Ser­pien­tes de ve­rano

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Aca­bo de desa­yu­nar con mi buen ami­go Al­ber­to Mo­reno, di­rec­tor de Va­nity Fair España y me pre­gun­ta mi opi­nión so­bre el su­pues­to di­vor­cio de Ba­rack y Mi­che­lle Oba­ma. “Al­ber­to, ¡lo ha anun­cia­do una pu­bli­ca­ción sen­sa­cio­na­lis­ta lla­ma­da Glo­be, no pue­de ser ve­raz!”, res­pon­do, en plan pro­fe­sio­nal. Al­ber­to lo re­co­no­ce, se­ña­lan­do el im­por­tan­te ni­vel de aten­ción que la no­ti­cia ha ge­ne­ra­do. “Es­ta mis­ma se­ma­na fue el cum­plea­ños 58 del ex­pre­si­den­te”, le re­cuer­do. “Una re­vis­ta sen­sa­cio­na­lis­ta pue­de con­fun­dir un di­vor­cio con un re­ga­lo de cum­plea­ños”, in­sis­to. Y, de pa­so, des­viar la aten­ción so­bre el pre­si­den­te Trump.

A lo lar­go del día pien­so en ese po­si­ble di­vor­cio. Se­ría un ba­jón, es­pe­cial­men­te para el au­ra del ex­pre­si­den­te, que du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras se apo­yó am­plia­men­te en la per­so­na­li­dad y el ca­ris­ma de su es­po­sa, una abo­ga­da de pres­ti­gio que lo de­jó to­do para apo­yar la ca­rre­ra pre­si­den­cial de su ma­ri­do. No so­lo eso, una vez con­ver­ti­da en la pri­me­ra da­ma afro­ame­ri­ca­na de la his­to­ria de su país, Mi­che­lle se es­for­zó en el gim­na­sio de la Ca­sa Blanca, cons­tru­yó un huer­to y de­jó co­mo le­ga­do una po­bla­ción po­si­ble­men­te más co­no­ce­do­ra de los pe­li­gros de una ali­men­ta­ción in­sa­na o sin con­trol. No es po­ca co­sa, apar­te de engordar su po­pu­la­ri­dad por su sim­pa­tía en la televisión. An­tes de Mi­che­lle Oba­ma, Es­ta­dos Uni­dos era una na­ción fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble por su cre­cien­te po­bla­ción de per­so­nas con obe­si­dad. Por pri­me­ra vez en mu­chos años, ha ba­ja­do ese ín­di­ce de obe­si­dad aun­que con­ti­núa sien­do un país vio­len­to. Me­la­nia Trump, su su­ce­so­ra, no ofre­ce nin­gu­na cau­sa so­cial por la que sea re­cor­da­da, ni tam­po­co emi­te se­ña­les de que­rer di­vor­ciar­se del bra­vu­cón de su ma­ri­do. Po­si­ble­men­te por to­das esas co­sas, Glo­be pre­fie­re di­vor­ciar a los Oba­ma. Mien­tras, los Trump alimentan no­ti­cias gra­sien­tas.

Ata­car a los Oba­ma es un pa­sa­tiem­po de la era Trump. Mu­cho de lo con­se­gui­do en sus dos le­gis­la­tu­ras ha que­da­do fa­mé­li­co por la ges­tión de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción. To­do me­nos el afec­to en­tre sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas. Es di­fí­cil que se di­vor­cien. No ha­cen más que que­rer­se, ella lo proclamó en la promoción de su li­bro au­to­bio­grá­fi­co. Y él no de­ja de re­cor­dar­lo en cual­quie­ra de sus apa­ri­cio­nes. ¿Por qué ese em­pe­ño en pro­mo­ver no­ti­cias fal­sas? “Por­que alimentan los ve­ra­nos”, me ex­pli­ca un asis­ten­te de pro­duc­ción en un pro­gra­ma ma­tu­tino. “Di­cen que ya en Roma se agi­ta­ban las lla­ma­das ser­pien­tes de ve­rano”, agre­ga.

Ten­go la im­pre­sión de es­tar ro­dea­do de ser­pien­tes de ve­rano. Un ver­da­de­ro di­vor­cio ha su­ce­di­do en­tre la ex­pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad ma­dri­le­ña, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, e Isa­bel Díaz Ayu­so, la fu­tu­ra pre­si­den­ta. Fue­ron más que com­pa­ñe­ras po­lí­ti­cas. Po­dría de­cir­se que Ayu­so apren­dió mu­cho tan­to de la Co­mu­ni­dad co­mo de la po­lí­ti­ca

/ GETTY

Mi­che­lle y Ba­rack Oba­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.