‘Car­nó­fo­bos’ a con­cien­cia

Ca­da vez se co­men me­nos ani­ma­les y hay más in­te­rés por las die­tas exen­tas de ellos. El ani­ma­lis­mo su­ma alia­dos gra­cias a la sen­si­bi­li­dad am­bien­tal

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO LINDE,

La guía gas­tro­nó­mi­ca de Lo­nely Pla­net del año 2000 ha­cía una ad­ver­ten­cia a los tu­ris­tas ve­ge­ta­ria­nos: “Los es­pa­ño­les con­si­de­ran un cer­do muer­to co­mo un ve­ge­tal. Quien quie­ra vi­si­tar el país de­be me­ter en su ma­le­ta un ali­jo de vi­ta­mi­nas y gran sen­ti­do del hu­mor”. Lo que ha­ce dos dé­ca­das era una afir­ma­ción du­do­sa, hoy no se sos­tie­ne: el con­su­mo de car­ne ba­ja, los res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos se mul­ti­pli­can y las bús­que­das en Goo­gle mues­tran un in­te­rés cre­cien­te por una ali­men­ta­ción exen­ta de ani­ma­les.

Pa­re­ce cla­ro que ha lle­ga­do a Es­pa­ña una ola que ya sur­fea­ban otros paí­ses desa­rro­lla­dos; una que trae más con­cien­cia del su­fri­mien­to ani­mal y que apues­ta por re­duc­cio­nes en su con­su­mo; una a la que ya es­ta­ban subidos cien­tí­fi­cos del cli­ma, que vie­nen ad­vir­tien­do des­de ha­ce tiem­po de que si to­do el mun­do co­mie­ra car­ne al rit­mo al que lo ha­cen las po­bla­cio­nes más pri­vi­le­gia­das el pla­ne­ta co­lap­sa­ría.

Es un men­sa­je que en pleno agos­to ha lle­ga­do a los ho­ga­res en for­ma de un in­for­me del pa­nel in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos que ase­so­ran a las Na­cio­nes Uni­das so­bre el cam­bio climático (IPCC) aler­tan­do del enor­me im­pac­to que el sec­tor de la ali­men­ta­ción tie­ne en el ca­len­ta­mien­to glo­bal: su­po­ne un 24% de las emi­sio­nes. Ur­gen a cam­biar die­tas con más pro­ta­go­nis­mo de fru­tas, ver­du­ras y le­gum­bres, sin des­cui­dar la lu­cha con­tra un des­per­di­cio que pro­vo­ca que ca­si un ter­cio de to­dos los ali­men­tos que se pro­du­cen aca­ben en la ba­su­ra.

La ga­na­de­ría con­tri­bu­ye tan­to a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro co­mo to­do el sec­tor del trans­por­te: se re­par­ten un 14% de ellos ca­da uno, se­gún la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción (FAO). Los ani­ma­les re­quie­ren de gran­des re­cur­sos hí­dri­cos; en el ca­so de los ru­mian­tes, con las fla­tu­len­cias ex­pul­san enor­mes can­ti­da­des de me­tano (con mu­cho más po­der de efec­to in­ver­na­de­ro que el CO2); se ali­men­tan a me­nu­do de ce­rea­les que ne­ce­si­tan gi­gan­tes­cas ex­ten­sio­nes de tie­rra que an­tes fue­ron bos­ques. Con es­te pa­no­ra­ma pa­re­cie­ra que de­jar de co­mer­los es ca­si un im­pe­ra­ti­vo mo­ral. Pe­ro no es tan sen­ci­llo. Ni si­quie­ra el IPCC abo­ga por ello, sino a con­su­mir­los con mo­de­ra­ción y de pro­duc­cio­nes sos­te­ni­bles en el mun­do ri­co. Mien­tras, en los paí­ses en desa­rro­llo mu­chas po­bla­cio­nes más bien as­pi­ran

a co­mer al­go de car­ne pa­ra lu­char con­tra la desnutrici­ón.

Salvador Cal­vet, pro­fe­sor de cien­cia ani­mal en la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Va­lèn­cia y coor­di­na­dor de la Red Cien­tí­fi­ca de Mi­ti­ga­ción de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro en el Sec­tor Agro­fo­res­tal, lo ve así: “Es ne­ce­sa­rio cam­biar, y no en un so­lo sec­tor, sino en to­dos los que con­tri­bu­yen al ca­len­ta­mien­to. Más que una ac­ción con­cre­ta, es el mo­do de vi­vir”. En es­te, in­clu­ye co­ger el co­che a dia­rio y co­mer más car­ne de la que ne­ce­si­ta­mos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud acon­se­ja no más de 26 ki­los al año por per­so­na, unos 500

/ A. PITTON (GETTY)

Una mu­jer sos­tie­ne una pan­car­ta con el men­sa­je “Ce­rre­mos los ma­ta­de­ros” en una ma­ni­fes­ta­ción el pa­sa­do ju­nio en Tou­lou­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.