Cam­biar pa­ra se­guir igual

Zi­da­ne vuel­ve a apos­tar an­te la Ro­ma por el 3-5-2, un sis­te­ma de jue­go que si­gue sin de­te­ner la se­cuen­cia de go­les en­ca­ja­dos, 19 en los úl­ti­mos sie­te par­ti­dos

El País (País Vasco) - - DEPORTES - GORKA R. PÉ­REZ,

Más allá de la com­po­si­ción de la plan­ti­lla, y de la re­so­lu­ción de los con­flic­tos in­di­vi­dua­les que man­tie­ne abier­tos con Ba­le, Ja­mes y Ma­riano, Zi­ne­di­ne Zi­da­ne di­ri­ge sus es­fuer­zos en los úl­ti­mos par­ti­dos a di­se­ñar un ar­ma­zón que con­ten­ga la fa­ci­li­dad con la que cual­quier equi­po le ha­ce go­les al Ma­drid. El em­pa­te a dos an­te la Ro­ma, re­suel­to en fa­vor de los italianos en la tan­da de pe­nal­tis, ele­vó a 19 los en­ca­ja­dos du­ran­te los sie­te par­ti­dos de pre­tem­po­ra­da (2,7 de me­dia), y no hi­zo más que evi­den­ciar la vul­ne­ra­bi­li­dad de un equi­po que vie­ne pro­bán­do­se en sus dos úl­ti­mas ac­tua­cio­nes un abri­go de cin­co cen­tro­cam­pis­tas que si bien con­tu­vo al Salz­bur­go (úni­co equi­po que se fue de va­cío), no sur­tió efec­to en el Olím­pi­co.

El nue­vo mar­co de jue­go so­bre el que tra­ta de im­ple­men­tar Zi­da­ne su par­ti­cu­lar re­vo­lu­ción tác­ti­ca, el 3-5-2 que ya uti­li­zó en Aus­tria, des­cu­brió bon­da­des y pro­ble­mas en la mis­ma can­ti­dad. La li­ber­tad ofen­si­va de Mar­ce­lo con­vir­tió al bra­si­le­ño en el me­jor agi­ta­dor del ata­que blan­co, y si­tuó su ór­bi­ta de tra­ba­jo mu­cho más cer­ca de la por­te­ría de la Ro­ma. Pe­ro al mis­mo tiem­po des­guar­ne­ció la ban­da iz­quier­da cuan­do el ba­lón po­nía di­rec­ción ha­cia Cour­tois, y obli­gó a Na­cho a es­ti­rar su po­si­ción y cu­brir una ban­da por la que se mul­ti­pli­ca­ron las lle­ga­das del con­jun­to ita­liano, siem­pre en su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca.

El ca­ra o cruz de Mar­ce­lo de­ri­vó en una se­cuen­cia de idas y ve­ni­das, to­das con pe­li­gro en am­bos la­dos, aun­que en ma­yor can­ti­dad pa­ra la Ro­ma. Dze­ko y Ün­der vie­ron el hue­co a la es­pal­da del la­te­ral y se vol­ca­ron so­bre él. La po­ten­cia del bos­nio no en­con­tró ré­pli­ca en Va­ra­ne, flo­jo en la mar­ca, y per­mi­tió que las aco­me­ti­das de la Ro­ma ocu­pa­sen dis­tin­tas al­tu­ras y lle­ga­sen has­ta Cour­tois.

Ru­le­ta ru­sa

Con­ver­ti­do el due­lo en una es­pe­cie de ru­le­ta ru­sa, el Ma­drid dis­pa­ró pri­me­ro por me­dio de Mar­ce­lo, que tras ti­rar un re­cor­te sol­tó un la­ti­ga­zo con la pier­na de­re­cha que es­qui­vó los guan­tes de Pau. La po­ca pre­sen­cia en ata­que de Ben­ze­ma y Ha­zard acre­cen­tó la vo­lun­tad del bra­si­le­ño por per­ma­ne­cer en ese es­pa­cio al que ha­bi­tual­men­te los la­te­ra­les lle­gan en ca­rre­ra. Apro­ve­chan­do ese an­cla­je, la Ro­ma lan­zó un con­tra­gol­pe y Pe­rot­ti cul­mi­nó en el área pe­que­ña un gran cen­tro de Za­nio­lo que Mi­li­tão no su­po me­dir. El au­to­ma­tis­mo re­quie­re de re­pe­ti­ción, y al Ma­drid le que­dan to­da­vía mu­chas se­ries que ha­cer.

Acep­tó, sin em­bar­go, el in­ter­cam­bio de gol­pes, y Ca­se­mi­ro, de ca­be­za tras un sa­que de es­qui­na en cor­to que aca­bó en las bo­tas de Mar­ce­lo, vol­vió a po­ner por de­lan­te al Ma­drid. El es­pe­jis­mo du­ró un so­lo mi­nu­to, el que tar­dó Dze­ko en en­viar a la red un pa­se in­te­rior que vol­vió a de­jar al des­cu­bier­to la vul­ne­ra­bi­li­dad del pa­si­llo cen­tral blan­co, el que se su­po­nía más po­bla­do por nú­me­ro de ju­ga­do­res.

No de­bió gus­tar­le a Zi­da­ne el des­ba­ra­jus­te de­fen­si­vo de su equi­po en la pri­me­ra mi­tad, y des­di­bu­jó su idea tras el des­can­so, re­cu­pe­ran­do el 4-4-2 y pro­vo­can­do con él un re­ajus­te de com­pe­ten­cias que tar­dó en cua­jar. Jo­vic for­mó pa­re­ja de ata­que con Ben­ze­ma, mien­tras Ha­zard ob­ser­vó a su so­cio fran­cés des­de la ban­da con cier­ta me­lan­co­lía. Le du­ró po­co la pe­na al bel­ga, por­que Ba­le ocu­pó des­pués esa pla­za in­tro­du­cien­do al cam­po una frial­dad que anes­te­sió el ata­que.

Si la vo­lun­tad de Zi­da­ne era es­ta­ble­cer un cor­ta­fue­gos car­te­siano que per­mi­tie­ra a su equi­po do­mi­nar el tiem­po del par­ti­do, la ju­ga­da no le sa­lió del to­do por­que la Ro­ma si­guió ge­ne­ran­do pe­li­gro por las mis­mas áreas. De­mos­tró más ro­da­je el cua­dro ita­liano, ade­más de un des­ta­ca­ble buen gus­to con el ba­lón. To­das sus ju­ga­das na­cie­ron con una vo­lun­tad cla­ra de al­can­zar la por­te­ría ri­val sin ne­ce­si­dad de re­ba­jar la ve­lo­ci­dad del ba­lón con de­ma­sia­dos in­ter­me­dia­rios.

Des­he­cha por com­ple­to la fi­gu­ra ini­cial por el cam­bio de ca­si to­das sus fi­chas, el Ma­drid fue un tó­tum re­vo­lú­tum de oca­sio­nes de dis­tin­ta cla­se. Las más cla­ras re­ca­ye­ron en Jo­vic, que no acer­tó con dos dis­pa­ros cla­ros; y en Ba­le, que re­ma­tó fue­ra las dos oca­sio­nes de las que dis­pu­so. En la tan­da de pe­nal­tis Mar­ce­lo hi­zo bueno el tó­pi­co de que el me­jor ju­ga­dor del par­ti­do sue­le fa­llar su penalti.

/ GRE­GO­RIO BORGIA (AP)

Ca­se­mi­ro ca­be­cea pa­ra mar­car el se­gun­do gol del Real Ma­drid an­te la opo­si­ción de Ko­la­rov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.