El fi­lón de João Fé­lix

Con so­lo 19 años y con el pe­so de los 126 mi­llo­nes de eu­ros que ha cos­ta­do, el Atlé­ti­co se mues­tra pru­den­te con to­do lo que ro­dea a su nue­va es­tre­lla

El País (País Vasco) - - DEPORTES - LADISLAO J. MOÑINO,

“Vie­ne João, en­tra por arri­ba”. Los vi­gi­lan­tes del Ce­rro del Es­pino anun­cian por el wal­kie-tal­kie la lle­ga­da de João Fé­lix (Vi­seu, Por­tu­gal; 19 años). La se­sión ha si­do pro­gra­ma­da a las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na y el chi­co se pre­sen­ta en el cen­tro de en­tre­na­mien­to del Atlé­ti­co de Ma­drid con una ho­ra de an­te­la­ción. Con­du­ce uno de los vehícu­los asig­na­do a los miem­bros del plan­tel, pro­ce­den­te de uno de los pa­tro­ci­na­do­res del club. “Na­da de de­por­ti­vos ni co­ches lu­jo­sos, que es­tá em­pe­zan­do. To­do po­co a po­co”, re­la­ta un em­plea­do ro­ji­blan­co.

Los 126 mi­llo­nes de eu­ros que el Atlé­ti­co abo­nó al Ben­fi­ca y las ex­pec­ta­ti­vas que ha le­van­ta­do en la pre­tem­po­ra­da han ins­ta­la­do al club en la pre­cau­ción al­re­de­dor de su nue­va jo­ya. Se pal­pa en el am­bien­te el vér­ti­go por el po­ten­cial de­por­ti­vo y la di­men­sión en tér­mi­nos de ex­pan­sión de mar­ca que pue­de al­can­zar el chi­co. El te­mor a es­tro­pear el fi­lón de­por­ti­vo y eco­nó­mi­co que pue­de su­po­ner su ex­plo­sión in­vi­ta a la pru­den­cia en los des­pa­chos. “Hay que ma­ne­jar­lo con cui­da­do, es una apues­ta arries­ga­da por el pre­cio, pe­ro el re­torno que nos pue­de dar en el fút­bol, que es lo prin­ci­pal, es bru­tal. El im­pac­to eco­nó­mi­co es­tá li­ga­do a su ren­di­mien­to”, ex­pli­ca un di­rec­ti­vo. So­lo en los dos pri­me­ros días, des­de que se pu­sie­ron a la ven­ta, se ven­die­ron 7.000 ca­mi­se­tas con su nom­bre se­ri­gra­fia­do. En las ofi­ci­nas del club dan por se­gu­ro que João Fé­lix ya li­de­ra las ven­tas del pre­sen­te cur­so. Du­ran­te la gi­ra ame­ri­ca­na, ape­nas ha si­do ex­pues­to pa­ra ac­tos pu­bli­ci­ta­rios o me­diá­ti­cos, aun­que en la web es el re­cla­mo pa­ra re­clu­tar abo­na­dos. Las me­nos de 1.000 en­tra­das que que­dan a la ven­ta pa­ra el pri­mer par­ti­do de Li­ga con el Ge­ta­fe tie­nen mu­cho que ver con el im­pac­to y el en­tu­sias­mo que ha ge­ne­ra­do en la hin­cha­da des­de su lle­ga­da. “El pre­cio ha si­do al­to, pe­ro el club te­nía cla­ro que que­rían ha­cer una gran in­ver­sión en un ta­len­to jo­ven. No hay que te­ner pri­sa por dar­le res­pon­sa­bi­li­dad. Cuan­do se fi­chó a Agüe­ro tam­bién se pa­gó mu­cho di­ne­ro pa­ra la épo­ca por un chi­co de 17 años, al prin­ci­pio no ju­ga­ba y lue­go el Kun fue lo que fue. Lo mis­mo pa­só con Griez­mann”, de­fien­de el ca­pi­tán Ko­ke. “19 años, ¿no?”, iro­ni­za Gi­mé­nez. “Es un ju­ga­dor que tra­ba­ja muy bien. No­so­tros sa­be­mos que cuan­do nos to­ca de­fen­der, de­fen­de­mos to­dos. Él se ha adap­ta­do muy rá­pi­do a eso, y pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal, a la ho­ra del ata­que ya sa­be­mos lo que da y lo que es. Es un chi­co que quie­re cre­cer, sin du­da lo va a ha­cer, y el fu­tu­ro es­tá en sus ma­nos”, abun­da el cen­tral uru­gua­yo.

Una vez que sa­lu­da a to­dos los em­plea­dos que pu­lu­lan por los al­re­de­do­res del ves­tua­rio anexo al cam­po de en­tre­na­mien­to, João Fé­lix tar­da po­co en cam­biar­se. Apa­re­ce en chan­clas y ojean­do el mó­vil en la en­tra­da de la ca­fe­te­ría don­de los ju­ga­do­res desa­yu­nan an­tes de es­cu­char los ala­ri­dos del Pro­fe Or­te­ga exi­gien­do es­fuer­zo y aten­ción. Me­ti­do en fae­na, es un ele­men­to si­len­cio­so y se­cun­da­rio en el que so­lo el ver­de chi­llón de sus bo­tas lla­ma la aten­ción. So­lo pa­re­ce per­tur­bar su con­cen­tra­ción los so­pli­dos y los to­ques que di­ri­ge a su fle­qui­llo la­dea­do, cui­da­do­sa­men­te re­cor­ta­do. Es­cu­cha y eje­cu­ta. “Lo me­jor que tie­ne es lo que di­je des­de el pri­mer día, sus ga­nas de apren­der. Man­tie­ne las ga­nas de aten­der y con eso el pro­ce­so de adap­ta­ción se­rá más cor­to. El ta­len­to es in­na­to, pe­ro las ga­nas de apren­der son el ca­mino más cor­to que un ju­ga­dor tie­ne pa­ra ren­dir”, ase­gu­ra Die­go Pa­blo Si­meo­ne.

Do­mi­nio del es­pa­cio

No hay na­die más cau­to con el chi­co que el pro­pio en­tre­na­dor, enemi­go de por sí del real­ce in­di­vi­dual y en es­pe­cial del rui­do me­diá­ti­co al­re­de­dor de los chi­cos que es­tán em­pe­zan­do. El Cho­lo ha ter­mi­na­do por con­ven­cer­se de que tie­ne en­tre sus ma­nos un ju­ga­dor di­fe­ren­te con un mar­gen de pro­gre­sión que le pue­de ele­var en los pró­xi­mos años a la pri­me­ra lí­nea del fút­bol mun­dial. Los in­for­mes ela­bo­ra­dos por uno de los gran­des va­le­do­res de su fi­cha­je den­tro del club, el di­rec­tor de­por­ti­vo An­drea Ber­ta, apun­ta­ban en esa di­rec­ción, pe­ro tam­bién se­ña­la­ban que su fí­si­co aún es­tá en desa­rro­llo. En los pri­me­ros días de con­cen­tra­ción en Los Án­ge­les de San Ra­fael a Si­meo­ne le asal­ta­ron al­gu­nas du­das que te­nían que ver pre­ci­sa­men­te con las con­di­cio­nes fí­si­cas del chi­co. A su men­te se le ve­nía la en­de­blez que no acom­pa­ña­ba el ta­len­to de Óli­ver To­rres.

En el par­ti­di­llo que dis­po­ne el téc­ni­co en un cam­po re­du­ci­do apa­re­ce una de las gran­des vir­tu­des fut­bo­lís­ti­cas del lu­so. Co­mo to­dos los ju­ga­do­res li­via­nos, los es­pa­cios li­bres son su re­fu­gio y su ar­ti­lle­ría. Sus mo­vi­mien­tos es­tán en­ca­mi­na­dos a huir de los con­tac­tos y po­der re­ci­bir el ba­lón a la es­pal­da de cen­tro­cam­pis­tas y de­lan­te­ros ri­va­les pa­ra ha­cer da­ño. Su ex­hi­bi­ción del sá­ba­do en Es­to­col­mo an­te la Ju­ven­tus se ba­só en su ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar por sor­pre­sa a los es­pa­cios. “Hay po­cos chi­cos que a los 19 años ten­gan ya esa lec­tu­ra del jue­go, pa­ra apa­re­cer en los es­pa­cios más que pa­ra ocu­par­los. No abu­sa de que­rer el ba­lón al pie”, des­cri­be un ana­lis­ta que co­la­bo­ra con el Atlé­ti­co y que fue con­sul­ta­do an­tes de que se con­cre­ta­ra su fi­cha­je. “João tie­ne mu­chas ca­pa­ci­da­des. Se es­tá adap­tan­do muy rá­pi­do a lo que el equi­po ne­ce­si­ta. Tie­ne una vi­sión que le per­mi­te adap­tar­se a mu­chas po­si­cio­nes”, le elo­gió Si­meo­ne tras sus dos go­les a la Ju­ven­tus. De sus pa­la­bras se de­tec­ta que ha­brá de­ba­te en cuan­to a su po­si­ción. Du­ran­te la pre­tem­po­ra­da, Si­meo­ne le ha he­cho par­tir más des­de la ban­da de­re­cha que des­de la me­dia­pun­ta. “Es una mi­na jue­gue don­de jue­gue”, con­clu­ye un di­rec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.