Di­se­ña­dor de periódicos, co­le­ga des­bor­dan­te en amis­tad

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - XA­VIER VIDAL-FOLCH

Qué ex­tra­ño. No po­drá ha­blar­nos en su pro­pia des­pe­di­da. Él, que ha en­he­bra­do tan­tas ve­ces nues­tro adiós co­lec­ti­vo, con ca­ri­ño in­fi­ni­to, con ad­je­ti­vos ma­ra­vi­llo­sos, con pa­sión des­bor­dan­te, con com­pli­ci­dad ín­ti­ma y fie­ra a her­ma­nos, pa­rien­tes, ami­gos, co­le­gas. Aca­ba de mo­rir en Ma­drid, don­de es­ta­ba re­tor­nan­do a ca­sa de un via­je a Ex­tre­ma­du­ra, de un ata­que ines­pe­ra­do, sú­bi­to y ful­mi­nan­te.

Car­los Pérez de Ro­zas y Arri­bas (Bar­ce­lo­na, 1948), hi­jo y nie­to de fo­to­pe­rio­dis­tas, ha si­do, has­ta ha­ce unas ho­ras, un pe­rio­dis­ta to­tal. Un di­se­ña­dor de dia­rios in­no­va­dor y res­pe­ta­do. Un co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo que a na­die de­ja­ba in­di­fe­ren­te. Un pro­fe­sor de Cien­cias de la In­for­ma­ción, en la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, ad­mi­ra­do, ja­lea­do y ado­ra­do por sus alum­nos de dis­tin­tos con­ti­nen­tes.

So­lo hi­zo una ex­cep­ción a su im­pe­ra­ti­vo de re­par­tir to­das las abun­dan­cias, en ri­sas, en amis­tad, en dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra echar una mano a to­do el que lo ne­ce­si­ta­ra. Era su ex­tra­ña hu­mil­dad pro­fe­sio­nal so­bre sí mis­mo, que tan­to con­tras­ta­ba con el re­ga­lo de elo­gios a to­dos los de­más. Por eso es de jus­ti­cia re­pa­ra­do­ra des­ta­car su ex­ce­len­cia en el ofi­cio de na­rrar la vi­da, ca­si siem­pre des­de la ima­gen: la in­ten­den­cia de la con­fec­ción, del di­se­ño grá­fi­co, de la in­fo­gra­fía.

Lo hi­zo tem­pra­na­men­te en Des­tino, de don­de a prin­ci­pios de los se­ten­ta fue ob­je­to de una tor­pe pur­ga ideo­ló­gi­ca na­cio­na­lis­ta que aca­bó con su ala­ba­do Nés­tor Lu­ján (quien le ilus­tró a con­cien­cia en el bien co­mer), y más tar­de en el Bru­si (Dia­rio de ‘IN ME­MO­RIAM’

/ MA­NEL MON­TI­LLA (MUN­DO DE­POR­TI­VO)

Car­los Pérez de Ro­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.