Una ley para que no desis­ta quien desea dar ali­men­tos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JUAN CAR­LOS SANZ,

Dis­mi­nu­ye

3.686.927 2.858.659 1.283.992 1.087.750 985.858 905.698 873.859 623.813 582.058

543.038

470.464

390.402

388.589

367.397

309.213

281.055

277.425

277.232

246.327

241.974

87.959 73.253 73.107 71.670 70.401 62.914 61.855 61.844 59.584 57.528 45.045 43.752 36.163 34.838 32.790 28.525 24.881 23.590 21.371 17.251 Una cuar­ta par­te de la co­mi­da pre­pa­ra­da y de los ali­men­tos de Is­rael aca­ba en la ba­su­ra. Mien­tras, un 20% de los cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del país es­tá en si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Se­gu­ri­dad So­cial. El dé­fi­cit nu­tri­cio­nal gol­pea en par­ti­cu­lar a 840.000 ni­ños. La ele­va­da na­ta­li­dad en la co­mu­ni­dad ára­be is­rae­lí (20% de la po­bla­ción) y en­tre los ju­díos ul­tra­or­to­do­xos (12%) —las ca­pas de la so­cie­dad con me­nor ni­vel de in­gre­sos—, si­túa a Is­rael a la co­la en­tre los 36 Es­ta­dos miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), con el 19% de sus ciu­da­da­nos por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za.

Al me­nos la mi­tad de los ali­men­tos des­pil­fa­rra­dos se pue­den re­cu­pe­rar para el con­su­mo hu­mano.

Para re­me­diar es­ta con­tra­dic­ción en un país al­ta­men­te desa­rro­lla­do (con un PIB per cá­pi­ta en 2018 de 35.200 eu­ros, fren­te a los 25.900 de España) el Ban­co de Ali­men­tos de Is­rael —de la mano de dipu­tados de va­rios par­ti­dos de la Kne­set (Par­la­men­to)— im­pul­só el año pa­sa­do una re­for­ma le­gal para eli­mi­nar tra­bas que fre­nan la do­na­ción de ali­men­tos des­ti­na­dos a ter­mi­nar en los ver­te­de­ros. La cultura ju­rí­di­ca is­rae­lí, ins­pi­ra­da en la ex­tre­ma li­ti­gio­si­dad es­ta­dou­ni­den­se, obli­ga a los res­pon­sa­bles de los es­ta­ble­ci­mien­tos dis­pues­tos a en­tre­gar a una ONG co­mi­da desecha­da a re­que­rir an­tes un in­for­me le­gal. El dic­ta­men sue­le des­acon­se­jar la do­na­ción.

Evitar de­man­das

An­tes que afron­tar de­man­das mi­llo­na­rias por res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, e in­clu­so un pro­ce­so pe­nal, si los ali­men­tos lle­gan en mal es­ta­do al des­ti­na­ta­rio, mu­chos pro­pie­ta­rios de su­per­mer­ca­dos o res­tau­ran­tes pre­fie­ren arro­jar sus ex­ce­den­tes a la ba­su­ra. La Co­mi­sión de Sa­lud y Ser­vi­cios So­cia­les de la Kne­set apro­bó ini­cial­men­te una re­for­ma para exi­mir de res­pon­sa­bi­li­dad a quien “do­ne de bue­na fe ali­men­tos a una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro para que los dis­tri­bu­ya”, tam­bién apli­ca­ble a las ONG.

La di­so­lu­ción del Par­la­men­to a fi­na­les de 2018 y las dos con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les en­ca­de­na­das es­te año an­te el blo­queo po­lí­ti­co que ha im­pe­di­do por aho­ra la for­ma­ción de Go­bierno, han de­ja­do en sus­pen­so la apro­ba­ción de la nue­va le­gis­la­ción. El Ban­co de Ali­men­tos de Is­rael es­ti­ma que con una quin­ta par­te de las 2,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da (eva­lua­das en unos 5.000 mi­llo­nes de eu­ros) que se des­per­di­cian ca­da año en el país se po­drían cu­brir las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les ge­ne­ra­das por la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.