Sebas Sáiz, re­bel­de con cau­sa

“Gano de­por­ti­va y eco­nó­mi­ca­men­te”, ex­pli­ca el pí­vot, de 25 años, so­bre su ines­pe­ra­da mar­cha a Ja­pón

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUS­TINO SÁEZ,

De­ja un ins­tan­te de apre­tu­jar desafíos, in­cer­ti­dum­bres y ex­pec­ta­ti­vas en la ma­le­ta y se de­tie­ne a con­tar su his­to­ria. “La gen­te me di­ce, ‘¿pe­ro có­mo te vas a Ja­pón? Allí so­lo, con lo jo­ven que eres, ¿no te da co­sa?’. Co­sa me da­ría que­dar­me aquí atas­ca­do, ha­cien­do lo mis­mo el res­to de mi ca­rre­ra. No hay na­da más pe­li­gro­so que la zo­na de con­fort”, sen­ten­cia. Sebas Sáiz, uno de los gran­des va­lo­res del ba­lon­ces­to es­pa­ñol de la co­se­cha del 94, ex­pli­ca su ines­pe­ra­da mar­cha al Sun Roc­kers Shi­bu­ya de la B.Lea­gue ja­po­ne­sa co­mo una elec­ción no co­mo un des­car­te, co­mo un me­di­ta­do arre­ba­to de re­bel­día no de lo­cu­ra.

Con me­dia do­ce­na de ofer­tas de equi­pos de la Li­ga En­de­sa y otras tan­tas de Gre­cia, Fran­cia y Tur­quía, Sáiz op­tó por la vía asiá­ti­ca tras de­ba­tir­se en­tre el has­tío y el en­vi­te. “En la ACB el rol de los ju­ga­do­res es­pa­ño­les aca­ba siem­pre su­pe­di­ta­do al ame­ri­cano de turno. Voy a una li­ga en cre­ci­mien­to, con la idea de ga­nar con­fian­za y pro­ta­go­nis­mo. Allí el ame­ri­cano se­ré yo. Esa pro­yec­ción es la que bus­co”, se­ña­la el ala-pí­vot ma­dri­le­ño tras dos tem­po­ra­das sin vue­lo en la li­ga es­pa­ño­la, la pri­me­ra en el San Pa­blo Bur­gos y la pa­sa­da en el Ibe­ros­tar Te­ne­ri­fe. En to­tal, 66 par­ti­dos, con 7,1 pun­tos y 3,7 re­bo­tes en 15 mi­nu­tos de me­dia —8,9 pun­tos y 4,7 re­bo­tes en el sub­cam­peo­na­to de la Cham­pions FIBA—. “Pa­ra vol­ver siem­pre hay tiem­po”, afir­ma an­tes de em­pren­der su se­gun­do via­je ini­ciá­ti­co.

Coe­tá­neo de los her­ma­nos Her­nan­gó­mez, Dario Bri­zue­la, Ili­ma­ne Diop y Oriol Pau­lí, y can­te­rano del Ra­mi­ro de Maez­tu des­de edad ca­de­te, Sáiz de­jó el Es­tu­dian­tes en 2012 rum­bo a la High School de Sun­ri­se Ch­ris­tian Aca­demy, an­te­sa­la de su en­tra­da en la NCAA con los Re­bel­des de Ole Miss. Com­ple­ta­do el ci­clo y tras con­ver­tir­se en la sen­sa­ción de la li­ga uni­ver­si­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se, con su 2,05m y 2,31 de en­ver­ga­du­ra en ple­na ebu­lli­ción, re­gre­só a Es­pa­ña en el ve­rano de 2017 fi­cha­do por el Real Ma­drid, que lo man­dó ce­di­do a Bur­gos pa­ra que ter­mi­na­ra de ha­cer la mi­li.

“No me en­con­tré con al­go nue­vo, por­que sa­lí de aquí de pe­que­ño y te­nía com­pa­ñe­ros que ya ha­bían re­gre­sa­do y te cuen­tan. Pe­ro has­ta que no lo vi­ves en tu pro­pia piel no lo sa­bes. He apren­di­do mu­cho, den­tro y fue­ra de la pis­ta. De có­mo fun­cio­na la li­ga, lo que pien­san los ju­ga­do­res, có­mo va el mer­ca­do…”, des­li­za Sáiz, sin áni­mo de pro­fun­di­zar en la in­tra­his­to­ria de un cam­peo­na­to que en los úl­ti­mos años al­can­za a du­ras pe­nas el 30% de ju­ga­do­res es­pa­ño­les y que la pa­sa­da cam­pa­ña so­lo re­gis­tró a dos na­cio­na­les en­tre los 15 pri­me­ros en el ran­king de mi­nu­tos (Javier Bei­rán y Na­cho Llo­vet). Mu­chos de ellos se reunie­ron en la se­lec­ción de las Ven­ta­nas, en la que Sebas fue, jun­to a Quino Co­lom, el úni­co fi­jo en los 12 par­ti­dos de cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Mun­dial.

En­tre las ofer­tas que le fue­ron lle­gan­do en el tra­mo fi­nal del cur­so, Sáiz no en­con­tró nin­gu­na apues­ta es­pe­cial. Se des­vin­cu­ló del Ma­drid y, lle­ga­do el mo­men­to de de­ci­dir, le dio más pe­re­za re­pe­tir de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes en Es­pa­ña que mar­char­se al otro la­do del mun­do. “Ir a Ja­pón su­po­ne una aven­tu­ra es­pec­ta­cu­lar. No pier­do ni en lo eco­nó­mi­co ni en lo de­por­ti­vo. En el año que he fir­ma­do ga­na­ré lo mis­mo que en dos tem­po­ra­das o dos y me­dia en Es­pa­ña. Ade­más, me abro puer­tas en un mer­ca­do emer­gen­te”.

Su­pe­ra­do el ve­to de la FIBA a sus com­pe­ti­cio­nes en 2015, ba­jo el im­pul­so de los Jue­gos de 2020 y con el Mun­dial a cua­tro años vis­ta, el ba­lon­ces­to ja­po­nés se rear­ma. “Las ins­ta­la­cio­nes son de pri­mer ni­vel, es­tán lle­gan­do téc­ni­cos es­ta­dou­ni­den­ses, fi­cha­jes de ni­vel…”, re­la­ta Sáiz. “Es­ta opor­tu­ni­dad no vie­ne to­dos los días. Que­dar­te en tu ca­sa no siem­pre te ayu­da a sa­lir ade­lan­te. A ve­ces hay que pe­gar una pa­ta­da a la puer­ta”, desa­rro­lla reivin­di­cán­do­se an­te las crí­ti­cas. “No es­tá es­cri­to en nin­gún si­tio que to­dos ten­ga­mos que se­guir el mis­mo ca­mino. So­lo ga­nan los que arries­gan”, cie­rra.

/ A. COMAS

Sebas Sáiz, con la se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.