La cri­sis de la de­mo­cra­cia an­glo­es­ta­dou­ni­den­se

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS - JEF­FREY D. SACHS

Có­mo fue que las dos de­mo­cra­cias más ve­ne­ra­bles e in­flu­yen­tes del mun­do (la del Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos) ter­mi­na­ron con Do­nald Trump y Bo­ris John­son al man­do? No se equi­vo­ca Trump al de­cir que John­son es el “Trump del Reino Uni­do” (sic). Y no es me­ra­men­te cues­tión de per­so­na­li­da­des o es­ti­los si­mi­la­res: tam­bién es un re­fle­jo de de­fec­tos pa­ten­tes en las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas que per­mi­tie­ron a esos hom­bres lle­gar al po­der. Trump y John­son son ejem­plos de lo que el fí­si­co y psi­có­lo­go ir­lan­dés Ian Hug­hes lla­ma “men­tes des­or­de­na­das”. Trump es un men­ti­ro­so, pro­mo­tor del ra­cis­mo y eva­sor de im­pues­tos a gran es­ca­la. El in­for­me del fis­cal es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos Ro­bert Mue­ller so­bre sus 22 me­ses de in­ves­ti­ga­ción de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016 des­cri­be reite­ra­dos ca­sos de obs­truc­ción de la jus­ti­cia por par­te de Trump. Acu­sa­do por más de 20 mu­je­res de de­pre­da­ción se­xual, una con­duc­ta de la que alar­deó en una con­ver­sa­ción que que­dó gra­ba­da, ins­tru­yó a su abo­ga­do pa­ra que hi­cie­ra pa­gos ile­ga­les a cam­bio de si­len­cio, lo que cons­ti­tu­ye una in­frac­ción a la le­gis­la­ción so­bre fi­nan­cia­ción de cam­pa­ñas.

La con­duc­ta per­so­nal de John­son es igual­men­te in­con­ti­nen­te. Tie­ne am­plia fa­ma de men­ti­ro­so y de lle­var una vi­da des­or­de­na­da, que in­clu­ye dos ma­tri­mo­nios fa­lli­dos y un apa­ren­te al­ter­ca­do do­més­ti­co en vís­pe­ras de con­ver­tir­se en pri­mer mi­nis­tro. Per­dió va­rios em­pleos por men­ti­ras y otras con­duc­tas ver­gon­zo­sas. En 2016 lle­vó ade­lan­te la cam­pa­ña por el Bre­xit so­bre la ba­se de afir­ma­cio­nes que re­sul­ta­ron fal­sas. Co­mo se­cre­ta­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res del Reino Uni­do, fil­tró en dos oca­sio­nes da­tos de in­te­li­gen­cia se­cre­tos. Co­mo Trump, tie­ne al­tos ín­di­ces de des­apro­ba­ción en to­das las fran­jas eta­rias, y sus ín­di­ces de apro­ba­ción au­men­tan con la edad del en­cues­ta­do.

El his­to­rial de Trump en el Go­bierno plan­tea otro enig­ma po­lí­ti­co. Sus po­lí­ti­cas son en ge­ne­ral im­po­pu­la­res, y ra­ra vez re­fle­jan una ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca. Su vic­to­ria le­gis­la­ti­va más im­por­tan­te (la re­ba­ja

im­po­si­ti­va de 2017) fue im­po­pu­lar en aquel mo­men­to y to­da­vía lo es. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de sus posturas en re­la­ción con el cam­bio climático, la in­mi­gra­ción, la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, el re­cor­te de gas­tos so­cia­les, la eli­mi­na­ción de com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les del Oba­ma­ca­re, la re­ti­ra­da del pac­to nu­clear con Irán y mu­chos otros te­mas. El ín­di­ce de apro­ba­ción de Trump nun­ca pa­sa del 50%, y en la ac­tua­li­dad se si­túa en cer­ca del 43%. Trump lle­va ade­lan­te su im­po­pu­lar agen­da me­dian­te de­cre­tos de emer­gen­cia y ór­de­nes eje­cu­ti­vas. Si bien los tri­bu­na­les anu­la­ron mu­chos de­cre­tos, el pro­ce­so ju­di­cial es len­to, si­nuo­so e im­pre­de­ci­ble. En la prác­ti­ca, Es­ta­dos Uni­dos es­tá tan cer­ca del Go­bierno uni­per­so­nal co­mo pue­da ima­gi­nar­se den­tro de los pre­ca­rios lí­mi­tes de su Cons­ti­tu­ción. Es po­si­ble que el ca­so de John­son sea si­mi­lar. La ma­yo­ría le dio la es­pal­da al Bre­xit des­pués de que las ne­go­cia­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea de­ja­ran a la vis­ta las men­ti­ras y exa­ge­ra­cio­nes de la cam­pa­ña por la sa­li­da del blo­que an­tes del re­fe­ren­do de 2016. Pe­se a que la opi­nión pú­bli­ca y una ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios se oponen fir­me­men­te a un Bre­xit sin acuer­do, John­son pro­me­tió ese re­sul­ta­do si no con­si­gue ne­go­ciar una al­ter­na­ti­va.

Hay una res­pues­ta ob­via a la pre­gun­ta de có­mo dos de­mo­cra­cias ve­ne­ra­bles ins­ta­la­ron men­tes des­or­de­na­das en el po­der y les per­mi­tie­ron apli­car po­lí­ti­cas im­po­pu­la­res. Pe­ro tam­bién hay una más pro­fun­da. La res­pues­ta ob­via es que Trump y John­son ob­tu­vie­ron el apo­yo de vo­tan­tes más vie­jos que en dé­ca­das re­cien­tes se sin­tie­ron mar­gi­na­dos. Trump atrae es­pe­cial­men­te a va­ro­nes con­ser­va­do­res blan­cos de más edad des­pla­za­dos por el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la tec­no­lo­gía (y en opi­nión de al­gu­nos, por los mo­vi­mien­tos es­ta­dou­ni­den­ses a fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les, fe­me­ni­nos y se­xua­les). John­son atrae a vo­tan­tes de más edad que fue­ron muy afec­ta­dos por la desin­dus­tria­li­za­ción y a los que año­ran los tiem­pos en los que el Reino Uni­do era una po­ten­cia glo­bal.

Pe­ro es­ta ex­pli­ca­ción es in­su­fi­cien­te. El as­cen­so de Trump y de John­son tam­bién re­fle­ja una fa­lla po­lí­ti­ca más pro­fun­da. Los par­ti­dos que se les opu­sie­ron, el De­mó­cra­ta y el La­bo­ris­ta res­pec­ti­va­men­te, des­aten­die­ron las ne­ce­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos por la glo­ba­li­za­ción, que en­ton­ces mi­gra­ron a la de­re­cha. Pe­ro Trump y John­son pro­mue­ven po­lí­ti­cas (re­ba­jas de im­pues­tos pa­ra los ri­cos en Es­ta­dos Uni­dos, un Bre­xit sin acuer­do en el Reino Uni­do) con­tra­rias a los in­tere­ses de sus ba­ses elec­to­ra­les.

El de­fec­to po­lí­ti­co co­mún a am­bos paí­ses es­tá en la me­cá­ni­ca de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, so­bre to­do sus sis­te­mas de vo­ta­ción uni­no­mi­na­les [don­de se eli­ge un so­lo re­pre­sen­tan­te por ca­da cir­cuns­crip­ción elec­to­ral]. La elec­ción por ma­yo­ría sim­ple en dis­tri­tos uni­no­mi­na­les fo­men­tó en am­bos paí­ses el sur­gi­mien­to de dos par­ti­dos do­mi­nan­tes, en vez de la mul­ti­pli­ci­dad de par­ti­dos ele­gi­dos en los sis­te­mas de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal de Eu­ro­pa. El sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta, con­du­cen­te a una po­lí­ti­ca en la que el ga­na­dor se lle­va to­do, no re­pre­sen­ta los in­tere­ses de los vo­tan­tes tan bien co­mo los Go­bier­nos de coa­li­ción, que de­ben ne­go­ciar y for­mu­lar po­lí­ti­cas que sean acep­ta­bles pa­ra dos o más par­ti­dos.

Vea­mos el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos. Trump do­mi­na el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, pe­ro so­lo el 29% de los es­ta­dou­ni­den­ses se iden­ti­fi­can co­mo re­pu­bli­ca­nos, mien­tras que el 27% se re­co­no­ce de­mó­cra­ta, y el 38%, in­de­pen­dien­tes que no se sien­ten có­mo­dos con nin­guno, pe­ro no tie­nen una al­ter­na­ti­va que los re­pre­sen­te. Tras ob­te­ner po­der den­tro del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, Trump con­si­guió por es­ca­so mar­gen la pre­si­den­cia, con me­nos vo­tos que su ri­val, Hi­llary Clin­ton, pe­ro con más de­le­ga­dos. En 2016 so­lo vo­tó el 56% de los es­ta­dou­ni­den­ses con de­re­cho a vo­tar (re­sul­ta­do en par­te de los es­fuer­zos de­li­be­ra­dos de los re­pu­bli­ca­nos pa­ra difi­cul­tar el vo­to); es de­cir, que Trump re­ci­bió el apo­yo de ape­nas el 27% de los vo­tan­tes ha­bi­li­ta­dos.

Trump con­tro­la un par­ti­do que re­pre­sen­ta a me­nos de un ter­cio del elec­to­ra­do, y go­bier­na en ge­ne­ral por de­cre­to. En el ca­so de John­son, me­nos de 100.000 afi­lia­dos con­ser­va­do­res lo eli­gie­ron co­mo lí­der del par­ti­do, lo que lo con­vir­tió en pri­mer mi­nis­tro, pe­se a que su ín­di­ce de apro­ba­ción ape­nas lle­ga al 31% (con­tra un 47% que lo desaprue­ba).

Los po­li­tó­lo­gos pre­di­cen que un sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta re­pre­sen­ta­rá al “vo­tan­te me­dio” por­que ca­da par­ti­do se co­rre­rá ha­cia el cen­tro pa­ra con­se­guir la mi­tad de los vo­tos más uno. Pe­ro en la prác­ti­ca, los cálcu­los de los par­ti­dos es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das es­tu­vie­ron do­mi­na­dos por la fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas, así que los par­ti­dos y los can­di­da­tos gra­vi­ta­ron ha­cia la de­re­cha pa­ra con­gra­ciar­se con los do­nan­tes ri­cos. (El se­na­dor Ber­nie San­ders es­tá tra­tan­do de que­brar el do­mi­nio de las gran­des for­tu­nas re­cau­dan­do gran­des su­mas de pe­que­ños do­nan­tes). En el Reino Uni­do, nin­guno de los dos par­ti­dos prin­ci­pa­les re­pre­sen­ta a la ma­yo­ría que se opo­ne al Bre­xit. Pe­ro aun así, es po­si­ble que el sis­te­ma po­lí­ti­co bri­tá­ni­co per­mi­ta a una fac­ción de un úni­co par­ti­do to­mar por el país de­ci­sio­nes his­tó­ri­cas y du­ra­de­ras a las que la ma­yo­ría de los vo­tan­tes se opo­ne. Peor aún, la po­lí­ti­ca uni­no­mi­nal ha per­mi­ti­do a dos per­so­na­li­da­des pe­li­gro­sas ob­te­ner el po­der na­cio­nal a pe­sar de una am­plia opo­si­ción pú­bli­ca. De­bi­do a sus an­ti­cua­dos sis­te­mas uni­no­mi­na­les, las dos de­mo­cra­cias más an­ti­guas y ve­ne­ra­das del mun­do es­tán fun­cio­nan­do mal, y pe­li­gro­sa­men­te mal.

De­bi­do a sus an­ti­cua­dos sis­te­mas elec­to­ra­les, am­bas na­cio­nes es­tán fun­cio­nan­do mal, y pe­li­gro­sa­men­te mal

Jef­frey D. Sachs es pro­fe­sor de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

© Pro­ject Syn­di­ca­te 1995-2019.

Tra­duc­ción de Esteban Fla­mi­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.