So­bre el pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En las gran­des uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas —que son pri­va­das, co­mo Har­vard—, la se­lec­ción de pro­fe­so­res se ha­ce de una for­ma dis­tin­ta a co­mo se ha­ce aquí. En su ADN más pro­fun­do es­ti­man que su prin­ci­pal ca­pi­tal es el co­no­ci­mien­to: se­lec­cio­nar a los me­jo­res pro­fe­so­res re­sul­ta vi­tal. No exis­ten opo­si­cio­nes ni te­ma­rio que exi­ja un es­fuer­zo ma­yor e in­cier­to. Cuan­do se re­quie­re un nue­vo pro­fe­sor, los res­pon­sa­bles de su con­tra­ta­ción —pro­fe­so­res y de­ca­nos de la ca­sa, com­pro­me­ti­dos con su ex­ce­len­cia— bus­can a aquel, en su país o fue­ra de él, que es­ti­man que con­tri­bui­rá me­jor al cre­ci­mien­to y pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción. Una vez de­ci­di­dos a con­tra­tar­lo le ha­cen una ofer­ta y es­te a su vez pue­de pe­dir con­tra­pres­ta­cio­nes, co­mo la­bo­ra­to­rios ade­cua­dos a su in­ves­ti­ga­ción. El com­pro­mi­so con la ex­ce­len­cia de los que par­ti­ci­pan en el pro­ce­so ga­ran­ti­za su éxi­to. Hay que fe­li­ci­tar y sen­tir­nos or­gu­llo­sos de los pro­fe­so­res es­pa­ño­les que tra­ba­jan en ellas por­que han pa­sa­do ese muy exi­gen­te fil­tro.

Eli­seo Pascual Gó­mez

Ali­can­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.