La es­tra­te­gia del vér­ti­go

El mie­do a las elec­cio­nes cre­ce an­te la dis­tan­cia en­tre el PSOE y Po­de­mos Sán­chez in­ten­ta for­zar a Igle­sias, pe­ro no te­me una vuel­ta a las ur­nas El pre­si­den­te tras­la­da a sus in­ter­lo­cu­to­res que la de­re­cha no po­drá su­mar Po­de­mos vi­ve un de­ba­te in­terno, pe­ro

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CAR­LOS E. CUÉ

El tiem­po y el des­can­so ve­ra­nie­go no han me­jo­ra­do las co­sas en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos. Al re­vés. La des­con­fian­za pa­re­ce ha­ber cre­ci­do des­de el fias­co de la ne­go­cia­ción fa­lli­da pa­ra la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez. El pre­si­den­te ha mul­ti­pli­ca­do sus reunio­nes —14 con unas 180 or­ga­ni­za­cio­nes so­lo en la úl­ti­ma se­ma­na— con un cla­ro ob­je­ti­vo, que ha ex­pre­sa­do a mu­chos de sus in­ter­lo­cu­to­res de es­tos días: pre­sio­nar a Uni­das Po­de­mos pa­ra que acep­te un Go­bierno a la por­tu­gue­sa, es­to es, un acuer­do pro­gra­má­ti­co con apo­yo ex­terno de la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias, pe­ro sin que es­ta apor­te mi­nis­tros.

A esas de­ce­nas de per­so­nas que le han es­cu­cha­do du­ran­te es­tos días tam­bién les ha tras­la­da­do que él no quie­re elec­cio­nes, pe­ro no las te­me. Sán­chez in­sis­te en que si hay re­pe­ti­ción elec­to­ral no se­rá el res­pon­sa­ble, sino Uni­das Po­de­mos al re­cha­zar su pro­pues­ta. Tam­bién ase­gu­ra que se­rán ellos los más per­ju­di­ca­dos en ese es­ce­na­rio, y no los so­cia­lis­tas.

Al­gu­nos in­ter­lo­cu­to­res le han plan­tea­do es­tos días el te­mor a una enor­me abs­ten­ción de la iz­quier­da, frus­tra­da por el fra­ca­so de la ne­go­cia­ción y la ne­ce­si­dad de re­pe­tir elec­cio­nes. Pe­ro es­tas per­so­nas se han en­con­tra­do un Sán­chez con­ven­ci­do de que ese es­ce­na­rio no es real. Él y su equi­po creen que ha­bría una abs­ten­ción ma­yor, co­mo pa­só tam­bién en la re­pe­ti­ción de 2016 —La Mon­cloa cal­cu­la que la par­ti­ci­pa­ción po­dría ron­dar un 68%, ca­si ocho pun­tos me­nos que en abril, cuan­do ro­zó el 76%—, pe­ro no con­si­de­ran que la de­re­cha pue­da su­mar en nin­gún ca­so una ma­yo­ría que le per­mi­ta go­ber­nar.

Las en­cues­tas que ma­ne­ja La Mon­cloa no apre­cian una mo­vi­li­za­ción ex­tra­or­di­na­ria de la de­re­cha. Fuen­tes del Eje­cu­ti­vo creen que el PP po­dría re­cu­pe­rar te­rreno a cos­ta de Ciu­da­da­nos y Vox, pe­ro sin am­pliar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los es­ca­ños del blo­que. Tam­po­co con­tem­plan el es­ce­na­rio de una unión de to­da la de­re­cha, al es­ti­lo de Na­va­rra Su­ma (el pac­to de UPN, PP y Ciu­da­da­nos que dio muy bue­nos re­sul­ta­dos y les per­mi­tió ga­nar las elec­cio­nes en esa co­mu­ni­dad, aun­que no lo­gró la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y no ha po­di­do go­ber­nar) por­que la gue­rra por el li­de­raz­go de es­te blo­que, que si­gue abier­ta, lo im­pe­di­rá.

Los nú­me­ros que se tra­ba­jan en ese es­ce­na­rio de re­pe­ti­ción de elec­cio­nes ofre­cen en­tre 135 y 150 es­ca­ños al PSOE —aho­ra tie­ne 123—, mien­tras que Uni­das Po­de­mos su­fri­ría una caí­da im­por­tan­te. El pro­ble­ma que tie­ne la for­ma­ción de Igle­sias es que, con el sis­te­ma de elec­ción pro­vin­cial, un pe­que­ño des­cen­so en el por­cen­ta­je de vo­tos en to­da Es­pa­ña pue­de su­po­ner la pér­di­da de 15 o 20 dipu­tados que ob­tu­vo por muy po­ca di­fe­ren­cia en va­rias pro­vin­cias. Es un fe­nó­meno que ya su­frió IU y que afec­ta a to­dos los par­ti­dos pe­que­ños.

Des­con­cier­to

Uni­das Po­de­mos, sin em­bar­go, ana­li­za la es­tra­te­gia de Sán­chez de re­unir­se con de­ce­nas de or­ga­ni­za­cio­nes y de­jar­les a ellos pa­ra el fi­nal con un gran des­con­cier­to. El gru­po de Igle­sias tam­bién ase­gu­ra que quie­re evi­tar a to­da cos­ta una re­pe­ti­ción elec­to­ral. No tan­to por­que le per­ju­di­que —sus di­ri­gen­tes es­tán convencido­s de que las co­sas que­da­rían más o me­nos igual—, sino por­que cree que su­pon­dría una rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va en­tre el PSOE y Uni­das Po­de­mos que abri­ría pa­so a una cam­pa­ña a ca­ra de pe­rro, muy di­fe­ren­te a la de abril, que fue de guan­te blan­co cla­rí­si­mo en­tre dos ri­va­les que en 2016 se ma­cha­ca­ban en to­dos los mí­ti­nes, y ha­ría muy di­fí­cil cual­quier Go­bierno de iz­quier­das.

Ca­si to­das las fuen­tes con­sul­ta­das en el PSOE y Uni­das Po­de­mos, así co­mo in­ter­lo­cu­to­res de am­bos en los úl­ti­mos días, asu­men que ha­brá mo­vi­mien­tos en la rec­ta fi­nal, co­mo los hu­bo cuan­do que­da­ban ape­nas tres días pa­ra la in­ves­ti­du­ra fa­lli­da. In­clu­so Jo­sé Luis Ába­los, per­so­na de la má­xi­ma con­fian­za del pre­si­den­te en fun­cio­nes, de­ja­ba abier­ta esa puer­ta en la en­tre­vis­ta de ayer con EL PAÍS. Pe­ro ca­da día que pa­sa que­da me­nos

pa­ra evi­tar una re­pe­ti­ción elec­to­ral. El vi­ce­pre­si­den­te an­da­luz y lí­der de Ciu­da­da­nos en esa co­mu­ni­dad, Juan Ma­rín, pi­dió el sá­ba­do a Sán­chez que “sal­ga de Doñana” y asu­ma “su res­pon­sa­bi­li­dad” de for­mar Go­bierno. En 2016, tras una in­ves­ti­du­ra fa­lli­da y dos elec­cio­nes trun­ca­das, el en­ton­ces pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, tam­bién se es­ca­pó unos días a San­xen­xo (Pon­te­ve­dra), pe­se a no te­ner cla­ros los apo­yos pa­ra go­ber­nar. mar­gen. En el PSOE y en el Go­bierno se ha ins­ta­la­do la idea de que la re­pe­ti­ción elec­to­ral es el es­ce­na­rio más pro­ba­ble si no hay un gi­ro en Po­de­mos. El gru­po de Igle­sias no aca­ba de creer­lo y con­fía en que to­do sea una es­tra­te­gia ne­go­cia­do­ra.

Den­tro de Uni­das Po­de­mos exis­te di­vi­sión de opi­nio­nes. IU y los co­mu­nes se mues­tran más pro­cli­ves a acep­tar la idea del Go­bierno a la por­tu­gue­sa, mien­tras Igle­sias y sus fie­les in­sis­ten en la coa­li­ción so­bre la ba­se de un acuer­do pro­gra­má­ti­co que ya se ha­bía avan­za­do bas­tan­te cuan­do se rom­pie­ron las ne­go­cia­cio­nes. Pe­ro los di­ri­gen­tes con­sul­ta­dos creen que al fi­nal, se to­me la de­ci­sión que se to­me, ha­brá uni­dad de vo­to en los 42 es­ca­ños de Uni­das Po­de­mos, por lo que el lí­der so­cia­lis­ta no pue­de con­fiar en una ex­plo­sión in­ter­na.

Sán­chez no tie­ne nin­gu­na con­tes­ta­ción en el PSOE, aun­que sí hay di­ri­gen­tes que te­men mu­cho más que el pre­si­den­te en fun­cio­nes los ries­gos de una re­pe­ti­ción elec­to­ral. En la cú­pu­la, so­lo Odón Elor­za se ha ani­ma­do a ex­pre­sar­lo en pú­bli­co y tam­bién en al­gún de­ba­te in­terno, don­de ha dis­cu­ti­do los op­ti­mis­tas da­tos del CIS. Pe­ro en pri­va­do ese mie­do se ha­lla mu­cho más ex­ten­di­do. Co­mo se­ña­la una per­so­na que es­tá tra­tan­do de fa­ci­li­tar un acuer­do, “al fi­nal, to­do de­pen­de­rá de quien ten­ga más vér­ti­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.