Ope­ra­ción pla­to re­lu­cien­te

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JAI­ME SANTIRSO,

En los res­tau­ran­tes de Chi­na, una pa­la­bra se ha he­cho ca­da vez más ha­bi­tual al fi­nal de ca­da co­mi­da: da­bao. Gra­cias a ella, los res­tos que an­tes aca­ba­ban en la ba­su­ra aho­ra se em­pa­que­tan en una ban­de­ja de plás­ti­co que los co­men­sa­les pue­den lle­var­se a ca­sa. So­bre la me­sa, la cultura chi­na ha­ce com­pli­ca­do evitar el des­pil­fa­rro de ali­men­tos: los cá­no­nes man­dan que se pi­dan va­rios pla­tos que se co­lo­can en el cen­tro para que to­do el mun­do pue­da pro­bar de ca­da uno de ellos, lo que su­po­ne una gran can­ti­dad de so­bras. Si la con­cien­cia­ción em­pe­zó a cre­cer en 2013 fue gra­cias a un has­tag.

Cuan­do Xu Zhi­jun se mu­dó a Pe­kín para tra­ba­jar en un pe­rió­di­co es­pe­cia­li­za­do en agri­cul­tu­ra se que­dó ho­rro­ri­za­do an­te la can­ti­dad de co­mi­da que se des­per­di­cia­ba ca­da día en la ca­pi­tal: so­lo los res­tos de los co­me­do­res uni­ver­si­ta­rios po­drían ali­men­tar a 10 mi­llo­nes de per­so­nas al año. Para él, hi­jo de agri­cul­to­res que ha­bía apren­di­do “des­de pe­que­ño a va­lo­rar la co­mi­da”, aque­llo cla­ma­ba al cie­lo. Aún más en un país en el que, aun­que la si­tua­ción es­tá me­jo­ran­do en to­das las ca­pas so­cia­les, 16,6 mi­llo­nes de per­so­nas to­da­vía vi­ven por de­ba­jo del um­bral na­cio­nal de po­bre­za. Por eso, con su mó­vil en la mano, Xu se pu­so ma­nos a la obra para so­lu­cio­nar­lo.

Su ges­to fue col­gar en Wei­bo —equi­va­len­te chino de Twit­ter, con 400 mi­llo­nes de usua­rios— una fo­to de su pla­to va­cío des­pués de co­mer, acom­pa­ña­do de las pa­la­bras guang­pan xing­dong, “ope­ra­ción pla­to bri­llan­te”. Es­ta cam­pa­ña pron­to se vol­vió vi­ral. Xu te­mía que fue­ra ol­vi­da­da rá­pi­da­men­te, co­mo es ha­bi­tual en re­des

so­cia­les, pe­ro eso de­jó de ser una preo­cu­pa­ción cuan­do los me­dios na­cio­na­les la im­pul­sa­ron e in­clu­so apa­re­ció en la por­ta­da del pri­mer pe­rió­di­co del país, el Dia­rio del Pue­blo. Pe­ro eso no fue to­do: el clí­max lle­gó cuan­do el pre­si­den­te Xi Jin­ping la men­cio­nó en un dis­cur­so ofi­cial, sen­ten­cian­do: “Los há­bi­tos de­rro­cha­do­res de­ben aca­bar de in­me­dia­to”.

De es­ta for­ma, el Go­bierno apos­ta­ba por una lí­nea que ya ha­bía co­men­za­do con una ini­cia­ti­va co­no­ci­da co­mo “cua­tro pla­tos y una sopa”, con la que pre­ten­día con­tro­lar la glo­to­ne­ría de los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos. To­da­vía hoy, la bús­que­da del tér­mino “ope­ra­ción pla­to bri­llan­te” en las re­des so­cia­les chi­nas arro­ja re­sul­ta­dos de pla­tos re­lu­cien­tes, sín­to­ma de una con­cien­cia y un es­tó­ma­go sa­tis­fe­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.