Pe­dro Pas­tor cri­ti­ca la sus­pen­sión

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - F. NA­VA­RRO / P. GOROSPE

“Ma­chis­tas” y “de­gra­dan­tes”. Así ca­li­fi­có ayer el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao las le­tras del mú­si­co C. Tan­ga­na para jus­ti­fi­car la can­ce­la­ción de su concierto pre­vis­to para el 24 de agos­to den­tro de la Se­ma­na Gran­de de la ca­pi­tal viz­caí­na. La de­ci­sión mu­ni­ci­pal ge­ne­ró po­lé­mi­ca y sus­ci­tó un de­ba­te so­bre la cen­su­ra a la que ha­bría si­do so­me­ti­da la es­tre­lla del trap es­pa­ñol, que no se pro­nun­ció.

Tras es­te anun­cio, el mi­nis­tro de Cultura en fun­cio­nes, Jo­sé Gui­rao, ex­pre­só sus du­das. “Aun­que creo en la li­ber­tad de ex­pre­sión, al es­tar re­la­cio­na­do con te­mas de gé­ne­ro, en­tien­do que ha­ya re­ti­cen­cias. De­be­ría­mos de­jar apar­te que los crea­do­res ha­gan su tra­ba­jo y que sea el pú­bli­co el que lo re­fren­de”. En la mis­ma lí­nea se ex­pre­só en su cuen­ta per­so­nal de Twit­ter, Pa­blo Igle­sias, lí­der de Uni­das Po­de­mos: “No me gus­ta C. Tan­ga­na, pe­ro me pa­re­ce ver­gon­zo­so que le prohí­ban ac­tuar. El tra­ba­jo de los ar­tis­tas, co­mo la po­lí­ti­ca, de­be ser ob­je­to de crí­ti­ca, de sá­ti­ra, de bur­la o de beef, nun­ca de cen­su­ra”.

Tam­bién Clara Se­rra, dipu­tada en la Asam­blea de Ma­drid de Más Ma­drid, se pro­nun­ció en las re­des so­cia­les: “No ga­na­mos na­da con ello ni quie­nes de­fen­de­mos la cultura y la li­ber­tad de ex­pre­sión ni quie­nes de­fen­de­mos el fe­mi­nis­mo. Si al­guien gana con es­to son los enemi­gos de to­das esas co­sas. Es me­jor pen­sar có­mo se pue­de ha­cer un fe­mi­nis­mo crí­ti­co con la cultura, pe­ro no pu­ni­ti­vo, que in­cen­ti­ve la música fe­mi­nis­ta y po­ten­cie la igual­dad des­de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro que se guar­de siem­pre de la ten­ta­ción de prohi­bir y si­len­ciar”.

Al igual que la po­lí­ti­ca, el mun­do de la música tam­bién se ma­ni­fes­tó so­bre la sus­pen­sión. Ivo­ne Le­san, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Mu­je­res de la In­dus­tria de la Música (MIM), ase­gu­ró: “Es una mier­da. Es una cen­su­ra al fin y al ca­bo. La can­ce­la­ción no es la vía para edu­car. De es­ta for­ma, nos es­tán qui­tan­do el ra­cio­ci­nio. Es­ta­mos ca­brea­das. Es­to es cen­su­rar para ha­cer rui­do en el fe­mi­nis­mo, pe­ro no tie­ne sen­ti­do. Si cen­su­ras a C. Tan­ga­na, en­ton­ces po­drías tam­bién cen­su­rar a Lo­qui­llo, el Dúo Di­ná­mi­co e in­clu­so a los Beatles. To­dos tie­nen le­tras que pue­den con­si­de­rar­se ma­chis­tas”. Y con­clu­yó: “Que cri­ti­que­mos es­ta cen­su­ra no quie­re de­cir que ala­be­mos su música. Las mu­je­res fe­mi­nis­tas no que­re­mos que cen­su­ren na­da sino que lo que que­re­mos El can­tau­tor Pe­dro Pas­tor ha ase­gu­ra­do que la de­ci­sión de can­ce­lar el concierto de C. Tan­ga­na pre­vis­to en Bil­bao por el con­te­ni­do machista de sus le­tras es “cen­su­ra”, se­gún in­for­ma Eu­ro­pa Press. Pas­tor tam­bién su­frió una can­ce­la­ción re­cien­te, cuan­do la con­ce­ja­lía del Par­ti­do Po­pu­lar del dis­tri­to ma­dri­le­ño de Mon­cloa-Ara­va­ca sus­pen­dió la ac­tua­ción que iba a ofre­cer jun­to a su ban­da, Los Lo­cos Des­cal­zos, y su pa­dre, Luis Pas­tor, el pró­xi­mo 8 de sep­tiem­bre.

/ JA­SON KOERNER (GETTY)

Ma­lu­ma, du­ran­te un concierto en Flo­ri­da en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.