El rugby se blin­da con­tra las le­sio­nes

Se es­tu­dia prohi­bir los pla­ca­jes por en­ci­ma de la cin­tu­ra y cam­bios para di­na­mi­zar el jue­go

El País (País Vasco) - - DEPORTES - LUIS JA­VIER GON­ZÁ­LEZ,

De­por­te pio­ne­ro en el uso de la tec­no­lo­gía, el rugby afron­ta otro cam­bio ra­di­cal en su jue­go que ha­ría tem­blar a pu­ris­tas de mu­chos de­por­tes. Las nor­mas clá­si­cas, pen­sa­das para fí­si­cos de otra épo­ca, han si­do pues­tas en ja­que por cuer­pos ca­da vez más atlé­ti­cos, que cho­can a una ve­lo­ci­dad ma­yor y que pa­san más tiem­po de jue­go efec­ti­vo que sus an­te­ce­so­res. Ese ries­go, tra­du­ci­do en con­mo­cio­nes ce­re­bra­les, le­sio­nes gra­ves y va­rios fa­lle­ci­dos, ha lle­va­do a World Rugby —la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal— a cas­ti­gar los pla­ca­jes al­tos y fa­ci­li­tar un jue­go más flui­do. En­tre las nor­mas en es­tu­dio des­ta­ca la prohi­bi­ción de pla­car por en­ci­ma de la cin­tu­ra.

World Rugby es­gri­me un diag­nós­ti­co só­li­do. El pla­ca­je es res­pon­sa­ble de la mi­tad de las le­sio­nes en un par­ti­do de rugby y del 76% de las con­mo­cio­nes ce­re­bra­les. De ellas, el 72% las su­fre el pla­ca­dor. El tiem­po de jue­go efec­ti­vo ha au­men­ta­do has­ta los 40 mi­nu­tos —la mi­tad del par­ti­do— y ello ha tri­pli­ca­do el nú­me­ro de pla­ca­jes des­de 1987, fe­cha del pri­mer Mun­dial. Los cam­bios en los úl­ti­mos años han cas­ti­ga­do con du­re­za los de­rri­bos más im­pru­den­tes; co­mo con­se­cuen­cia, las le­sio­nes no han au­men­ta­do y las con­mo­cio­nes han des­cen­di­do. Aun así, sus di­ri­gen­tes con­si­de­ran que se pue­de ha­cer más. El pre­si­den­te del en­te mun­dial, Bill Beau­mont, in­sis­te en el com­pro­mi­so para que el rugby sea “lo más sim­ple y se­gu­ro po­si­ble”.

El ra­zo­na­mien­to de prohi­bir el pla­ca­je por en­ci­ma de la ca­de­ra, una li­mi­ta­ción drás­ti­ca, es­tá en re­du­cir el ries­go de le­sio­nes en la ca­be­za, para pla­ca­dor y pla­ca­do. World Rugby no ha ex­pli­ci­ta­do dón­de se lle­va­rán a ca­bo es­tos en­sa­yos, pe­ro su­gie­re que se­rá en las ca­te­go­rías ama­teur de Fran­cia, que ha vis­to mo­rir a tres ju­ga­do­res en la úl­ti­ma tem­po­ra­da y aco­ge­rá el Mun­dial de 2023. La apli­ca­ción no afec­ta­rá al que se dispu­tará a par­tir de sep­tiem­bre en Ja­pón. Ade­más de la sa­lud de los ju­ga­do­res, John Jef­frey, res­pon­sa­ble de la nor­ma­ti­va, no es­con­de una se­gun­da in­ten­ción al des­ta­car “los be­ne­fi­cios de me­jo­rar el es­pec­tácu­lo para ju­ga­do­res, ár­bi­tros y afi­cio­na­dos”. En In­gla­te­rra 2015, la ilus­tre lis­ta de le­sio­na­dos mer­mó a va­rios con­ten­dien­tes.

Se es­tu­dian más cam­bios. Se pre­mia­rá el jue­go in­di­rec­to —me­nos con­tac­to— del pa­tea­dor; ade­más, cuan­do un ju­ga­dor sea vol­tea­do so­bre la lí­nea que mar­ca el en­sa­yo, el equi­po de­fen­sor se­rá pre­mia­do y re­cu­pe­ra­rá el ba­lón en lu­gar de que el ata­can­te lo pon­ga en jue­go a tra­vés de una me­lé, co­mo ocu­rre aho­ra. El ob­je­ti­vo de am­bas nor­mas es re­du­cir las per­cu­sio­nes cons­tan­tes con­tra el mu­ro de­fen­si­vo e in­cen­ti­var un es­ti­lo más di­ná­mi­co. La teo­ría di­ce que impulsa el rugby to­tal de los All Blacks y di­fi­cul­ta el en­gra­na­je de des­gas­te de de­lan­te­ras po­de­ro­sas co­mo la ir­lan­de­sa o sud­afri­ca­na, que gus­tan de de­bi­li­tar al ri­val a fue­go len­to.

La nor­ma­ti­va tam­bién plan­tea cas­ti­gar con más du­re­za las in­frac­cio­nes. Du­ran­te los 10 mi­nu­tos en que un ju­ga­dor es cas­ti­ga­do en el ban­qui­llo cuan­do ve una tar­je­ta ama­ri­lla, los co­le­gia­dos po­drán re­vi­sar la ac­ción y ele­var la san­ción a tar­je­ta ro­ja. Ade­más, se fi­ja­rá un nú­me­ro de gol­pes de cas­ti­go a par­tir del cual el equi­po in­frac­tor ve­ría una tar­je­ta ama­ri­lla. Ese cas­ti­go a las in­frac­cio­nes reite­ra­das in­cen­ti­va­ría que los de­fen­so­res arries­guen me­nos para re­cu­pe­rar el ba­lón. Fo­men­ta un es­ti­lo plás­ti­co, qui­zás más al gus­to del con­su­mi­dor más jo­ven, fren­te al esforzado rugby de trin­che­ras y su épi­ca del des­gas­te. Y es que en un 40-38 hay más high­lights que en un 8-7, que pue­de ser una go­za­da para el pu­ris­ta. El ar­gu­men­to de la sa­lud es irre­ba­ti­ble, pe­ro no es el único. Más pun­tos. Más es­pec­tácu­lo. Más au­dien­cias.

/AP

Pla­ca­je en un par­ti­do en­tre Su­dá­fri­ca y los All Blacks en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.