Los no­vios ima­gi­na­rios

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Me hi­zo gra­cia que mi ami­ga Mar­ta La Fiesss y yo com­par­tié­se­mos el mis­mo vi­cio: con­tar en el pue­blo los no­vios que no te­nía­mos en la ciu­dad, y las co­sas ma­ra­vi­llo­sas que ha­cía­mos con ellos. Cuan­do era ado­les­cen­te, La Fiesss lle­ga­ba a su cla­se del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co de Vi­go des­pués del ve­rano y le ha­bla­ba a sus ami­gos de Pedro An­to­nio, Luis Fernando o Manuel Alfredo, y na­die sos­pe­cha­ba na­da, co­mo si se die­ra por he­cho que Cangas do Mo­rra­zo fue­se TVE al me­dio­día. “Es que de aque­lla me en­can­ta­ba Cris­tal”, di­jo La Fiess.

Se ha­cía —in­ven­tar­se un amor de ve­rano— pa­ra no que­dar­se atrás res­pec­to a las otras, que pro­ba­ble­men­te es­tu­vie­sen in­ven­tán­do­se tam­bién los su­yos. Yo tam­bién lo ha­cía.

El pro­ble­ma es que el cur­so era lar­go y las tar­des, eter­nas, y se pe­dían de­ta­lles. Al fi­nal yo, que me ha­bía in­ven­ta­do el nom­bre de una chi­ca pa­ra sa­lir del pa­so y alar­dear de cua­tro mo­rreos, da­ba tan­tos de­ta­lles de ella que ya no te­nía una no­via, te­nía un sim. Mar­ta La Fiesss me di­jo que ha­cía al­go así, tam­bién con el se­xo: con­ta­ba lo que ella y su no­vio ima­gi­na­rio ha­cían, las co­sas que des­cu­brían jun­tos, los or­gas­mos que te­nía. Mar­ta La Fiesss, co­mo yo y co­mo una ge­ne­ra­ción en­te­ra, des­cri­bió me­jor or­gas­mos mu­cho an­tes de te­ner­los que des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.