Des­per­di­cio ali­men­ta­rio en España

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

agua usa­da con fi­nes agrí­co­las, ade­más de des­truir bio­di­ver­si­dad y cos­tar­le a la eco­no­mía mun­dial unos 990.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Por otro la­do, con­cluía que dis­mi­nuir el de­rro­che re­du­ci­ría “la pre­sión so­bre el cli­ma, el agua y la tie­rra”, y ten­dría un im­pac­to po­si­ti­vo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

La au­sen­cia de nor­mas co­mu­ni­ta­rias es­pe­cí­fi­cas no im­pi­de, sin em­bar­go, que ca­da país im­ple­men­te sus le­yes. Es el ca­so de Fran­cia, que en 2015 to­mó una de­ci­sión pio­ne­ra a tra­vés de una en­mien­da a su ley de Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca: prohi­bir que los su­per­mer­ca­dos con una su­per­fi­cie su­pe­rior a los 400 me­tros ti­ren pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros. En su lu­gar, es­tán obli­ga­dos a do­nar­los o a des­ti­nar­los a com­pos­ta­je. Pe­ro la apues­ta del país ga­lo por la eco­no­mía cir­cu­lar no se que­dó ahí. Ha­ce dos me­ses, Pa­rís anun­ció que a par­tir de 2023 am­plia­rá la me­di­da a otros pro­duc­tos, co­mo ro­pa o elec­tro­do­més­ti­cos, para evitar que se ti­ren o des­tru­yan.

“En España ha­ría fal­ta una ley si­mi­lar, pe­ro una di­rec­ti­va po­ten­te se­ría lo me­jor; es una gran asig­na­tu­ra pen­dien­te”, co­men­ta Ju­lio Ba­rea, res­pon­sa­ble de cam­pa­ñas de con­su­mo y bio­di­ver­si­dad en Green­pea­ce España. Ba­rea re­cuer­da que la pro­duc­ción y trans­por­te de ali­men­tos im­pli­can un enor­me uso de ener­gía, sin con­tar con los re­si­duos que se ge­ne­ran y que no se ges­tio­nan de ma­ne­ra efi­cien­te. “La di­rec­ti­va eu­ro­pea [so­bre ges­tión de re­si­duos] di­ce que la ma­te­ria or­gá­ni­ca no tie­ne que aca­bar en los ver­te­de­ros; de ella se po­dría ex­traer me­tano para pro­du­cir bio­gás y con lo que so­bra ha­cer bio­com­post, pe­ro en España no te­ne­mos ni plan­tas para ha­cer­lo ni un sis­te­ma de re­co­gi­da”, la­men­ta. “No es so­lo una cues­tión de los Es­ta­dos, tam­bién hay que pla­ni­fi­car mu­cho me­jor lo que va­mos a con­su­mir”.

A fal­ta de nor­mas que prohí­ban prác­ti­cas que fa­vo­re­cen el des­per­di­cio de ali­men­tos e in­cen­ti­ven las que lo re­du­cen, las ini­cia­ti­vas pri­va­das se han mul­ti­pli­ca­do. La aso­cia­ción de fa­bri­can­tes y dis­tri­bui­do­res Ae­coc, que agru­pa a 30.000 em­pre­sas, lan­zó en 2012 un pro­yec­to con­tra es­te pro­ble­ma al que se han ad­he­ri­do 500 com­pa­ñías que, se­gún sus da­tos, han re­du­ci­do su des­per­di­cio en es­te tiem­po de un 1,71% del to­tal pro­du­ci­do a un 0,7%. Mi­llo­nes de ki­los o li­tros 2017 Mi­llo­nes de ki­los o li­tros (2018) 2018 Al­ta y me­dia al­ta Me­dia Me­dia ba­ja Ba­ja Jo­ve­nes in­de­pen­dien­tes Parejas jo­ve­nes sin hi­jos Parejas con hi­jos pe­que­ños Parejas con hi­jos edad me­dia Parejas con hi­jos ma­yo­res Ho­ga­res mo­no­pa­ren­ta­les Parejas adul­tas sin hi­jos Adul­tos in­de­pen­dien­tes Ju­bi­la­dos

“Ve­mos ca­da vez más im­pli­ca­ción a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal”, opi­na Jo­nat­han Zar­za­le­jo, un “gue­rre­ro con­tra el des­per­di­cio” y miem­bro del mo­vi­mien­to Too Good To go. Es­ta ini­cia­ti­va po­ne en con­tac­to a es­ta­ble­ci­mien­tos de res­tau­ra­ción y ven­ta de co­mi­da con per­so­nas que quie­ren sal­var a los ali­men­tos de aca­bar en el ver­te­de­ro. A tra­vés de una apli­ca­ción, las em­pre­sas ofer­tan lo­tes de lo que no ha­yan ven­di­do du­ran­te el día a muy ba­jo pre­cio. El usua­rio pue­de ad­qui­rir­lo —sin sa­ber qué con­tie­ne— en ho­ra­rio co­mer­cial. “La aco­gi­da en España ha si­do muy bue­na; en 11 me­ses te­ne­mos 450.000 per­so­nas re­gis­tra­das en 14 pro­vin­cias”, afir­ma Zar­za­le­jo.

Fran­cis­co de La Ma­ta, de 26 años, es uno de los usua­rios de la apli­ca­ción. “La co­no­cí por­que una ami­ga con­cien­cia­da con el pro­ble­ma me ha­bló de ella”. Eso fue ha­ce tres me­ses y el jo­ven, re­cién in­de­pen­di­za­do, no so­lo en­cuen­tra útil la ini­cia­ti­va para aho­rrar en gas­tos —un me­nú de en­tre 10 y 15 eu­ros en el mer­ca­do cues­ta por es­ta vía me­nos de cin­co—, sino que ade­más ha am­plia­do sus co­no­ci­mien­tos so­bre la re­la­ción en­tre co­mi­da y me­dio am­bien­te. “La apli­ca­ción te di­ce cuán­to CO le aho­rras a la at­mós­fe­ra

2 sal­van­do tu pack de co­mi­da”, po­ne de ejem­plo. “Me sien­to par­tí­ci­pe de una ini­cia­ti­va bo­ni­ta y sen­ci­lla para re­du­cir el des­pil­fa­rro”. Aho­ra, es él quien les cuen­ta a sus co­le­gas los be­ne­fi­cios para el pla­ne­ta y el bol­si­llo de es­te ti­po de he­rra­mien­tas.

Co­mo Too Good To Go, hay in­fi­ni­dad de apli­ca­cio­nes y pro­yec­tos ciu­da­da­nos con­tra el des­per­di­cio. Para com­par­tir co­mi­da, sal­var­la, or­ga­ni­zar me­jor el fri­go­rí­fi­co, com­par­tir re­ce­tas de reciclaje de ali­men­tos... “Ca­da vez se ha­bla más de es­to, pe­ro to­da­vía ha­ce fal­ta una ma­yor con­cien­cia­ción del con­su­mi­dor”, apun­ta Zar­za­le­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.