nues­tro pro­pio Un com­ple­jo ho­te­le­ro en Va­ra­de­ro.

ho­gar, nos tra­tan co­mo re­yes, y que, en­tre tan­to oro­pel y cis­ne de hie­lo, pro­li­fe­ren tan­tas per­so­nas en ba­ña­dor y chan­clas.

En la sa­li­da a la sel­vá­ti­ca pis­ci­na se ven­de par­te de la in­fi­ni­ta bi­blio­gra­fía que so­bre Fi­del Cas­tro y Che Gue­va­ra se pu­bli­ca en es­te país. Es­tos lu­ga­res, es­tos ho­te­les to­do in­clui­do, se me an­to­jan el ver­da­de­ro pa­raí­so so­cia­lis­ta, y no la pre­ca­rie­dad y la de­s­es­pe­ran­za que se res­pi­ra ahí fue­ra. Aquí, pre­vio pa­go de una ha­bi­ta­ción, to­dos so­mos igua­les por­que to­dos po­de­mos as­pi­rar al mismo buf­fet li­bre, sin di­fe­ren­cia de cla­se. La co­mi­da de los ho­te­les es mu­cho más va­ria­da y de ma­yor ca­li­dad que en el res­to de la is­la don­de lo que se co­me es, bá­si­ca­men­te, arroz y fri­jo­les y, con un po­co de suer­te, po­llo. En los pues­tos ca­lle­je­ros ven­den bo­ca­di­llos de ma­yo­ne­sa, a se­cas, o de un ja­món que más bien es chop­ped. En el ho­tel, por su­pues­to, hay de to­do pa­ra el tu­ris­ta ex­tran­je­ro: po­cos cu­ba­nos pue­den pa­gar­lo. Mu­chos de es­tos tu­ris­tas ape­nas sa­len del re­sort y los hay que vie­nen des­de su país, pa­cen aquí y re­gre­san sin ha­ber vis­to na­da más de la ma­yor de las An­ti­llas.

La pul­se­ri­ta en vez de la hoz y del mar­ti­llo: den­tro de es­ta re­gu­la­da co­mu­ni­dad del pla­cer, sin em­bar­go, tam­bién se va­lo­ra al in­di­vi­duo, co­mo se ob­ser­va, por ejem­plo, en el spa don­de te cu­bren de lo­dos ar­dien­tes, te ama­san el múscu­lo con ca­ñas de bam­bú y te ma­sa­jean bien fuer­te pa­ra que te des cuen­ta de que exis­tes, de que eres un ser úni­co en­tre la mul­ti­tud tu­rís­ti­ca. ga­mes: zam­bur­gue­sas Hu­mor Ama­ri­llo.

/ GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.