Los dos gran­des pe­lean, el mun­do se res­fría

EE UU y Chi­na des­en­fun­dan la di­vi­sa co­mo ar­ma en un con­flic­to que ya no es so­lo co­mer­cial y pa­ra el que no hay vi­sos de acuer­do. Se agra­van así los te­mo­res a un fre­na­zo de la eco­no­mía glo­bal El Ban­co Po­pu­lar de Chi­na de­jó caer su di­vi­sa y los mer­ca­dos tem

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LUIS DON­CEL,

“¿Có­mo ne­go­cias con mano du­ra con tu ban­que­ro?”, se pre­gun­ta­ba en 2009 la en­ton­ces se­cre­ta­ria de Es­ta­do de EE UU, Hi­llary Clin­ton. Es­ta fra­se, re­co­gi­da en un ca­ble re­ve­la­do por Wi­ki­leaks, re­su­mía la com­pli­ca­da re­la­ción de Was­hing­ton con Chi­na, que con­tro­la­ba deu­da pú­bli­ca de la ma­yor po­ten­cia mun­dial por va­lor de un bi­llón de dó­la­res. Una dé­ca­da des­pués, el país asiá­ti­co ha au­men­ta­do li­ge­ra­men­te su car­te­ra de bo­nos es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro eso no ha im­pe­di­do que el hoy pre­si­den­te Do­nald Trump use to­das las ar­mas con­tra su gran com­pe­ti­dor glo­bal, que ade­más si­gue sien­do su ma­yor ban­que­ro.

En el con­flic­to, Chi­na ha echa­do mano es­ta se­ma­na de una nue­va ar­ma: el ti­po de cam­bio. Tras el anun­cio por par­te de Trump de nue­vos aran­ce­les a par­tir de sep­tiem­bre —una ta­sa del 10% pa­ra pro­duc­tos chi­nos por va­lor de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res—, Pe­kín res­pon­dió po­nien­do fin a lo que has­ta en­ton­ces pa­re­cía un ta­bú: su ban­co central de­jó tras­pa­sar la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca del cam­bio de sie­te yua­nes por dó­lar.

Con es­ta (mo­de­ra­da) de­va­lua­ción, Chi­na ha des­per­ta­do el te­mor a que el cho­que co­mer­cial, que ya mu­tó en tec­no­ló­gi­co, avan­ce ha­cia una gue­rra de di­vi­sas. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos du­dan que se ha­ya lle­ga­do a es­te pun­to. Chi­na ha con­te­ni­do has­ta aho­ra la caí­da de su mo­ne­da, que ha­bría si­do ma­yor sin la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal. El yuan pue­de ir per­dien­do va­lor po­co a po­co, pe­ro los ana­lis­tas no es­pe­ran un brus­co des­plo­me, ya que, en­tre otros mo­ti­vos, ori­gi­na­ría una fu­ga de ca­pi­ta­les que en Pe­kín na­die desea.

“No creo que es­te­mos en una gue­rra de di­vi­sas, sino en una es­pi­ral de re­pre­sa­lias. Al de­va­luar su mo­ne­da, Chi­na ha mos­tra­do que si es pre­ci­so va a li­brar es­ta ba­ta­lla con otras ar­mas más allá de los aran­ce­les”, res­pon­de el téc­ni­co co­mer­cial En­ri­que Feás. Su com­pa­ñe­ro del Real Ins­ti­tu­to El­cano Mi­guel Ote­ro coin­ci­de. “El mo­vi­mien­to de la di­vi­sa es un pe­que­ño de­ta­lle en una gran par­ti­da. Lo que se jue­ga aquí es la hegemonía geo­po­lí­ti­ca y tec­no­ló­gi­ca y la ca­pa­ci­dad de las dos po­ten­cias de in­fluir en to­dos los ám­bi­tos. Esa es la gran par­ti­da”, aña­de. Co­mo ejem­plo, Ote­ro ve más im­por­tan­te el que Hua­wei aca­be de pre­sen­tar su pro­pio sis­te­ma ope­ra­ti­vo que la, por aho­ra, li­ge­ra os­ci­la­ción del yuan.

Ya sea el ini­cio de una se­rie de de­va­lua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas o un me­ro ajus­te, el mo­vi­mien­to del ban­co central chino desató una tor­men­ta en los mer­ca­dos. Al día si­guien­te, la Bol­sa de Nue­va York re­gis­tró su ma­yor caí­da del año. Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.