Los his­pa­nos des­pier­tan del sue­ño ame­ri­cano

La ma­tan­za ra­cis­ta de El Pa­so desata el mie­do en una co­mu­ni­dad que ha pa­sa­do de ser in­vi­si­ble a ver­se en el cen­tro del dis­cur­so an­ti­mi­gra­to­rio de Do­nald Trump

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PA­BLO GUIMÓN, POR CO­MU­NI­DA­DES 15 2017

“Es ho­rri­ble, de­vas­ta­dor, ya no pue­do ir a nin­gún si­tio so­la. An­tes na­die de­cía na­da ma­lo de no­so­tros, to­dos éra­mos fe­li­ces. Pe­ro aho­ra ten­go mie­do”, de­cía Ga­brie­la Ma­cías, de 17 años, tras de­po­si­tar flo­res en el me­mo­rial con­tra el ho­rror im­pro­vi­sa­do es­tos días en una va­lla jun­to a un Wal­mart de El Pa­so (Te­xas), el más cer­cano a la fron­te­ra, es­ce­na­rio el pa­sa­do sá­ba­do del ma­yor ata­que con­tra la co­mu­ni­dad his­pa­na de Es­ta­dos Uni­dos en la his­to­ria mo­der­na del país. Su ma­dre, Blan­ca So­ria, a su la­do, sen­tía lo mis­mo: “Mie­do. Mie­do por mis hijos. Van a la es­cue­la, van a tra­ba­jar o a di­ver­tir­se, y yo qui­sie­ra que se que­da­ran en ca­sa con­mi­go. Es­te ata­que lo ha cam­bia­do to­do”.

El sen­ti­mien­to se re­pi­te por to­do el país. Mie­do, pe­ro tam­bién fu­ria, di­ri­gi­da con­tra un pre­si­den­te cu­ya re­tó­ri­ca mu­chos con­si­de­ran res­pon­sa­ble del cli­ma de odio que ha desem­bo­ca­do en el ata­que que de­jó 22 muer­tos en la ciu­dad que sim­bo­li­za la fron­te­ra y la in­te­gra­ción de la co­mu­ni­dad his­pa­na de Es­ta­dos Uni­dos. Un co­lec­ti­vo que ha pa­sa­do de sen­tir­se in­vi­si­ble a ver­se en el cen­tro de un en­ve­ne­na­do de­ba­te po­lí­ti­co na­cio­nal y, des­de el fa­tí­di­co 3 de agos­to, a des­cu­brir­se en el pun­to de mi­ra del fu­sil se­mi­au­to­má­ti­co de un fa­ná­ti­co que en­tró a ti­ros en un hi­per­mer­ca­do pa­ra com­ba­tir “la in­va­sión his­pa­na” del país, uti­li­zan­do una ex­pre­sión a la que ha re­cu­rri­do reite­ra­da­men­te Do­nald Trump en sus dos años y me­dio de cru­za­da con­tra la in­mi­gra­ción.

“Las pa­la­bras tie­nen con­se­cuen­cias, y las de es­te pre­si­den­te mo­vi­li­zan a los gru­pos ra­di­ca­les que pien­san que los la­ti­nos no for­ma­mos par­te de es­te país. Es­te ata­que fue mo­ti­va­do por la re­tó­ri­ca de Trump. Es­ta­mos vien­do las con­se­cuen­cias de las pa­la­bras del pre­si­den­te. Sus men­ti­ras, su­ma­das al si­len­cio so­bre las con­tri­bu­cio­nes que he­mos he­cho a es­te país du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, in­ci­tan a es­ta vio­len­cia. Pe­ro nues­tra co­mu­ni­dad va a de­cir bas­ta. Va­mos a sa­lir a vo­tar. Te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos, sa­ber nues­tros de­re­chos, sa­ber qué ha­cer cuan­do nos los nie­gan. De­be­mos mar­car en nues­tros ca­len­da­rios el 3 de no­viem­bre del año que vie­ne, fe­cha de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, co­mo nues­tro cum­plea­ños. Es­to ha si­do un pun­to de in­fle­xión, un detonante pa­ra pa­sar a la ac­ción. De­be­mos re­gis­trar­nos pa­ra vo­tar, pre­sen­tar­nos pa­ra car­gos elec­tos, bus­car nues­tra voz, en la ca­lle y en la po­lí­ti­ca”, opi­na Sindy Be­na­vi­des, di­rec­to­ra de la Li­ga de Ciu­da­da­nos La­ti­noa­me­ri­ca­nos Uni­dos, la más an­ti­gua or­ga­ni­za­ción de de­re­chos ci­vi­les de los his­pa­nos en el país.

El ata­que ha lle­va­do a mu­chos la­ti­nos a cues­tio­nar­se su lu­gar en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. La po­bla­ción his­pa­na en EE UU al­can­zó los 59,9 mi­llo­nes de per­so­nas en 2018, y es res­pon­sa­ble del 52% del cre­ci­mien­to de la po­bla­ción to­tal del país en los úl­ti­mos 10 años. Ca­si uno de ca­da cin­co es­ta­dou­ni­den­ses es la­tino. Pe­ro el 60% de los his­pa­nos adul­tos, se­gún el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes Pew Re­search, di­ce ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do dis­cri­mi­na­ción o ha­ber si­do tra­ta­do in­jus­ta­men­te por su ra­za u ori­gen ét­ni­co.

La so­ció­lo­ga es­pa­ño­la Eli­za­beth Va­que­ra, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Cis­ne­ros de Li­de­raz­go His­pano de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton, en la ca­pi­tal del país, que lle­va diez años tra­ba­jan­do con jó­ve­nes la­ti­nos sin pa­pe­les, con­si­de­ra que el ata­que de El Pa­so pue­de te­ner un efec­to uni­fi­ca­dor en una co­mu­ni­dad que es, en sí mis­ma, tam­bién di­ver­sa. “Fue un cri­men de odio con­tra los his­pa­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de si eran mi­gran­tes o no”, ex­pli­ca. “Es el jue­go tram­po­so al que ha sa­bi­do

Nú­me­ro de per­so­nas

Me­nos de 1.000 De 1.000 a 9.999 De 10.000 a 49.999 De 50.000 a 99.999 Más de 100.000 Mi­llo­nes de per­so­nas 9,6 22,6 14,5 47,8 TE­XAS 59,9**

3,7 3,5 TE­XAS % de va­ria­ción in­ter­anual Otros Asiá­ti­cos His­pa­nos Ne­gros Blan­cos ju­gar tan bien Trump: el la­tino es in­mi­gran­te, el in­mi­gran­te es cri­mi­nal, lue­go el la­tino es cri­mi­nal. Por eso pien­so que es­to pue­de crear una so­li­da­ri­dad que no era tan pal­pa­ble an­tes. Lo que he­mos vis­to en nues­tra in­ves­ti­ga­ción con fa­mi­lias la­ti­nas es que es­tán más es­tre­sa­das des­de la elec­ción de Trump, y ese es­trés psi­co­ló­gi­co no se ob­ser­va so­lo en­tre los in­mi­gran­tes. Te­ne­mos da­tos que de­mues­tran que ha cam­bia­do el com­por­ta­mien­to de esas fa­mi­lias, in­de­pen­dien­te­men­te de si es­tán aquí de ma­ne­ra le­gal o no. Se dan cuen­ta de que es el co­lor de la piel, es el la­tino co­mo gru­po ét­ni­co el que es­tá sien­do dis­cri­mi­na­do”, afirma.

Los his­pa­nos, se­gún otro es­tu­dio de Pew Re­search, son más da­dos que otros co­lec­ti­vos a creer en las par­tes esen­cia­les del lla­ma­do sue­ño ame­ri­cano: que el tra­ba­jo du­ro tie­ne recompensa y que a ca­da ge­ne­ra­ción le irá me­jor que a la an­te­rior. Pe­ro so­lo la mi­tad de ellos con­si­de­ra que lo ha al­can­za­do y, pa­ra mu­chos la­ti­nos, el ata­que en El Pa­so ha su­pues­to un vio­len­to des­per­tar.

Re­tra­to de bro­cha gor­da

“Es un mo­men­to ba­jo, des­de lue­go, pe­ro nun­ca de­be­mos re­nun­ciar al sue­ño ame­ri­cano”, ad­vier­te Ja­net Mur­guía, pre­si­den­ta de Uni­do­sUS, or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que da voz a los his­pa­nos des­de 1968. “De lo que se tra­ta es de gal­va­ni­zar un mo­vi­mien­to al­re­de­dor de es­te ata­que. De­be­mos ac­tuar en tres fren­tes: pri­me­ro, cui­dar a las fa­mi­lias afec­ta­das y ase­gu­rar­nos que sa­len ade­lan­te; des­pués, mo­vi­li­zar­nos, com­ba­tir el odio y lle­var a ca­bo cam­pa­ñas pa­ra vo­tar; y, por úl­ti­mo, ne­ce­si­ta­mos un diá­lo­go en­tre las co­mu­ni­da­des a las que tra­tan de en­fren­tar. No li­mi­tar­nos a ha­blar en­tre no­so­tros mis­mos. Se­gún nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes, los his­pa­nos apo­yan abru­ma

/ MARK LAMBIE (AP)

Re­zo du­ran­te una vi­gi­lia por las víc­ti­mas del aten­ta­do, el pa­sa­do do­min­go en El Pa­so (Te­xas).

EVO­LU­CIÓN DES­DE 1970

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.