Mos­cú ad­mi­te que la ex­plo­sión en una ba­se es­tá vin­cu­la­da con prue­bas de “nue­vas ar­mas”

El Krem­lin ha da­do es­ca­sos datos so­bre el ac­ci­den­te, que ele­vó los ni­ve­les de ra­dia­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - R. FER­NÁN­DEZ,

Cua­tro días des­pués de la mis­te­rio­sa ex­plo­sión que provocó la muer­te de cin­co per­so­nas en una re­mo­ta ba­se del nor­te ru­so, Mos­cú re­co­no­ció ayer que el ac­ci­den­te es­tu­vo vin­cu­la­do con prue­bas de “nue­vas ar­mas”. Du­ran­te un fu­ne­ral en me­mo­ria de los cien­tí­fi­cos que mu­rie­ron, la agencia nu­clear ru­sa (Ro­sa­tom) ase­gu­ró que “con­ti­nua­rá el tra­ba­jo so­bre es­te nue­vo ti­po de ar­mas que, ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia, se ha­rá has­ta el fi­nal”. “Es el me­jor tri­bu­to que podemos ren­dir­les”, ase­gu­ró Ale­xéi Lik­ha­chev, director de Ro­sa­tom, que con­si­de­ra a los cien­tí­fi­cos “hé­roes na­cio­na­les”. Las au­to­ri­da­des man­tie­nen si­len­cio ca­si ab­so­lu­to en torno al ac­ci­den­te y sus con­se­cuen­cias.

En Ar­ján­guelsk, jun­to al cen­tro mi­li­tar en el que se pro­du­jo la ex­plo­sión, el pá­ni­co ha lle­ga­do a mu­chos ho­ga­res. Des­pués de que la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal re­co­no­cie­se que los ni­ve­les de ra­dia­ción ha­bían au­men­ta­do 20 ve­ces su ni­vel nor­mal du­ran­te me­dia ho­ra —una ase­ve­ra­ción que des­pués fue re­ti­ra­da—, mu­chos ciu­da­da­nos com­pra­ron yo­do, que se usa pa­ra li­mi­tar los efec­tos de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción. “Nos han lla­ma­do mu­chí­si­mo, no­so­tros ya no te­ne­mos”, co­men­ta­ba por te­lé­fono la res­pon­sa­ble de una far­ma­cia, Jar­dín de Ar­ján­guelsk.

Ru­sia ve­nía pre­pa­ran­do ha­ce ca­si un año las prue­bas del mi­sil que ex­plo­tó el jue­ves en el po­lí­gono de la Ma­ri­na de Gue­rra ru­sa, en la pro­vin­cia de Ar­ján­guelsk. Ale­xan­der Golts, repu­tado ex­per­to mi­li­tar ru­so, se­ña­la que las prue­bas no eran de cual­quier mi­sil. “Una ave­ría en un mo­tor reac­ti­vo, co­mo se di­jo al prin­ci­pio, no pue­de lle­var a un au­men­to de ra­dia­ción en la zo­na. Así que ex­clu­yen­do el resto de op­cio­nes, es po­si­ble que es­tu­vie­ran pro­ban­do un mi­sil nu­clear de cru­ce­ro 9M730 Bu­re­vest­nik, uno de los nue­vos mi­si­les anun­cia­do por Vla­dí­mir Pu­tin. Así que pu­do ser una prue­ba fa­lli­da”, ana­li­za.

Pu­tin ha­bló de esa nue­va ar­ma en 2018 y De­fen­sa lo ha pro­mo­cio­na­do co­mo un mi­sil teó­ri­ca­men­te ca­paz de usar una fuen­te de com­bus­ti­ble nu­clear a bor­do y vo­lar por pe­rio­dos in­de­fi­ni­dos. Sin em­bar­go, mu­chos ex­per­tos han du­da­do de ese al­can­ce ili­mi­ta­do pa­ra pe­ne­trar en las de­fen­sas an­ti­mi­si­les de EE UU y la via­bi­li­dad de su tec­no­lo­gía.

La co­mi­sión gu­ber­na­men­tal que in­ves­ti­ga la tra­ge­dia lo ha­ce, co­mo es tra­di­ción en es­tos ca­sos, ape­lan­do al se­cre­to de Es­ta­do y tra­ta de que no ha­ya fu­gas in­for­ma­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.