La eco­no­mía do­mi­ni­ca­na ex­hi­be múscu­lo

El país ca­ri­be­ño lle­va más de una dé­ca­da cre­cien­do por en­ci­ma del 5% im­pul­sa­do por las re­me­sas y la in­dus­tria tu­rís­ti­ca

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS ECONOMÍA GLOBAL - POR DA­VID MAR­CIAL PÉREZ PRE­VI­SIO­NES

Des­de la quie­bra del se­gun­do ban­co más gran­de del país en 2003, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha si­do im­pa­ra­ble. La cri­sis pro­vo­ca­da por el frau­de de la do­ble con­ta­bi­li­dad de Ba­nin­ter, res­ca­ta­do con di­ne­ro pú­bli­co, pro­vo­có una fuer­te sa­li­da de ca­pi­ta­les, adel­ga­za­mien­to de re­ser­vas, ace­le­ro­nes en dé­fi­cit y deu­da, una fé­rrea de­va­lua­ción externa y tam­bién vía sa­la­rios, lo que au­men­tó las grie­tas de la po­bre­za y la de­sigual­dad. Pe­ro tras la re­cu­pe­ra­ción en 2005, con un pa­que­te de re­for­mas que ata­ja­ron al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y el re­equi­li­bro de cuen­tas pú­bli­cas, la eco­no­mía ha vuel­to a car­bu­rar a ta­sas por en­ci­ma del 5%, has­ta do­blar el año pa­sa­do la ren­ta per ca­pi­ta, co­lo­car el des­em­pleo en mí­ni­mo his­tó­ri­co y la in­fla­ción a ra­ya. El tu­ris­mo y las re­me­sas son los mo­to­res prin­ci­pa­les del mi­la­gro do­mi­ni­cano.

La es­ta­bi­li­dad de las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria es una de las

cons­tan­tes sub­ra­ya­das por to­dos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, uno de los pun­ta­les pa­ra ex­pli­car el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do que ha au­pa­do al país pa­ra com­pe­tir con Pa­na­má co­mo la eco­no­mía más fuer­te de la re­gión, pe­ro sin el fi­lón del opa­co sec­tor fi­nan­cie­ro pa­na­me­ño. El año pa­sa­do, el PIB ce­rró con una subida del 7%, por en­ci­ma de Pa­na­má y li­de­ran­do a to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­te año las pre­vi­sio­nes son le­ve­men­te a la ba­ja por­que “acu­sa­rá la ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía glo­bal, aun­que po­dría ser com­pen­sa­da por una de­man­da in­ter­na más fuer­te de lo es­pe­ra­do, sos­te­ni­da por los in­gre­sos y el cre­ci­mien­to del cré­di­to”, se­gún apun­ta­ba el FMI en un in­for­me re­cien­te.

“La es­ta­bi­li­dad no es nue­va, sal­vo al­gu­nos años, lle­va­mos con cre­ci­mien­tos de más del 5% ca­si des­de los años cin­cuen­ta”, se­ña­la el pro­fe­sor de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de San­to Do­min­go, Mi­guel Cea­ra-Hat­ton, que sub­ra­ya co­mo ci­mien­tos la al­ta dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas vía tu­ris­mo y re­me­sas, las dos ma­yo­res apor­ta­cio­nes al PIB con 9% y 8%, res­pec­ti­va­men­te,

El úl­ti­mo in­for­me de pre­vi­sio­nes del FMI au­gu­ra que la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na man­ten­drá su ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro. Pa­ra 2019 el pro­nós­ti­co del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal apun­ta a un cre­ci­mien­to del 5,1%, y del 5% pa­ra 2020 y 2021.

A di­fe­ren­cia de otras eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que tie­nen un se­rio pro­ble­ma de in­fla­ción, lo que las ha­ce más vul­ne­ra­bles, el país ca­ri­be­ño tie­ne los pre­cios ba­jo con­trol. El FMI pre­vé un IPC del 3,7% es­te año y del 4% en 2020.

El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal es­pe­ra que el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sea del 1,2% en 2019 y del 1,4% el pró­xi­mo año. y la in­ver­sión ex­tra­je­ra di­rec­ta, que en 2017 ro­zó los 4.000 mi­llo­nes de dó­la­res (3.636 mi­llo­nes de eu­ros) gra­cias a la com­pra del 35% de uno los em­ble­mas del país: la Cer­ve­ce­ría Na­cio­nal Do­mi­ni­ca­na. La in­yec­ción de di­vi­sas es la vál­vu­la de oxi­geno de cual­quier eco­no­mía pe­que­ña y más to­da­vía de una is­la. “Ne­ce­si­ta­mos im­por­tar gran par­te bie­nes de ca­pi­tal y de equi­po, ade­más de com­mo­di­ties, co­mo pe­tró­leo o tri­go”, re­cuer­da Cea­ra-Hat­ton.

De­pen­den­cia de EE UU

El tu­ris­mo no ha de­ja­do de su­bir. El año pa­sa­do ce­rró con ci­fras ré­cord y un au­men­to de más del 6%. El prin­ci­pal país de ori­gen es EE UU, así co­mo el las re­me­sas —ca­si el 80%— pro­ce­den­tes de los más de dos mi­llo­nes de do­mi­ni­ca­nos re­si­den­tes en las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses. La de­pen­den­cia del gi­gan­te del nor­te es de ca­rác­ter más co­mer­cial que fi­nan­cie­ro, lo que ayu­dó a apla­car las tur­bu­len­cias pro­vo­ca­das en otros puer­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos du­ran­te las re­cien­tes subidas de ti­pos en Was­hing­ton, así co­mo a ali­viar el im­pac­to de la re­ba­ja fis­cal de Trump. “Ape­nas hi­zo fal­ta una res­pues­ta en nues­tra po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Los es­tí­mu­los y el cre­ci­mien­to en EE UU lo que pro­vo­có en reali­dad es que las ex­por­ta­cio­nes do­mi­ni­ca­nas ce­rra­ran el año muy arri­ba”, se­ña­la Pa­vel Isa Con­tre­ras, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de San­to Do­min­go.

Las ex­por­ta­cio­nes, pe­se al ace­le­rón de ca­si el 15% del año pa­sa­do y la ac­ti­vi­dad de las zo­nas fran­cas —que apor­tan más de la mi­tad de las ven­tas al ex­te­rior, con­cen­tra­das en ma­te­rial mé­di­co, dis­po­si­ti­vos eléc­tri­cos, tex­ti­les y ci­ga­rros—, son el flan­co dé­bil. “En tér­mi­nos em­pie­za a des­bo­car­se. En un in­for­me so­bre la re­gión, la CEPAL sub­ra­ya es­ta cir­cuns­tan­cia: “Des­ta­ca el in­cre­men­to de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (11,8%), im­pul­sa­do por el di­na­mis­mo de la de­man­da in­ter­na y el no­ta­ble in­cre­men­to de la fac­tu­ra pe­tro­le­ra (36%)”.

La ta­sa de des­em­pleo es­tá en mí­ni­mos (5,5%), pe­ro en­tre los re­tos apun­ta­dos por los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les es­tá la me­jo­ra de las con­di­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral. “Tras la úl­ti­ma cri­sis, los suel­dos se con­vir­tie­ron en una he­rra­mien­ta de ajus­te. Des­de en­ton­ces, to­do ha subido me­nos los in­gre­sos. Des­con­tan­do la in­fla­ción, el sa­la­rio mí­ni­mo ac­tual es me­nor que el es­ta­ble­ci­do en los años se­sen­ta”, apun­ta Cea­ra-Hat­ton. Pe­se a la dis­pa­ri­dad de ren­ta, la de­man­da in­ter­na ga­na pe­so en par­te gra­cias a la flui­dez del cré­di­to, lo que ha pro­pi­cia­do a su vez un re­pun­te en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio du­ran­te los úl­ti­mos años (un 10% so­lo en 2018), au­pa­do tam­bién por la am­plia­ción del par­que ho­te­le­ro.

La cri­sis de 2002 coin­ci­dió con la im­ple­men­ta­ción de una nue­va re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra an­ti­blan­queo de ca­pi­ta­les. El Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Ga­li­fat), uno de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les con­tra el blan­queo, es­tá ac­tual­men­te su­per­vi­san­do el sis­te­ma do­mi­ni­cano, que im­ple­men­tó una nue­va ley ha­ce dos años. “El Go­bierno ha pues­to más in­te­rés por­que co­rría­mos el ries­go de caer en al­gu­na lis­ta ne­gra”, apun­ta Hie­romy Castro, coor­di­na­dor de la ra­ma do­mi­ni­ca­na de Tras­pa­re­cía In­ter­na­cio­nal. El úl­ti­mo in­for­me del Ga­li­fat, de sep­tiem­bre del año pa­sa­do, re­co­no­ce que “el mar­co nor­ma­ti­vo es­tá en sin­to­nía con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les”. Aun­que des­ta­ca que exis­ten ries­gos en las en­ti­da­des no fi­nan­cie­ras y que el 58% de los de­li­tos re­la­cio­na­dos con el lavado tie­ne que ver con nar­co­trá­fi­co, que ha re­co­bra­do fuer­za en el país co­mo ru­ta de pa­so al­ter­na­ti­va a los ca­na­les tra­di­cio­na­les co­mo Mé­xi­co.

El nar­co­trá­fi­co ha co­bra­do fuer­za: el 58% de los de­li­tos de lavado tie­nen ahí su ori­gen

JOHNER RF (GETTY IMAGES)

El FMI pre­vé que la eco­no­mía de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na avan­ce un 5% im­pul­sa­da por el tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.