Puig­de­mont se apa­ga y lla­ma a la con­fron­ta­ción

Los va­ra­pa­los ju­di­cia­les, la pér­di­da de alia­dos y las dispu­tas in­ter­nas de­jan al ex­pre­si­den­te más ais­la­do que nun­ca

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ÁL­VA­RO SÁN­CHEZ,

La ca­ja de re­so­nan­cia fa­bri­ca­da por Carles Puig­de­mont en Wa­ter­loo ya no es la que era. Los re­cien­tes va­ra­pa­los ju­di­cia­les del Tribunal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go pri­me­ro, y de la Cor­te de Lu­xem­bur­go des­pués, han aca­ba­do con el au­ra de im­ba­ti­bi­li­dad la­bra­da en los pro­ce­sos en Bél­gi­ca y Ale­ma­nia, y mer­ma­do la fe del se­ce­sio­nis­mo en que los jue­ces eu­ro­peos aca­ben dán­do­les la ra­zón en su li­ti­gio con España. La pren­sa in­ter­na­cio­nal, an­ta­ño pre­sen­te en to­das las con­vo­ca­to­rias del ex­pre­si­den­te ca­ta­lán, ha re­du­ci­do os­ten­si­ble­men­te el in­te­rés por sus mo­vi­mien­tos. En el Par­la­men­to Eu­ro­peo, don­de has­ta ha­ce unas se­ma­nas el in­de­pen­den­tis­mo con­ta­ba con cua­tro eu­ro­dipu­tados, se han que­da­do en cuadro, con Dia­na Ri­bó (ERC) co­mo único al­ta­voz tras la ex­clu­sión del pro­pio Puig­de­mont, To­ni Co­mín (JxCAT) y Oriol Jun­que­ras (ERC) por sus cuen­tas pen­dien­tes con la jus­ti­cia.

La lis­ta de con­tra­tiem­pos es lar­ga. Los alia­dos fla­men­cos de la an­ti­in­mi­gra­ción N-VA han sa­li­do del Go­bierno bel­ga, con lo que el res­pal­do so­bre el te­rreno ha per­di­do fue­lle. Uno de sus miem­bros más ac­ti­vos, Jan Peu­mans, que pro­ta­go­ni­zó un so­no­ro en­fren­ta­mien­to con el Go­bierno es­pa­ñol, ya no es­tá al mando del Par­la­men­to fla­men­co. Ni es mi­nis­tro de De­fen­sa bel­ga San­der Loo­nes, que lle­gó a rea­li­zar co­lec­tas para el pro­cés. El des­mo­ro­na­mien­to in­clu­ye una fuer­te ra­len­ti­za­ción de las ad­he­sio­nes al Con­sell per la Re­pú­bli­ca, la es­truc­tu­ra des­de la que Puig­de­mont di­ri­ge el en­tra­ma­do in­de­pen­den­tis­ta en el ex­te­rior y una de sus fuen­tes de fi­nan­cia­ción gra­cias a los ca­si 700.000 eu­ros re­cau­da­dos en cuo­tas.

En el ám­bi­to co­mu­ni­ta­rio, el re­par­to de car­gos eu­ro­peo po­día ser vis­to por el in­de­pen­den­tis­mo co­mo una opor­tu­ni­dad para rom­per con el res­pal­do de las ins­ti­tu­cio­nes al Go­bierno es­pa­ñol. Pe­ro el ali­vio por la sa­li­da de per­so­na­li­da­des in­có­mo­das co­mo el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo An­to­nio Ta­ja­ni es­tá le­jos de ga­ran­ti­zar un cam­bio fun­da­men­tal. Fuen­tes co­mu­ni­ta­rias apun­tan a que su su­ce­sor, el so­cia­lis­ta Da­vid Sas­so­li, man­tie­ne una pos­tu­ra si­mi­lar so­bre Ca­ta­lu­ña. Y la elec­ción de Josep Bo­rrell co­mo je­fe de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea com­pli­ca la di­fu­sión del re­la­to de la España re­pre­so­ra tan­tas ve­ces re­pe­ti­do des­de Wa­ter­loo.

“Es muy di­fí­cil ex­pli­car que vi­ven en un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio cuan­do al fren­te del Go­bierno con más mu­je­res de la OCDE es­tá el ma­yor par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta de la UE”, apun­ta un eu­ro­par­la­men­ta­rio so­cia­lis­ta. La teo­ría del cuan­to peor me­jor, abra­za­da por Puig­de­mont, cuen­ta to­da­vía con la in­ves­ti­du­ra fa­lli­da y la sen­ten­cia del jui­cio del pro­cés co­mo po­ten­cia­les fo­cos de des­es­ta­bi­li­za­ción. Aun­que tam­bién de di­sen­sión in­ter­na. “14 abs­ten­cio­nes a cam­bio de na­da”, de­cía un tuit com­par­ti­do por el ex­pre­si­dent, crí­ti­co con ERC por no re­cha­zar la can­di­da­tu­ra de Pe­dro Sán­chez a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

En­tre los ex­con­se­je­ros hui­dos a Bél­gi­ca hay quien da por he­cho que España reac­ti­va­rá la eu­ro­or­den una vez ha­ya sen­ten­cia para el jui­cio del pro­cés. Y si se da el es­ce­na­rio, hay es­cep­ti­cis­mo so­bre la po­si­bi­li­dad de que pue­dan vol­ver a es­qui­var la ex­tra­di­ción. En­tre­tan­to, Puig­de­mont aca­ba de pu­bli­car un li­bro ba­jo el tí­tu­lo de Re-unim-nos en el que lan­za la enési­ma lla­ma­da a la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo. En sus 50 pá­gi­nas acu­sa a España de bus­car su muer­te ci­vil, se mues­tra cons­cien­te de la ima­gen de le­ja­nía que pue­de

El po­lí­ti­co ca­ta­lán nie­ga ser un “náu­fra­go en una is­la de­sier­ta”

trans­mi­tir su li­de­raz­go des­de Bél­gi­ca, pe­ro re­cha­za que viva ais­la­do de la reali­dad. “Quie­ro de­cir que to­das es­tas re­fle­xio­nes que he ido te­nien­do, al­gu­nas de las cua­les sin­te­ti­zo en es­te es­cri­to, no son las de un náu­fra­go aban­do­na­do en una is­la de­sier­ta”, di­ce.

Ade­más de mos­trar­se crí­ti­co con la desunión de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, a los que acu­sa de ge­ne­rar “preo­cu­pa­ción, con­fu­sión y des­mo­vi­li­za­ción”, no re­tro­ce­de ni un mi­lí­me­tro en sus pos­tu­la­dos. Iden­ti­fi­ca las po­lí­ti­cas de Sán­chez con las del PP y man­tie­ne la apues­ta por la vía uni­la­te­ral ha­cia la in­de­pen­den­cia. “El único ca­mino que nos pue­de ga­ran­ti­zar el ob­je­ti­vo pa­sa, la­men­ta­ble­men­te, por una inevi­ta­ble con­fron­ta­ción con el Es­ta­do”.

Un año y nue­ve me­ses des­pués de su ate­rri­za­je en Bru­se­las, Puig­de­mont no ha cam­bia­do de ro­pa­je ideo­ló­gi­co, pe­ro se ha vuel­to más cau­to en sus mo­vi­mien­tos. Cuan­do via­jó a Fin­lan­dia des­oyen­do el con­se­jo de su abo­ga­do Paul Be­kaert aca­bó sien­do de­te­ni­do en Ale­ma­nia. El mes pa­sa­do, aga­za­pa­do en la fron­te­ra en­tre Ale­ma­nia y Fran­cia, op­tó por no pi­sar Es­tras­bur­go, don­de 10.000 ma­ni­fes­tan­tes le es­pe­ra­ban con fer­vor cua­si re­li­gio­so para apo­yar su in­gre­so en el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

El pró­xi­mo via­je es­tá cer­ca. En oto­ño le aguar­dan en Ca­na­dá, don­de los in­de­pen­den­tis­tas de Que­bec bus­can re­vul­si­vos para re­cu­pe­rar­se de la san­gría elec­to­ral. Mien­tras, en me­dio de la opa­ci­dad so­bre la fi­nan­cia­ción de sus ac­ti­vi­da­des, Puig­de­mont ba­sa su le­gi­ti­mi­dad en su gran re­sul­ta­do elec­to­ral del 26-M, se aga­rra al cla­vo ar­dien­do de un fu­tu­ro fa­llo fa­vo­ra­ble de los jue­ces eu­ro­peos que le per­mi­ta ser eu­ro­dipu­tado, y se em­plea a fon­do en Twit­ter para man­te­ner el con­tac­to con los su­yos y tras­la­dar la ilu­sión de nor­ma­li­dad iden­ti­fi­cán­do­se con las cau­sas más di­ver­sas, de los ya­zi­díes al Me too o las res­tric­cio­nes a las ar­mas en EE UU.

Las do­na­cio­nes fla­quean y los apo­yos ex­te­rio­res son me­no­res

/ AÏDA SÁN­CHEZ (EFE)

El ex­pre­si­den­te Puig­de­mont, ayer con el ex­con­se­je­ro ca­ta­lán To­ni Co­mín y To­rra, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, en Wa­ter­loo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.