El pe­rio­dis­ta que no ne­ce­si­ta­ba es­cri­bir

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - WAL­TER OP­PEN­HEI­MER

Car­los Pérez de Ro­zas, Car­li­tos pa­ra los ami­gos, nun­ca ne­ce­si­tó es­cri­bir pa­ra de­mos­trar que era un gran pe­rio­dis­ta. Le bas­ta­ba con la ima­gen, he­re­de­ro co­mo fue de una gran sa­ga de fo­tó­gra­fos, su padre y sus tíos, que des­de que yo era ni­ño fir­ma­ban en La Van­guar­dia de Bar­ce­lo­na con el seu­dó­ni­mo ge­né­ri­co de Pérez de Ro­zas. Así, co­mo co­lec­ti­vo, sin nom­bres de pi­la. No ha­cía fal­ta sa­ber quién de ellos ha­bía he­cho la fo­to. Eran mu­chos y eran uno so­lo.

Qui­zás no fue el pio­ne­ro, pe­ro fue sin du­da uno de los pri­me­ros fo­tó­gra­fos que die­ron a la pro­fe­sión el sal­to cua­li­ta­ti­vo que les con­vir­tió en fo­to­pe­rio­dis­tas.

Cuan­do yo le co­no­cí, a fi­na­les de los años se­ten­ta o pri­me­ros ochen­ta, Car­los ya ha­bía orien­ta­do su ca­rre­ra ha­cia la ma­que­ta­ción, una for­ma de con­ver­tir la ima­gen en el to­do en un pe­rió­di­co. Es­ta­ba en­ton­ces en El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya, a la som­bra de su in­men­so ami­go y gi­gan­te del periodismo ca­ta­lán, An­to­nio Fran­co Es­ta­de­lla. En la an­te­sa­la de Fran­co, siem­pre vi­gi­lan­do el ac­ce­so al des­pa­cho, es­ta­ba ya Car­men Ca­nut, que se­ría el gran amor de su vi­da y le acom­pa­ña­ría has­ta el úl­ti­mo sus­pi­ro, ayer de ma­dru­ga­da en Ma­drid.

Fue uno de los pri­me­ros en con­ver­tir a los fo­tó­gra­fos en fo­to­pe­rio­dis­tas

Car­los me lle­vó con él a EL PAÍS, co­mo par­te del equi­po fun­da­cio­nal de la edi­ción de Ca­ta­lu­ña. Qué tiem­pos inol­vi­da­bles en el ve­rano de 1982, que pa­sa­mos en Ma­drid in­ten­tan­do asi­mi­lar la cul­tu­ra pro­fe­sio­nal del dia­rio que to­dos ad­mi­rá­ba­mos.

Car­los era una per­so­na de una vi­ta­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, que lo mis­mo te abría la ha­bi­ta­ción del ho­tel en pe­lo­ta pi­ca­da, co­mo te lle­va­ba a vi­si­tar los jar­di­nes de la Al­ham­bra o te en­se­ña­ba otro de los gran­des pla­ce­res de su vi­da, la co­mi­da. Sin ma­li­cia al­gu­na, des­tro­za­ba la repu­tación de al­guien con el que ha­bía te­ni­do un des­en­cuen­tro fu­gaz. “¿Men­ga­ni­to? Un gran­dí­si­mo hi­jo de pu­ta... ¡muy ami­go mío!” fue siem­pre una de sus fra­ses más cé­le­bres.

El no es­cri­bir, ro­dea­do co­mo es­ta­ba siem­pre de pe­rio­dis­tas de plu­ma afi­la­da y co­no­ci­mien­tos en­ci­clo­pé­di­cos, co­mo Mi­guel Án­gel Bas­te­nier o Xa­vier Ba­ta­lla, pa­re­cía a ve­ces ator­men­tar­le. Pe­ro él nun­ca ne­ce­si­tó es­cri­bir pa­ra de­mos­trar que era un pe­rio­dis­ta de pri­me­ra fi­la. Su per­so­na­li­dad ex­plo­si­va es­con­día una mo­des­tia in­ne­ce­sa­ria: de re­pen­te te sor­pren­día con aná­li­sis de ex­tra­or­di­na­ria pro­fun­di­dad so­bre el periodismo. Lo leía to­do, em­pe­zan­do por la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, aun­que nun­ca

que­dó cla­ro que do­mi­na­ra real­men­te la len­gua in­gle­sa.

Una vez me in­vi­tó a dar una cla­se con él en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra. En reali­dad, lo que ne­ce­si­ta­ba es que le cu­brie­ra las es­pal­das por­que él te­nía que mar­char­se por un com­pro­mi­so y me de­jó allí, so­lo con los alum­nos. So­lo y acom­ple­ja­do, por­que la vi­ta­li­dad con la que ha­bía da­do la pri­me­ra me­dia ho­ra de cla­se, más pa­re­ci­da a un es­pec­tácu­lo de te­le­vi­sión que a una ci­ta aca­dé­mi­ca, me hi­zo sen­tir ri­dícu­lo: na­da de lo que pu­die­ra de­cir atrae­ría la aten­ción de los alum­nos co­mo Car­los lo ha­bía con­se­gui­do.

Se hi­zo po­pu­lar en sus ter­tu­lias fut­bo­lís­ti­cas en te­le­vi­sión, en las que siem­pre se mos­tra­ba fa­ná­ti­ca­men­te bar­ce­lo­nis­ta. Pe­ro yo siem­pre pen­sé que en reali­dad era un pe­ri­qui­to ca­mu­fla­do. Na­da ex­tra­ño te­nien­do en cuen­ta que los Pérez de Ro­zas siem­pre ha­bían si­do hin­chas del Es­pan­yol. Co­mo lo es Car­men. Lo me­jor de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.