Bo­ri­cua

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En 2015 me in­vi­ta­ron a la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co. Co­no­cí a es­cri­to­ras y do­cen­tes, com­ba­ti­vas, So­fía Ire­ne Car­do­na y Va­nes­sa Vilches. El alum­na­do re­cau­dó fon­dos pa­ra su­fra­gar mis die­tas. Mis an­fi­trio­nas, mien­tras pa­seá­ba­mos por San Juan, me ha­bla­ron de la co­rrup­ción y las pre­ca­rie­da­des de un país pa­ra el que un sec­tor im­por­tan­te de la po­bla­ción re­cla­ma in­de­pen­den­cia. “Un país que es­ta­mos in­ven­tán­do­nos”, es­cri­be So­fía. Mis ami­gas han sa­li­do a la ca­lle mu­chas ve­ces pa­ra reivin­di­car la gra­tui­dad de la edu­ca­ción, li­ber­tad de ex­pre­sión y aso­cia­ción, un sis­te­ma de sa­lud digno, el abor­to o el re­ti­ro. Tam­bién han par­ti­ci­pa­do en las pro­tes­tas con­tra el go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló, que cul­mi­na­ron con su di­mi­sión. En una tri­bu­na de es­te pe­rió­di­co Héc­tor Fe­li­ciano co­lo­ca­ba el fo­co en el lu­gar opor­tuno: “Lo que im­por­ta es sa­ber (…) qué ca­mino to­ma­rá la len­ta de­sin­te­gra­ción del ré­gi­men co­lo­nial, (…) si se pro­pon­drán po­lí­ti­cas ac­tua­li­za­das de re­no­va­ción, nue­vas for­mas de fis­ca­li­zar, si se idea­rá una so­cie­dad de de­re­chos ple­nos…”. El es­cri­tor ba­ra­ja­ba la po­si­bi­li­dad de un desen­la­ce lam­pe­du­siano.

El que to­do cam­bie pa­ra que to­do si­ga igual se­ría san­gran­te si con­si­de­ra­mos que en Puer­to Ri­co la vio­len­cia de Es­ta­do co­bra for­ma de pe­lo­tas de go­ma y gas pi­mien­ta. Ma­ca­na. El in­for­me Km O, que se ac­tua­li­za co­mo do­cu­men­to vi­vo de una re­pre­sión vi­va, acu­mu­la­ba a pri­me­ros de agos­to 70 pá­gi­nas de de­nun­cias por agre­sio­nes, abu­sos, mal­tra­to po­li­cial, vul­ne­ra­ción de la li­ber­tad de ex­pre­sión y de­re­chos bá­si­cos de los ma­ni­fes­tan­tes, de­ten­cio­nes ile­ga­les y fal­sas de­ten­cio­nes pu­bli­ci­ta­das co­mo ejem­plar tra­ba­jo po­li­cial. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Puer­to Ri­co, Bri­ga­da Le­gal So­li­da­ria, Co­le­gio de Abo­ga­dos y Abo­ga­das de Puer­to Ri­co e Ins­ti­tu­to Ca­ri­be­ño de De­re­chos Hu­ma­nos ava­lan los da­tos. A mis ami­gas les preo­cu­pa —no tie­nen mie­do— la in­te­gri­dad fí­si­ca de jó­ve­nes ma­ni­fes­tan­tes. “¡Y tam­bién de las vie­ji­tas!”, acla­ra So­fía: una se­xa­ge­na­ria ha si­do de­te­ni­da por lla­mar co­rrup­to a Jor­ge Rash­ke, re­li­gio­so de­re­chis­ta aso­cia­do a los po­lí­ti­cos proes­ta­di­dad. Allá quie­ren vi­vir los cam­bios con ale­gría y es­pe­ran­za: “Los após­to­les de la pru­den­cia lla­man a no idea­li­zar el mo­vi­mien­to que en 12 días des­ti­tu­yó al go­ber­na­dor. Que no can­te­mos vic­to­ria, ad­vier­ten cau­te­lo­sos. Ben­di­to, se­ño­res, no sean tan agua­ca­to­nes”, es­cri­be Ana Ly­dia Ve­ga. La re­per­cu­sión de las pro­tes­tas en Es­ta­dos Uni­dos —es­pe­cial­men­te en el pro­gra­ma de la CBS de Da­vid Beg­naud— sin­to­ni­za con el ma­les­tar por la in­ci­ta­ción al odio y la xe­no­fo­bia trum­pia­nas que des­en­ca­de­nan ma­sa­cres co­mo la de El Pa­so. Pe­se a que la pro­tes­ta se pue­da trans­for­mar en al­go trendy, mu­chos y mu­chas agra­de­cen la vi­si­bi­li­dad otor­ga­da por Ricky Mar­tin o Bad Bunny. Yo, me­nos co­lo­ni­za­da por Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no com­ple­ta­men­te des­co­lo­ni­za­da —trendy, show bu­si­ness, Ca­sual Fri­day, Fa­ce­book, Wall Street, Cuan­do Harry en­con­tró a Sally…— si­go con la du­da de si so­lo por el gla­mur ve­mos los ho­rro­res o el gla­mur los em­bo­rro­na con­vir­tien­do en efí­me­ra una lu­cha lar­ga en la que no de­be­ría­mos ol­vi­dar el víncu­lo en­tre his­to­ria, eco­no­mía, po­lí­ti­ca y cul­tu­ra, que de­fi­ne la vio­len­cia de las do­mi­na­cio­nes co­lo­nia­les. “¡Ay, San­to, to­do es Dis­ney­lan­dia!”, di­ce So­fía Ire­ne. Creo que el ges­to del ar­tis­ta-ciu­da­dano Mar­tin es de agra­de­cer, pe­ro me preo­cu­pa la re­duc­ción a es­pec­tácu­lo de la po­lí­ti­ca. Mien­tras tan­to, en San Juan, Mó­ni­ca Flo­res si­gue re­ci­bien­do gol­pes y So­fía, an­te el nom­bra­mien­to de nue­vos go­ber­na­do­res y go­ber­na­do­ras, tie­ne pre­pa­ra­das las ca­ce­ro­las.

En Puer­to Ri­co hay agre­sio­nes, abu­sos, mal­tra­to po­li­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.