Las víc­ti­mas de Eps­tein piden que su muer­te no cie­rre el ca­so por abu­sos

La in­ves­ti­ga­ción por la red de aco­so a me­no­res pue­de di­ri­gir­se con­tra otros acu­sa­dos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO GUIMÓN,

La muer­te el sá­ba­do del mul­ti­mi­llo­na­rio Jef­frey Eps­tein, ha­lla­do in­cons­cien­te en su cel­da de la pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad de Nue­va York don­de es­pe­ra­ba jui­cio por ex­plo­tar se­xual­men­te a de­ce­nas de ni­ñas, en lo que la po­li­cía ha des­cri­to co­mo un sui­ci­dio, ha abier­to nu­me­ro­sas in­cóg­ni­tas. Una de ellas, re­la­ti­va al fu­tu­ro de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la red glo­bal de trá­fi­co se­xual que su­pues­ta­men­te coor­di­na­ba el fi­nan­cie­ro, la han em­pe­za­do a des­pe­jar los abo­ga­dos de los de­man­dan­tes.

Fa­lle­ci­do Eps­tein, quien se en­fren­ta­ba a 45 años de pri­sión y cu­yo jui­cio es­ta­ba pre­vis­to pa­ra me­dia­dos de 2020, la cau­sa cri­mi­nal en su con­tra que­da ce­rra­da. Pe­ro ello no quie­re de­cir que se va­yan a ce­rrar tam­bién las pes­qui­sas so­bre el ca­so. Los in­ves­ti­ga­do­res pue­den di­ri­gir­se aho­ra con­tra otras per­so­nas acu­sa­das de es­tar vin­cu­la­das a la red. Los abo­ga­dos de al­gu­nas de las víc­ti­mas ya han anun­cia­do que con­ti­nua­rán bus­can­do jus­ti­cia.

“Hay to­da una red que per­mi­tió que es­to ocu­rrie­ra, y es ho­ra de que to­dos los que for­ma­ban par­te de ella res­pon­dan an­te la jus­ti­cia”, di­jo Kim­berly Ler­ner, una de las le­tra­das, quien re­cal­có que la muer­te de Eps­tein “no es el fi­nal, sino un nue­vo co­mien­zo”. Su clienta, Jennifer Araoz, que acu­sa al fi­nan­cie­ro de ha­ber­la vio­la­do cuan­do ella te­nía 15 años, de­jó cla­ro sus sen­ti­mien­tos tras la muer­te del mul­ti­mi­llo­na­rio. “De­be­re­mos vi­vir con las ci­ca­tri­ces de sus ac­cio­nes el res­to de nues­tras vi­das, mien­tras que él no se en­fren­ta­rá nun­ca a las con­se­cuen­cias de los crí­me­nes que co­me­tió”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do. “Y es­pe­ro que las au­to­ri­da­des con­ti­núen y acu­sen a sus cóm­pli­ces y po­si­bi­li­ta­do­res, pa­ra ase­gu­rar la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas”.

El día an­tes de su muer­te en la pri­sión fe­de­ral de Man­hat­tan, los jue­ces hi­cie­ron pú­bli­cos do­cu­men­tos que re­ve­lan nue­vos de­ta­lles so­bre el ca­so. For­man par­te de una de­man­da in­ter­pues­ta en 2017 con­tra una mu­jer acu­sa­da de re­clu­tar a chi­cas me­no­res de edad pa­ra Eps­tein. La de­man­dan­te men­cio­na a dos po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas y al prín­ci­pe An­drés de In­gla­te­rra.

Las nue­vas vías de la in­ves­ti­ga­ción so­bre el ca­so co­rre­rán, pues, en pa­ra­le­lo a las otras dos in­da­ga­cio­nes abier­tas ayer por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y el FBI so­bre las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Eps­tein. Di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des en la cus­to­dia del pre­so, que ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do el 23 de ju­lio un in­ten­to de sui­ci­dio du­ran­te su con­fi­na­mien­to, no han tar­da­do en sa­lir a la luz. The New York Ti­mes pu­bli­ca­ba ayer, ci­tan­do a un agen­te, que el pro­to­co­lo obli­ga­ba a los guar­dias a com­pro­bar ca­da 30 mi­nu­tos el es­ta­do del reo, pe­ro el pro­ce­di­mien­to no se si­guió en la vís­pe­ra de su muer­te. Tam­bién se le per­mi­tió es­tar a so­las en una cel­da dos se­ma­nas des­pués de que se le re­ti­ra­ra la vi­gi­lan­cia es­pe­cial por ries­go de sui­ci­dio, una vio­la­ción de los pro­ce­di­mien­tos pe­ni­ten­cia­rios. Du­ran­te una vis­ta re­cien­te en un juz­ga­do, los abo­ga­dos de Eps­tein co­men­ta­ron al juez que su clien­te ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas y que temía por su se­gu­ri­dad. El ma­gis­tra­do ne­gó la li­ber­tad ba­jo fian­za has­ta la ce­le­bra­ción del jui­cio.

Las in­cóg­ni­tas al­re­de­dor de la muer­te del mul­ti­mi­llo­na­rio han desata­do una ola de teo­rías cons­pi­ra­to­rias que po­nen en du­da que se tra­te de un sui­ci­dio, en una his­to­ria sal­pi­ca­da por per­so­na­jes fa­mo­sos, po­de­ro­sos y has­ta aris­to­crá­ti­cos que ya ha si­do du­ran­te años te­rreno fér­til pa­ra elu­cu­bra­cio­nes in­fun­da­das. A ellas se su­mó ayer el pre­si­den­te, Do­nald Trump, que re­tui­teó un men­sa­je que nie­ga que se tra­te de un sui­ci­dio y que apun­ta al ex­pre­si­den­te de­mó­cra­ta Bill Clin­ton, uno de los po­lí­ti­cos que te­nían una re­la­ción de amis­tad con Eps­tein, co­mo po­si­ble res­pon­sa­ble.

/ J. R (REU­TERS)

Eps­tein, di­bu­ja­do el 31 de ju­lio en el tri­bu­nal de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.