Ad­ver­ten­cia de la UE y de ONG de de­re­chos hu­ma­nos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AN­DRÉS MOURENZA,

El mie­do ate­na­za a los re­fu­gia­dos si­rios en Tur­quía. Va­rios mi­les han si­do de­te­ni­dos en Es­tam­bul en las úl­ti­mas se­ma­nas y cien­tos han si­do de­por­ta­dos a su país en una me­di­da sin pre­ce­den­tes des­de que el Eje­cu­ti­vo de Re­cep Tay­yip Er­do­gan de­cla­ra­se una po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas a quie­nes es­ca­pa­ban de la gue­rra. Se­gún la delegación pro­vin­cial del Go­bierno, en­tre el 12 y el 31 de ju­lio, 15.104 ex­tran­je­ros sin pa­pe­les (en­tre ellos 2.630 si­rios) fue­ron ex­pul­sa­dos de Es­tam­bul y en­via­dos a cen­tros de in­ter­na­mien­to co­mo pa­so pre­vio a la de­por­ta­ción, aun­que otras fuen­tes ele­van la ci­fra. La mis­ma ins­ti­tu­ción ha da­do de pla­zo has­ta el 20 de agos­to para que to­dos los re­fu­gia­dos si­rios no ins­cri­tos en Es­tam­bul aban­do­nen la ciu­dad.

Cuan­do el 22 de ju­lio

Afif re­gre­só a ca­sa de tra­ba­jar —12 ho­ras en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da si­ria—, dos com­pa­ñe­ros lo re­ci­bie­ron ató­ni­tos: “¿Qué ha­ces aquí? ¡Han de­te­ni­do a to­dos!”. Esa ma­ña­na, mien­tras es­ta­ba fue­ra, me­dia do­ce­na de agen­tes de po­li­cía se pre­sen­ta­ron en el edi­fi­cio y arres­ta­ron a 14 de sus ocu­pan­tes, en­tre ellos los tres her­ma­nos de

Afif. Dos de ellos ha­bían sa­li­do el mes an­te­rior de Si­ria para unir­se a sus otros dos her­ma­nos en Es­tam­bul, don­de re­si­dían des­de ha­cía un año. To­dos ve­nían de la pro­vin­cia de Id­lib, dia­na cons­tan­te de bom­bar­deos del ré­gi­men si­rio, y nin­guno te­nía la tar­je­ta de re­si­den­cia, pues no ha­bían po­di­do com­ple­tar los trá­mi­tes.

“Des­de 2016 se ha pues­to muy di­fí­cil re­gis­trar­se en Es­tam­bul. In­clu­so po­nen pro­ble­mas para re­no­var el per­mi­so. Tam­bién ocu­rre en ciu­da­des co­mo Ga­zian­tep o San­liur­fa, adon­de van los si­rios por­que hay otros com­pa­trio­tas”, ex­pli­ca un pe­rio­dis­ta si­rio que pi­de el ano­ni­ma­to. “Las au­to­ri­da­des di­cen que ya so­lo te pue­des re­gis­trar en otras pro­vin­cias del es­te o de la cos­ta del mar Ne­gro. Mu­chos lo han he­cho así y lue­go se van a Es­tam­bul a bus­car­se la vi­da. Otros mu­chos se que­dan sin pa­pe­les”, aña­de.

Cer­ca de 540.000 si­rios, se­gún da­tos ofi­cia­les, es­tán re­gis­tra­dos en Es­tam­bul, aun­que la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal para las Mi­gra­cio­nes es­ti­ma que has­ta 900.000 de los 3,6 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos de Si­ria en Tur­quía ha­bi­tan en la me­ga­ló­po­lis del Bós­fo­ro.

“Es­tam­bul ha al­can­za­do el lí­mi­te de su ca­pa­ci­dad, hay que re­du­cir la pre­sión”, afir­ma Ra­ma­zan Seçil­mis, je­fe del de­par­ta­men­to de Lu­cha con­tra la In­mi­gra­ción Ile­gal del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en un en­cuen­tro con la pren­sa ex­tran­je­ra. Así que, des­de me­dia­dos de ju­lio, la po­li­cía ha in­cre­men­ta­do los con­tro­les y re­da­das.

El cam­bio de po­lí­ti­ca ha­cia los re­fu­gia­dos si­rios es­tá re­la­cio­na­do con la pér­di­da de apo­yo al Go­bierno. “Tur­quía ase­gu­ra que ayu­da a los si­rios a re­tor­nar a su país, pe­ro ame­na­zar con en­ce­rrar­los has­ta que acep­tan re­gre­sar, o for­zar­los a fir­mar for­mu­la­rios y aban­do­nar­los en una zo­na de gue­rra no es ni vo­lun­ta­rio ni le­gal”, ha de­nun­cia­do Gerry Sim­psons, de Hu­man Rights Watch, a raíz del au­men­to de de­ten­cio­nes en Es­tam­bul.

Tam­bién la UE ha lan­za­do una ad­ver­ten­cia. El por­ta­voz de Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Car­los Mar­tín Ruiz de Gor­de­jue­la, re­cor­dó ha­ce unos días a Tur­quía que “los re­fu­gia­dos y de­man­dan­tes de asi­lo no de­ben y no pue­den ser for­za­dos a vol­ver a nin­gu­na par­te de Si­ria

Er­do­gan y su par­ti­do (AKP) ven la ra­zón de sus ma­los re­sul­ta­dos en las mu­ni­ci­pa­les de abril en el cre­cien­te re­cha­zo tur­co a los si­rios, há­bil­men­te ex­plo­ta­do por la opo­si­ción. El re­cha­zo va de la mano del em­peo­ra­mien­to de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca: una en­cues­ta de la con­sul­to­ra Kon­da re­ve­la que si en 2016 el 57% de los tur­cos veía bien com­par­tir ba­rrio con los re­fu­gia­dos, la ci­fra ha ba­ja­do al 31%. “Es in­jus­to cul­par a los si­rios mien­tras no se den las con­di­cio­nes para los re­tor­nos vo­lun­ta­rios”. El por­ta­voz sub­ra­yó que tan­to la le­gis­la­ción tur­ca co­mo el acuer­do an­ti­mi­gra­to­rio fir­ma­do por An­ka­ra y Bru­se­las en 2016 re­co­gen ese prin­ci­pio. Tam­bién ase­gu­ró que la UE con­fía en que Tur­quía “ve­ri­fi­ca­rá” las de­nun­cias de de­vo­lu­cio­nes for­zo­sas y to­ma­rá me­di­das.

A Bru­se­las no le que­da otro re­me­dio que con­fiar en la pa­la­bra de An­ka­ra, pues el acuer­do de 2016 con la UE para que fre­ne el pa­so de re­fu­gia­dos a Gre­cia a cam­bio de ayu­das se ba­sa en la con­si­de­ra­ción, dis­cu­ti­da por ONG, de que Tur­quía es un “ter­cer país se­gu­ro”. El acuer­do an­ti­mi­gra­to­rio ha cum­pli­do el ob­je­ti­vo

y le de­ci­mos al Go­bierno que no cai­ga en los mis­mos pos­tu­la­dos ra­cis­tas que la opo­si­ción”, des­ta­ca Ra­ma­zan Bey­han, pre­si­den­te de la aso­cia­ción is­la­mis­ta de de­re­chos hu­ma­nos Maz­lum­der.

Los que son de­te­ni­dos en Es­tam­bul y es­tán ins­cri­tos en otras pro­vin­cias son en­via­dos a ellas en au­to­bu­ses, sin po­si­bi­li­dad de em­pa­car sus per­te­nen­cias. Los que no tie­nen pa­pe­les, van a “cen­tros de in­ter­na­mien­to tem­po­ra­les” a prin­ci­pal: re­du­cir el nú­me­ro de lle­ga­das a tra­vés de la ru­ta Tur­quía-Gre­cia (se ha pa­sa­do de 860.000 per­so­nas en 2015 a 50.000 en 2018) y, co­mo con­tra­par­ti­da, la UE ha pre­su­pues­ta­do 6.000 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das para la in­te­gra­ción de los si­rios en Tur­quía, de los que ha des­em­bol­sa­do 2.400. En cam­bio, la otra pa­ta del acuer­do, la de de­vol­ver a Tur­quía a los mi­gran­tes irre­gu­la­res que es­tén en Gre­cia y, en su lu­gar, re­ci­bir si­rios por vías le­ga­les, no va co­mo se es­pe­ra­ba. En tres años, so­lo 20.000 re­fu­gia­dos de Tur­quía han si­do reasen­ta­dos en la UE (se ha­bían pro­me­ti­do 72.000) y Gre­cia so­lo ha po­di­do de­vol­ver a 1.500 mi­gran­tes a Tur­quía. Un al­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior tur­co ex­pli­ca que han de­ja­do de apli­car esa par­te del acuer­do “has­ta que la UE aprue­be la li­be­ra­li­za­ción de vi­sa­dos para los tur­cos”. fin de “re­gis­trar­los” y en­viar­los a otra pro­vin­cia, ex­pli­ca Seçil­mis.

Eso es lo que los agen­tes di­je­ron que le ocu­rri­ría a Ha­mad, uno de los her­ma­nos de Afif de­te­ni­do. Por eso, en prin­ci­pio, no se preo­cu­pó. “La po­li­cía no nos pe­gó, so­lo a uno que pro­tes­tó por la de­ten­ción”, ase­gu­ra por te­lé­fono. Sin em­bar­go, unos días des­pués vio con­mo­cio­na­do có­mo lo con­du­cían a la fron­te­ra y lo de­ja­ban en ma­nos de mi­li­cia­nos de Ha­yat Tah­rir al Sham (yiha­dis­tas que in­clu­yen a los de la an­ti­gua Al Qae­da en Si­ria y que con­tro­lan la pro­vin­cia re­bel­de de Id­lib). Le per­mi­tie­ron re­gre­sar a su ho­gar en Jisr al Shu­gur, des­de don­de ha­bla. Me­dia­da la con­ver­sa­ción se de­tie­ne: “Un avión del ré­gi­men es­tá so­bre­vo­lan­do. Ha­ce 30 mi­nu­tos han bom­bar­dea­do y hay un in­cen­dio cer­ca”.

En­ce­rra­dos

Otro ca­so es el de Fi­ras. Es­te si­rio me­nor de edad fue de­te­ni­do en enero en Gre­cia, des­po­ja­do de sus do­cu­men­tos y de­vuel­to a Tur­quía. Mal­vi­vió du­ran­te me­ses en Es­tam­bul, has­ta que en ma­yo, la po­li­cía lo de­tu­vo en un con­trol ru­ti­na­rio y lo de­por­tó. Fi­ras ale­gó que era ira­quí, pues­to que al ser de et­nia kur­da te­mía que Tur­quía lo en­via­se a la zo­na de Si­ria ba­jo con­trol de fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos. Aho­ra vi­ve en Zak­ho, en el Kur­dis­tán ira­quí.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Sü­ley­man Soy­lu, nie­ga que ha­ya de­por­ta­cio­nes: “Nun­ca he­mos de­por­ta­do y no po­de­mos de­por­tar a si­rios que tie­nen es­ta­tus de pro­tec­ción tem­po­ral”. El res­pon­sa­ble de com­ba­tir la in­mi­gra­ción irre­gu­lar coin­ci­de. Para él, lo de Ha­mad y Fi­ras no ha pa­sa­do. “So­lo se de­vuel­ve a si­rios a tra­vés de las puer­tas fron­te­ri­zas de Ki­lis y Ga­zian­tep [ha­cia te­rri­to­rio si­rio con­tro­la­do por el Ejér­ci­to tur­co]. To­dos los que re­gre­san a Si­ria lo ha­cen de for­ma vo­lun­ta­ria”. A Ha­mad, an­tes de po­ner­lo en la fron­te­ra le obli­ga­ron a fir­mar un do­cu­men­to en tur­co, que no en­tien­de. Co­mo a mu­chos otros, de­nun­cia la pren­sa lo­cal. Los que se nie­gan a fir­mar la de­por­ta­ción “vo­lun­ta­ria” si­guen en­ce­rra­dos has­ta que cam­bien de opi­nión.

“Ha­ce me­ses que se re­gis­tra­ban de­por­ta­cio­nes en ca­lien­te en otras pro­vin­cias, pe­ro lo que es­tá ocu­rrien­do en Es­tam­bul su­po­ne una es­ca­la­da im­por­tan­te. Ten­go va­rios ami­gos que lle­van diez días en­ce­rra­dos en ca­sa te­me­ro­sos de sa­lir a la ca­lle y que les de­ten­gan”, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta si­rio.

Las ci­fras bai­lan, pe­ro la pren­sa tur­ca ha­bla de 5.000 si­rios de­te­ni­dos en Es­tam­bul, de los que un mi­llar ha­brían si­do de­por­ta­dos. Y un em­plea­do del pues­to fronterizo de Bab al-Ha­wa (el mis­mo usa­do por Ha­mad), di­jo a la agen­cia Reu­ters que, du­ran­te to­do ju­lio, 4.500 si­rios re­gre­sa­ron por ese pun­to, si bien no hay es­ta­dís­ti­cas so­bre cuán­tos lo hi­cie­ron obli­ga­dos y cuán­tos den­tro del pro­gra­ma de re­torno vo­lun­ta­rio por el que, en los úl­ti­mos años, 337.729 re­fu­gia­dos han vuel­to a Si­ria.

Un afec­ta­do afir­ma que le obli­ga­ron a fir­mar que el re­torno era vo­lun­ta­rio

/ OZAN KOSE (AFP)

Fa­mi­lia­res de una re­fu­gia­da que re­tor­na vo­lun­ta­ria­men­te a Si­ria se des­pi­den de ella, el mar­tes en Es­tam­bul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.