La Ma­ca­ni­ta se re­ga­la un ho­me­na­je

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - F. LOBATÓN, CRIS­TIAN LÓ­PEZ,

Pue­de que al afi­cio­na­do le sor­pren­da el gua­ris­mo que nom­bra el es­pec­tácu­lo con el que la can­tao­ra clau­su­ró los Vier­nes Fla­men­cos de su ciu­dad na­tal an­te más de un mi­llar de per­so­nas. No hay alar­ma: da­da la co­no­ci­da pre­co­ci­dad de la ar­tis­ta, lo de la trein­te­na de años te­nía un ca­rác­ter sim­bó­li­co. Ella ha que­ri­do re­unir en torno a 1989 tres he­chos que mar­ca­rían su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal adul­ta: su pri­me­ra gra­ba­ción, A la luna nue­va, la lla­ma­da de Manuel Mo­rao pa­ra el exi­to­so es­pec­tácu­lo Fla­men­co… esa for­ma de vi­vir y su co­la­bo­ra­ción en la co­lo­sal obra del gui­ta­rris­ta Ma­no­lo San­lú­car, Tau­ro­ma­gia, tres tra­ba­jos que pro­yec­ta­rían su ca­rre­ra de for­ma de­fi­ni­ti­va.

Que la ni­ña iba pa­ra ar­tis­ta ya lo ha­bía pro­fe­ti­za­do su abue­la cuan­do, si­guien­do el ri­to de la et­nia gi­ta­na, le cor­tó las uñas por pri­me­ra vez. La pro­fe­cía se plas­mó pron­to en una pre­co­ci­dad que que­dó in­clu­so re­gis­tra­da en la his­tó­ri­ca se­rie Ri­to y Geo­gra­fía del can­te. A la can­tao­ra To­ma­sa Guerrero Carrasco, La Ma­ca­ni­ta (Je­rez de la Fron­te­ra, 1969), to­da­vía le al­can­za­ron las vi­ven­cias de pa­tio y ca­lle del ba­rrio don­de na­ció y se crio, el de San­tia­go. Su padre, El Ma­cano, or­gu­llo­so de su hi­ja, la lle­va­ba siem­pre con él a fies­tas y ta­ban­cos. Con el tiem­po, lla­ma­ría la aten­ción de los maes­tros de la gui­ta­rra je­re­za­na, Mo­rao y Pa­rri­lla, que la in­cor­po­ra­ron a su­ce­si­vos pro­yec­tos. Par­ti­ci­pa en es­pec­tácu­los y gra­ba­cio­nes co­ra­les y, ado­les­cen­te, da el sal­to a los ta­blaos ma­dri­le­ños. Ella ha­bía na­ci­do con un don im­pa­ga­ble, un me­tal de voz de re­so­nan­cias in­ne­ga­ble­men­te gi­ta­nas. So­lo fal­ta­ba que los tra­ba­jos y los días mol­dea­sen la ca­li­dad que bro­ta­ba de su gar­gan­ta.

Una suer­te de an­to­lo­gía de su ca­rre­ra dis­co­grá­fi­ca, com­pues­ta de sie­te dis­cos en so­li­ta­rio y al­gu­nos más co­lec­ti­vos, com­pu­so la ac­tua­ción de una no­che lle­na de ci­tas y ho­me­na­jes y con un re­per­to­rio no es­pe­cial­men­te ha­bi­tual. Los aman­tes de su pro­di­gio­so can­te por so­leá ape­nas pu­die­ron dis­fru­tar­lo diez mi­nu­tos, pe­ro eso sí, ple­nos de fuer­za y tem­ple. An­tes ha­bía arran­ca­do con una sor­pre­sa, la interpreta­ción del tan­go Mi­ran­do al Sur, adap­ta­do por Joa­quín Bus­ta­man­te pa­ra evo­car sus orí­ge­nes, su ba­rrio y su padre. Y pron­to, el re­co­rri­do por sus dis­cos guia­da por la gui­ta­rra de Manuel Va­len­cia: las ale­grías de La luna de To­ma­sa (2001) y el re­cuer­do a su que­ri­do Fernando Te­rre­mo­to, quien, an­tes de de­jar­nos, le re­ga­ló dos te­mas pa­ra la gra­ba­ción So­lo por eso (2009), los tan­gos Dé­ja­me vo­lar y la her­mo­sa can­ción por bu­le­rías Vol­ver a ver­te. Un pe­lliz­qui­to en el es­tó­ma­go an­tes del des­can­so.

Con el piano de Jo­sé Zar­za­na, Ma­ca­ni­ta ele­vó la tem­pe­ra­tu­ra de la no­che y pu­so al res­pe­ta­ble en pie. Cu­rio­sa­men­te, fue con la co­pla La to­rre. No pu­do fal­tar en la se­lec­ción esa es­pe­cie de himno que es Adiós tris­te­za. Y, por fin, la tan­da de bu­le­rías con el pe­núl­ti­mo re­cuer­do de la no­che a Ra­fael Fer­nán­dez El Ne­ne, con las Bu­le­rías del des­ena­mo­ro y El aman­te se acer­ca, y a Mo­raí­to. Fernando So­to fue el in­vi­ta­do es­tre­lla an­tes de abor­dar el fin de fies­ta de una no­che en la que To­ma­sa se dio un me­re­ci­do ho­me­na­je. Co­no­ci­da es la afi­ción que el central del Real Ma­drid, Ser­gio Ra­mos, le pro­fe­sa al mun­do de los ca­ba­llos. Tan­ta que, co­mo so­ña­ba des­de pe­que­ño, es pro­pie­ta­rio de la Ye­gua­da SR4. Des­de aho­ra es­ta cua­dra cuen­ta con una ye­gua me­nos en sus fi­las: Pí­ca­ra de Ra­mos. Así lo anun­cia­ba el ca­pi­tán ma­dri­dis­ta en Ins­ta­gram. “¡Pí­ca­ra de Ra­mos! Te echa­re­mos de me­nos. Es­ta­mos se­gu­ros de que se­gui­rás triun­fan­do con tus nue­vos pro­pie­ta­rios”, de­cía co­mo des­pe­di­da.

Ra­mos guar­da un es­pe­cial ca­ri­ño por es­ta ye­gua. Fue la pri­me­ra en otor­gar­le al se­vi­llano un cam­peo­na­to del mun­do en es­ta com­pe­ti­ción, cuan­do en 2015 se hi­zo con el oro en el Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Ca­ba­llo ce­le­bra­do en Se­vi­lla. Asi­mis­mo, cuen­ta con más de una de­ce­na de me­da­llas de oro en cer­tá­me­nes na­cio­na­les.

Su ven­ta vie­ne da­da por la do­ble vi­da que lle­va Ser­gio Ra­mos: una co­mo fut­bo­lis­ta y otra co­mo em­pre­sa­rio. El central de­bu­tó con el Se­vi­lla en 2004 y fun­dó en­ton­ces su pri­me­ra em­pre­sa: Ser­mos 32 SL, ca­be­ce­ra de sus so­cie­da­des. Des­de en­ton­ces no ha pa­ra­do de in­ver­tir en el trián­gu­lo em­pre­sa­rial que con­for­man Ma­drid, Se­vi­lla y Mar­be­lla. Po­co des­pués se em­bar­có en es­te pro­yec­to de crian­za de ca­ba­llos de pu­ra ra­za es­pa­ño­la. A pe­sar de que el man­te­ni­mien­to de es­tos ejem­pla­res es cos­to­so, Ser­gio Ra­mos ya ha ma­ni­fes­ta­do en más de una oca­sión que es el ne­go­cio más bo­yan­te y ren­ta­ble que po­see, de­bi­do a los al­tí­si­mos pre­cios que se pa­gan por es­tos ejem­pla­res.

La ye­gua­da SR4 se es­tá ha­cien­do un nom­bre en el sec­tor hí­pi­co na­cio­nal. En 2012, abrió las puer­tas la fin­ca La Ale­gría, ubi­ca­da en Bo­llu­llos de la Mi­ta­ción, a me­dia ho­ra de Se­vi­lla ca­pi­tal. Cuen­ta con 44 hec­tá­reas, 40 bo­xes, nue­ve co­rra­le­tas, tres pi­ca­de­ros, tres pis­tas al ai­re li­bre y un an­da­dor pa­ra el ejer­ci­cio dia­rio de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.