“Lo más re­bel­de que pue­des ha­cer con tu ca­rre­ra es que sea ex­ten­sa y dig­na”

El mú­si­co aus­tra­liano, co­lí­der de la ban­da The Go-Bet­weens, siem­pre re­ne­gó de los cli­chés del rock, del fa­mo­so vi­vir rá­pi­do y mo­rir jo­ven. Para él, el re­to es es­cri­bir bue­nas can­cio­nes cuan­do na­die te aplau­de. Aho­ra vuel­ve con In­ferno, uno de sus me­jo­res

El País (País Vasco) - - BABELIA MÚSICA ENTREVISTA - POR KI­KO AMAT

Ahí es­tá Ro­bert Fors­ter. Ge­nio de The Go-Bet­weens. De he­cho, aca­bo de con­ju­rar­lo en mi des­pa­cho co­mo un ge­nio li­te­ral, fro­tan­do un mi­la­gro lla­ma­do Sky­pe. Un mo­men­to: ha des­apa­re­ci­do. No, vuel­ve a es­tar ahí. Es­tá cla­ro que tie­ne ma­la co­ne­xión. Pi­de ayu­da a su hi­ja ado­les­cen­te, quien, co­mo to­dos los hi­jos ado­les­cen­tes, tra­ta a su pa­dre co­mo si tu­vie­se un tu­mor alo­ja­do en el crá­neo y le es­pe­ta que se acer­que al mó­dem. Ro­bert Fors­ter to­ma el lap­top y me con­du­ce, es­tan­cia a es­tan­cia, por su ca­sa de Bris­ba­ne (Aus­tra­lia), lo que por un la­do me per­mi­te ad­mi­rar el in­terio­ris­mo an­ti­pó­di­co, pe­ro por el otro me de­ja más ma­rea­do que si hu­bie­se rea­li­za­do un via­je en 127 por las cos­tas del Ga­rraf cuan­do mi pa­dre fu­ma­ba Du­ca­dos (ven­ta­nas subidas).

Ro­bert Fors­ter (Bris­ba­ne, 1957) pre­sen­ta su sép­ti­mo ál­bum en so­li­ta­rio (de­ci­mo­sex­to si con­ta­mos los de The Go-Bet­weens), In­ferno. Es uno de los más lo­gra­dos de su ca­rre­ra. Los lau­rea­dos The Evan­ge­list (2008) y Songs to Play (2015) me gus­ta­ron en su mo­men­to, pe­ro no los can­té; fal­ta­ban hits. In­ferno, por el con­tra­rio, re­bo­sa de ellos, tan­to en mo­do ba­la­da hon­da co­mo ro­can­ro­leo zum­bón. Es uno de los gran­des dis­cos de Fors­ter. Tras ase­gu­rar­le que me en­cuen­tro bien y que aho­ra se me pa­sa, ha­bla­mos.

PRE­GUN­TA. Es un dis­co muy na­rra­ti­vo. Y op­ti­mis­ta. “I am good whe­re I am”, can­ta. El ál­bum re­zu­ma ple­ni­tud.

RES­PUES­TA. Es un dis­co de na­tu­ra­le­za clá­si­ca, lleno de cla­ri­dad. Al­gu­na gen­te me di­jo que era un dis­co de­pri­men­te, lo que me pi­lló por sor­pre­sa. Creo que al­gu­nos no pi­llan mi hu­mor. Hay un ca­chon­deo bra­vu­cón en ‘Re­main’ que creo que al­gu­nos no pi­lla­ron, co­mo tam­po­co pi­lla­ron que ‘Life Has Tur­ned a Pa­ge’ no va de mí. Una par­te de mí pien­sa que no hay na­da que pue­da ha­cer al res­pec­to, y la otra par­te cree que tal vez de­be­ría ser aún más cla­ro en mis afir­ma­cio­nes. En reali­dad es un dis­co ju­gue­tón. Fe­liz. Las can­cio­nes, el pro­ce­so, me pu­sie­ron de un hu­mor ex­ce­len­te. No po­see un la­do os­cu­ro. Es un ál­bum re­suel­to, ade­más. Con­fia­do, se­gu­ro de sí mis­mo.

P. Esa se­gu­ri­dad per­mi­te crear ‘Re­main’, una can­ción lle­na de acep­ta­ción por los pi­cos y va­lles de to­da ca­rre­ra ar­tís­ti­ca.

R. La can­ción se me ocu­rrió tras un concierto. Yo es­ta­ba fe­liz, en mi ta­xi, sa­tis­fe­cho de mí mis­mo y de la res­pues­ta del pú­bli­co. Ha­cía po­co que ha­bía sa­li­do el box­set de The Go-Bet­weens, y me sen­tía or­gu­llo­so del le­ga­do que de­ja­mos Grant [McLen­nan] y yo. Y de golpe pen­sé que las co­sas no ha­bían si­do siem­pre así. Hu­bo una épo­ca, ha­cia fi­na­les de los no­ven­ta, en que las co­sas fue­ron di­fí­ci­les para mí. Me sen­tía ol­vi­da­do. Me cos­ta­ba con­se­guir con­cier­tos. Beg­gars Ban­quet aca­ba­ba de echar­me, ni si­quie­ra te­nía un con­tra­to para nue­vo dis­co. Pe­ro in­clu­so en aque­lla épo­ca, y eso es el ori­gen de ‘Re­main’, es­ta­ba sa­tis­fe­cho con mis can­cio­nes. Lo único que su­ce­día

era que, co­mo di­ce la can­ción, “no era mi mo­men­to”.

P. “Pue­do ha­cer ma­gia in­clu­so cuan­do to­dos me dan la es­pal­da”. Una fra­se que in­fun­di­rá áni­mos a bue­nos ar­tis­tas en tem­po­ra­das de se­quía.

R. Tam­bién di­go: “Rea­li­cé mi me­jor obra cuan­do na­die pres­ta­ba aten­ción”. Mi con­se­jo es: a lo me­jor te has con­ver­ti­do en un ar­tis­ta os­cu­ro, a lo me­jor los fo­cos ya no te ilu­mi­nan y el te­lé­fono ha de­ja­do de so­nar, pe­ro ¡si­gue es­cri­bien­do bue­nas can­cio­nes! Sé ca­da día me­jor en lo que ha­ces, in­clu­so cuan­do na­die te aplau­de. Por­que si eres de los que ne­ce­si­tan pal­ma­di­tas en la es­pal­da para crear al­go, no es­tás en el tra­ba­jo ade­cua­do.

P. Re­con­for­ta que los ar­tis­tas de pop pue­dan en­ve­je­cer bien, co­mo an­tes su­ce­día con los jazz­men. Su ál­bum lo de­mues­tra.

R. Para mí ha si­do fá­cil, pues The Go-Bet­weens nun­ca es­tu­vie­ron aso­cia­dos a la ju­ven­tud, co­mo otros gru­pos de punk rock. Por aña­di­du­ra, nos ne­ga­mos a en­ca­jar en la ima­gen ro­can­ro­le­ra. Nos re­pe­lía to­do lo del pu­ño al ai­re y los cli­chés del rock. Nun­ca qui­se aca­bar co­mo un lu­gar co­mún roc­ke­ro. Lo más re­bel­de que pue­des ha­cer con tu ca­rre­ra es que sea ex­ten­sa y dig­na. Eso no lo pue­de ha­cer cual­quie­ra. Vi­vir rá­pi­do y mo­rir jo­ven… Eso es lo fá­cil.

P. Us­ted, que ha si­do siem­pre un ar­tis­ta “de cul­to”, ¿ha sen­ti­do al­gu­na vez en­vi­dia del éxi­to de otros? ¿Le hu­bie­se gus­ta­do te­ner el re­co­no­ci­mien­to glo­bal de, qué se yo, Nick Ca­ve?

R. De­bo ad­mi­tir que esos sen­ti­mien­tos no me son ex­tra­ños [son­ríe], aun­que son ma­yor­men­te de na­tu­ra­le­za eco­nó­mi­ca. Ha­blan­do en pla­ta: me gus­ta­ría te­ner más di­ne­ro [ríe]. Pe­ro nun­ca can­jea­ría mi obra por la de Nick Ca­ve. Él es­tá sa­tis­fe­cho con lo su­yo, yo con lo mío. Pe­ro si una per­so­na vi­nie­se a mi ca­sa el pri­mer día del mes y me en­tre­ga­ra 6.000 eu­ros, sin fal­ta, po­dría de­jar de preo­cu­par­me por el di­ne­ro. Esa es la úni­ca fuen­te de mi en­vi­dia res­pec­to a otros ar­tis­tas.

P. La úl­ti­ma vez que ha­bla­mos, es­ta­ba al­go des­con­ten­to con Right he­re, el do­cu­men­tal so­bre The Go-Bet­weens. ¿Se ha al­te­ra­do su pers­pec­ti­va des­de en­ton­ces?

R. De­bo de­cir que sí. Lo he vuel­to a ver va­rias ve­ces. Creo que en par­te me ha afec­ta­do la reac­ción po­si­ti­va del pú­bli­co. Aho­ra opino que es un buen do­cu­men­tal, al me­nos has­ta que la ban­da se di­suel­ve en 1989. Des­de ese pun­to, el res­to de la his­to­ria se cuen­ta de un mo­do al­go atro­pe­lla­do. Creo que el do­cu­men­tal de­be­ría du­rar 15 o 20 mi­nu­tos más. De ese mo­do po­drían ex­pli­car me­jor lo que su­ce­dió en los no­ven­ta y la dé­ca­da del dos mil, con­si­guien­do así que la muer­te de Grant tu­vie­se un ma­yor sig­ni­fi­ca­do y se vie­se de un mo­do más do­lo­ro­so. Tal y co­mo es­tá aho­ra, la ban­da se di­suel­ve y cin­co mi­nu­tos des­pués Grant mue­re. Su vi­da des­pués de The Go-Bet­weens no que­da bien ex­pli­ca­da. Pe­ro es un buen fil­me, con ca­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, que rehú­ye el for­ma­to ma­ni­do del do­cu­men­tal rock. Ro­bert Fors­ter In­ferno

Ta­pe­te Records

“Hu­bo una épo­ca, en los no­ven­ta, en que me sen­tía ol­vi­da­do. Pe­ro in­clu­so en­ton­ces es­ta­ba sa­tis­fe­cho con mis can­cio­nes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.