Los días más os­cu­ros de Arant­xa

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

otro mo­men­to cla­ve pa­ra la te­nis­ta y el em­pre­sa­rio. Es­te vier­nes se di­ri­me en Mia­mi la cus­to­dia de los hi­jos que tu­vie­ron: Arant­xa, de 10 años, y Leo, de 7. Tam­bién si ha­brá co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca del padre en el man­te­ni­mien­to de los ni­ños. Pa­ra eva­luar su ca­pa­ci­dad de con­tri­buir, la juez es­ta­dou­ni­den­se le ha pe­di­do a San­ta­ca­na que apor­te do­cu­men­ta­ción so­bre los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros que pre­sun­ta­men­te le ges­tio­na­ba a Arant­xa. La te­nis­ta acusa a su ex­pa­re­ja de ha­ber con­tro­la­do su pa­tri­mo­nio. “Lu­cho un par­ti­do a cin­co sets an­te un ri­val muy duro, pe­ro si al­go ten­go es re­sis­ten­cia. Nun­ca po­dré per­do­nar to­do lo que es­tá ha­cien­do pa­ra da­ñar­me. La per­so­na que he des­cu­bier­to no es de la que me enamo­ré”, de­cla­ró a la re­vis­ta ¡Ho­la! en una ex­clu­si­va. Y aña­dió: “Lo di to­do por él, me pe­leé por él, le di mi vi­da, me trai­cio­nó, me en­ga­ñó, me qui­tó to­do y, en­ci­ma, aho­ra quie­re ha­cer co­mo si na­da. No sé lo que pre­ten­de, ade­más de ha­cer da­ño”.

Ra­món Tam­bo­re­ro, abo­ga­do de Arant­xa en Barcelona, ha ex­pli­ca­do có­mo es­tá la si­tua­ción: “Gra­cias a un acuer­do de in­ter­me­dia­ción en­tre los le­tra­dos he­mos con­se­gui­do que se re­par­tan las va­ca­cio­nes de los ni­ños. La se­ma­na pa­sa­da, Arant­xa es­tu­vo con sus hi­jos en una casa que al­qui­ló la ma­dre de la te­nis­ta en S’Aga­ró. La an­te­rior se­ma­na es­tu­vie­ron con su padre”.

El fue­go cru­za­do en­tre la pa­re­ja no ce­sa. San­ta­ca­na acusa a Sán­chez Vi­ca­rio de im­pe­dir que los ni­ños via­ja­ran con él a Es­pa­ña. “No es cier­to que Arant­xa ha­ya im­pe­di­do has­ta aho­ra que los ni­ños via­ja­sen. Lo que su­ce­dió fue un pro­ble­ma bu­ro­crá­ti­co con el pa­sa­por­te de uno de los ni­ños”, acla­ra el abo­ga­do.

En es­ta ba­ta­lla lle­na de du­ras acu­sa­cio­nes, Ra­món Tam­bo­re­ro ase­gu­ra que ha­ce tres me­ses que San­ta­ca­na no pa­ga na­da pa­ra la ma­nu­ten­ción de sus hi­jos, “si bien an­tes es­ta­ba pa­san­do una can­ti­dad mi­nús­cu­la y el se­gu­ro mé­di­co”. La re­la­ción en­tre la pa­re­ja es “nu­la” pe­se a que el em­pre­sa­rio sos­tie­ne lo con­tra­rio. A Arant­xa le do­lió que unas fo­tos del cum­plea­ños de su hija, al que asis­tie­ron los dos por con­se­jo de los me­dia­do­res que su­per­vi­san el bie­nes­tar de los me­no­res, apa­re­cie­ran en una re­vis­ta del co­ra­zón sin su co­no­ci­mien­to.

Am­bos han pe­di­do una pen­sión a la otra par­te. To­do in­di­ca, co­mo ha sucedido has­ta la fe­cha, que vol­ve­rá a ga­nar San­ta­ca­na y que se­rá Arant­xa quien de­ba pa­gar a su ex­ma­ri­do. Ella ha de­cla­ra­do an­te la juez que tie­ne unos al­tos in­gre­sos. Él di­ce no te­ner na­da.

La te­nis­ta vuel­ve a en­fren­tar­se con su ex­ma­ri­do Jo­sep San­ta­ca­na en los tri­bu­na­les de Mia­mi, don­de am­bos re­si­den. La cau­sa es aho­ra la cus­to­dia de sus dos hi­jos

/ GTRESONLIN­E

La te­nis­ta Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio, en Mia­mi don­de vi­ve con sus dos hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.