Qué tie­nen en co­mún Car­me­na, Ra­pi­noe y la Ca­pi­ta­na Mar­vel

Un cam­bio que se ra­len­ti­za y que pe­li­gra

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - Por pri­me­ra vez las ni­ñas quie­ren ser fut­bo­lis­tas, se­gún una en­cues­ta. Las ‘re­fe­ren­tas’ cam­bian los sue­ños in­fan­ti­les ISA­BEL VAL­DÉS,

Pa­blo pi­dió in­sis­ten­te­men­te una Ca­pi­ta­na Mar­vel por su sex­to cum­plea­ños ha­ce dos se­ma­nas, le lle­gó por Ama­zon al pe­que­ño pue­blo man­che­go don­de vi­ve. Ma­ría, de nue­ve, se em­pe­ñó en ha­cer su ex­po­si­ción oral en el co­le­gio ma­dri­le­ño al que va so­bre Gre­ta Thun­berg —la voz y el ros­tro de la lu­cha ju­ve­nil con­tra el cam­bio cli­má­ti­co— y se nie­ga a usar ser­vi­lle­tas de pa­pel por­que no son eco­ló­gi­cas; se lo re­pi­te a su abue­la ca­da vez que le po­ne una so­bre la me­sa. Y Can­de­la, a la que el fút­bol le gus­ta des­de que so­pló tres ve­las so­bre su tar­ta de cum­plea­ños, es­tá aho­ra, con seis, des­lum­bra­da por Me­gan Ra­pi­noe, la ca­pi­ta­na de la se­lec­ción na­cio­nal de fút­bol de Es­ta­dos Uni­dos, y es­te año ha ju­ga­do por pri­me­ra vez en un equi­po, el de su ba­rrio, en el cen­tro de Ma­drid. Aun­que es mix­to, ella ha si­do la úni­ca ju­ga­do­ra.

La reali­dad más in­me­dia­ta, la del día a día, mues­tra que la si­tua­ción es­tá cam­bian­do, que ca­da vez hay más mu­je­res y más vi­si­bles en más ám­bi­tos: el nom­bre de Ra­pi­noe, co­mo el de la na­da­do­ra Mi­reia Bel­mon­te o el de la can­tan­te Ai­ta­na son al­gu­nos de los que ya for­man par­te del ima­gi­na­rio de ni­ñas y ni­ños. Se las lla­ma re­fe­ren­tes, ¿pe­ro lo son? ¿Es­tá con­so­li­da­do? En la úl­ti­ma en­cues­ta de Adec­co a unos 1.800 me­no­res de en­tre 4 y 16 años so­bre qué quie­ren ser cuan­do sean ma­yo­res, pu­bli­ca­da el mar­tes, por pri­me­ra vez en 15 años las ni­ñas con­tes­ta­ron “fut­bo­lis­tas” (7,1%). Un pe­que­ño pa­so den­tro de unas res­pues­tas que se repiten año tras año: ellos si­guen so­ñan­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te con ser co­mo Mes­si (uno de ca­da cua­tro) y ellas, pro­fe­so­ras (una de ca­da cin­co).

Es­to tie­ne que ver con la vi­sión de Nuria Va­re­la, ex­per­ta en fe­mi­nis­mo y vio­len­cia de gé­ne­ro, que re­la­ta có­mo en el si­glo XXI se si­gue ha­blan­do de pio­ne­ras en el re­la­to me­diá­ti­co, se si­guen co­pian­do mo­de­los mas­cu­li­nos y no hay una vi­sua­li­za­ción de las mu­je­res en plu­ral. “Pa­re­ce que las mu­je­res ha­cen las co­sas so­las o de for­ma ca­sual y que cuan­do una con­si­gue al­go es por­que so­bre­sa­le so­bre la me­dio­cri­dad de las de­más”. Eso, se­gún ella, sig­ni­fi­ca que los cam­bios son mí­ni­mos: “Los re­fe­ren­tes no tie­nen mu­cha for­ta­le­za o no se con­so­li­dan”.

Asun­ción Ber­nár­dez, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fe­mi­nis­tas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, ahon­da en la cues­tión. Ex­pli­ca que “ni­ños y ni­ñas se “Cla­ro que he­mos cam­bia­do, ve­nía­mos de es­tar ba­jo mí­ni­mos en la dic­ta­du­ra”, ex­cla­ma Nuria Va­re­la, ex­per­ta en fe­mi­nis­mo y vio­len­cia machista. Pe­ro ase­gu­ra que esos cam­bios se han ra­len­ti­za­do y la igual­dad real no lle­ga: las mu­je­res no co­bran lo mis­mo, no tie­nen las mis­mas pen­sio­nes ni los mis­mos re­cur­sos ni los mis­mos pues­tos, no pi­san las ca­lles igual y se ven so­me­ti­das a una vio­len­cia es­pe­cí­fi­ca: la de gé­ne­ro.

Con ese con­tex­to, la po­lí­ti­ca es cla­ve. Tan­to para Va­re­la co­mo para Asun­ción Ber­nár­dez, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fe­mi­nis­tas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, el au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha es una aler­ta para el el fe­mi­nis­mo. Am­bas com­par­ten cier­to te­mor. “Esos dis­cur­sos con­ser­va­do­res son lle­var a España a tiem­pos pa­sa­dos. Es la tra­ge­dia que es­ta­mos vi­vien­do”, con­clu­ye Ber­nár­dez.

edu­can co­pian­do a los adul­tos”, e in­sis­te en que ese pro­ce­so de co­pia es fun­da­men­tal. Para que sea con­sis­ten­te, apun­ta, hay que cam­biar for­ma y fon­do: “Cuan­do una mu­jer al­can­za al­gu­na meta hay que ver qué pro­ce­sos so­cia­les hay de­trás. Los lo­gros no son tan­to de las per­so­nas co­mo de los gru­pos so­cia­les. Ha­bría que em­pe­zar a ana­li­zar­los”. Ber­nár­dez se que­ja, co­mo Va­re­la, de la au­sen­cia de re­la­to plu­ral y del efec­to pio­ne­ris­mo. “Para que una mu­jer se ha­ga fa­mo­sa ha­cien­do al­go ha ha­bi­do cien­tos que lo han he­cho an­tes”.

In­clu­so aho­ra —di­cen— con mu­chos más nom­bres en el re­la­to me­diá­ti­co, aún los de ellas son mu­cho me­nos nu­me­ro­sos y se re­cuer­dan de for­ma me­nos ins­tan­tá­nea: “His­tó­ri­cas sa­len, pe­ro mu­je­res in­dis­cu­ti­bles de hoy, no”. Para que eso de­je de ocu­rrir, Va­re­la se­ña­la los es­te­reo­ti­pos: “Es lo que no he­mos ro­to, no en lo edu­ca­ti­vo, que es de­ter­mi­nan­te”. Apun­ta a que si­gue sin es­tu­diar­se qué hi­cie­ron y ha­cen las mu­je­res, que el au­la si­gue sien­do mas­cu­li­na y que si­gue ha­bien­do un re­la­to ses­ga­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en­fo­ca­do de tal ma­ne­ra que es di­fí­cil que las ni­ñas, y so­bre to­do los ni­ños, se iden­ti­fi­quen: “En el de­por­te, que es el área don­de más mu­je­res des­ta­can úl­ti­ma­men­te [la ju­ga­do­ra de bád­min­ton Ca­ro­li­na Ma­rín, la atle­ta Ruth Bei­tia o la pi­lo­to Ana Ca­rras­co], se las si­gue lla­man­do ‘las rei­nas de’, ‘las ma­dres de’… Los ro­les si­guen ahí”.

Rit­xar Ba­ce­te es más op­ti­mis­ta: “La prue­ba del al­go­dón es­tá en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. La mía tie­ne el las­tre de re­fe­ren­tes del pa­sa­do, pe­ro es­ta no”. El an­tro­pó­lo­go ex­per­to en igual­dad ase­gu­ra que to­do el tra­ba­jo del fe­mi­nis­mo del si­glo XX es­tá sien­do re­co­gi­do por las ni­ñas del si­glo XXI. “Hay una se­rie de ac­ti­vos re­fe­ren­cia­les que son po­de­ro­sos y nue­vos, ele­men­tos que no fui­mos ca­pa­ces de cons­truir en el pa­sa­do y ele­men­tos sim­bó­li­cos que son in­ne­ga­bles y que ayu­dan a ha­cer des­apa­re­cer los es­te­reo­ti­pos”, di­ce.

Esos cli­chés pue­den pu­lir­se, por ejem­plo y en­tre otros ám­bi­tos, con re­fe­ren­tes den­tro del ho­gar. Lo per­ci­be So­le­dad, la ma­dre de Ma­ría, la fan de Gre­ta Thun­berg. Ella, al con­tra­rio que Can­de­la, que no quie­re ni ver las mu­ñe­cas,

“Los mo­de­los no tie­nen mu­cha fuer­za o no se con­so­li­dan”, di­ce una fe­mi­nis­ta

Hay una to­ma de con­cien­cia ge­ne­ral a la que han ayu­da­do las re­des so­cia­les

sí ju­ga­ba con ellas: cuan­do las acos­ta­ba les co­lo­ca­ba unas ga­fas y un li­bro. Aho­ra que es­tá a pun­to de cum­plir nue­ve años lee, pin­ta y tras­tea ju­gan­do a ser cien­tí­fi­ca en la co­ci­na. So­le­dad, su ma­dre, es­tá con­ven­ci­da de que para su hi­ja ver a mu­je­res ocu­pan­do es­pa­cios y ha­cien­do de­ter­mi­na­das co­sas sig­ni­fi­ca que ella pue­de ocu­par­los y ha­cer­las tam­bién: “Ha­cien­do fi­chas de di­bu­jo para apren­der vo­ca­bu­la­rio en in­glés tu­vo que di­bu­jar un al­cal­de, ella pin­tó a Ma­nue­la Car­me­na. Es­tá cla­ro que los mo­de­los fun­cio­nan”.

En ni­ñas co­mo Ma­ría, y so­bre to­do en ado­les­cen­tes, Nuria Va­re­la es don­de ve el avan­ce: “En los jó­ve­nes tam­bién, aun­que me­nos. En ge­ne­ral hay una to­ma de con­cien­cia, se ha he­cho mu­cha di­vul­ga­ción y las re­des so­cia­les han ayu­da­do a ello. Pe­ro no exis­te un cam­bio real en el mun­do”. Asun­ción Ber­nár­dez, al­go más op­ti­mis­ta, di­ce que “hay un cam­bio enor­me en la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de las mu­je­res que em­pe­zó con la in­te­gra­ción de la cla­se obre­ra tras la Tran­si­ción a la Uni­ver­si­dad”.

Su ám­bi­to de es­tu­dio —la co­mu­ni­ca­ción y la se­mióti­ca de los me­dios de ma­sas— es en par­te res­pon­sa­ble del pro­gre­so o re­tro­ce­so de la igual­dad. “Es en torno a la cultura, so­bre to­do la au­dio­vi­sual, que fun­cio­na co­mo pe­ga­men­to de la gen­te, don­de hay gran­des con­tra­dic­cio­nes”. Ex­pli­ca que las mu­je­res es­tán ca­da vez más re­pre­sen­ta­das, ca­da vez se cuen­tan más y me­jo­res his­to­rias, pe­ro si­guen es­tan­do muy en­ca­ja­das en cli­chés y, en mu­chas oca­sio­nes, si­guen hi­per­se­xua­li­za­das: “Es muy di­fí­cil que el mains­tream aban­do­ne la es­te­reo­ti­pi­za­ción to­tal, pe­ro pla­ta­for­mas co­mo Net­flix o HBO per­mi­ten una seg­men­ta­ción de los pú­bli­cos que an­tes te­nía mu­cha me­nos ofer­ta. Así se ha per­mi­ti­do que los mo­de­los fe­me­ni­nos se va­yan ha­cien­do más com­ple­jos”.

Pe­ro no es su­fi­cien­te. Tan­to Va­re­la co­mo Ber­nár­dez coin­ci­den en que, a pe­sar de los avan­ces y la vi­si­bi­li­dad en au­men­to, es­ta no es la so­cie­dad que de­be­ría ser. “¿Te­ne­mos co­sas que ha­cer? Sí, mu­chas”, sen­ten­cia la pro­fe­so­ra de la Com­plu­ten­se. Ba­ce­te lo ve to­do con al­go más de “luz” y re­cuer­da el par­ti­do en San Ma­més del pa­sa­do enero, 48.121 es­pec­ta­do­res vien­do los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa de la Rei­na en­tre el Ath­le­tic Club y Atlé­ti­co de Ma­drid. “Vien­do a 22 mu­je­res ju­gan­do al fút­bol”. Y apun­ta al­go más: “¿Qué ros­tro tie­nen las úl­ti­mas lu­chas? De mu­jer: Gre­ta Thun­berg, Ma­la­la, Ca­ro­la Rac­ke­te, la ca­pi­ta­na del Sea Watch 3...”. Esas cu­yo tra­ba­jo es un pa­so más para que Can­de­la no sea la úni­ca ni­ña de su equi­po y para que no sea al­go ex­tra­or­di­na­rio que Ma­ría di­bu­je a Car­me­na o que Pa­blo pi­da una su­per­he­roí­na por su cum­plea­ños.

/S.A.

Ma­ría di­bu­jó a Ma­nue­la Car­me­na en sus fi­chas de vo­ca­bu­la­rio en in­glés para la pa­la­bra “al­cal­de”.

/M.C.A.

Pa­blo con la Ca­pi­ta­na Mar­vel que pi­dió por su cum­plea­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.