¿Ten­den­cia im­pa­ra­ble o mo­da?

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

La re­duc­ción del con­su­mo de ani­ma­les es una ten­den­cia y el prin­ci­pal mo­ti­vo es la con­cien­cia con el su­fri­mien­to ani­mal. Pa­ra Lau­ra Duar­te, de PACMA, cual­quie­ra que vea una gran­ja de pro­duc­ción in­ten­si­va de­be­ría su­frir un re­cha­zo in­me­dia­to a es­ta prác­ti­ca. En los mo­vi­mien­tos ani­ma­lis­tas es fre­cuen­te el tér­mino es­pe­cis­ta, una ana­lo­gía con ra­cis­ta pa­ra de­fi­nir a quien sien­te que su es­pe­cie (en lu­gar de su ra­za) es su­pe­rior. En el fu­tu­ro co­mer ani­ma­les se ve­rá, se­gún es­ta co­rrien­te, ca­si co­mo el ca­ni­ba­lis­mo. Je­sús Za­mo­ra Bo­ni­lla, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de la UNED, pien­sa to­do lo con­tra­rio. “In­clu­so pa­ra pro­du­cir plan­tas hay que ma­tar a mi­llo­nes de ani­ma­les, por­que uti­li­zan­do el sue­lo se qui­ta su me­dio de vi­da. Te­ne­mos que ele­gir qui­tar la vi­da a unos cuan­tos mi­llo­nes o unos po­cos más. Pe­ro va­mos a ser ge­no­ci­das de ani­ma­les ha­ga­mos lo que ha­ga­mos”, opi­na. Asu­me que el ani­ma­lis­mo es más po­pu­lar hoy que ha­ce años, pe­ro lo atri­bu­ye a que vi­vi­mos en una so­cie­dad con una re­la­ción di­fe­ren­te con otros se­res vi­vos. “Aho­ra es po­si­ble que el úni­co con­tac­to que ten­ga­mos con ellos sea con las mas­co­tas”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.